La gue­rra de la co­rrien­te Pa­ra des­acre­di­tar la co­rrien­te al­ter­na se achi­cha­rra­ba ani­ma­les en ac­tos pú­bli­cos

Moo­re no­ve­la la ba­ta­lla en­tre Edi­son y Wes­ting­hou­se, con Tes­la en me­dio, por el mo­no­po­lio de la luz

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - Jus­to Ba­rran­co

Una Nue­va York noc­tur­na som­bría, con fa­ro­las de gas, en la que la úni­ca par­te res­plan­de­cien­te es Wall Street, con su bri­llan­te luz eléc­tri­ca, es el ini­cio, am­bien­ta­do en el año 1888, de La luz de la no­che, la nue­va no­ve­la de Graham Moo­re, el guio­nis­ta de la pe­lí­cu­la Des­ci­fran­do enigma. Dehe­cho, La­luz de la no­che se va a con­ver­tir tam­bién en un fil­me con Eddie Red­may­ne dan­do vi­da a... Tho­mas Al­va Edi­son. Por­que la no­ve­la ha­bla la ba­ta­lla real deE­di­son con Geor­ge Wes­ting­hou­se por la pa­ten­te de la bom­bi­lla eléc­tri­ca y por el mo­de­lo de co­rrien­te eléc­tri­ca que de­bía ali­men­tar la nue­va so­cie­dad que iba a na­cer en el si­glo XX. Ha­bía que op­tar en­tre la co­rrien­te con­ti­nua de Edi­son o la al­ter­na idea­da por el ge­nial Ni­ko­la Tes­la y que co­mer­cia­li­za­ba Wes­ting­hou­se, y que es la que al fi­nal se im­pu­so.

Pe­ro en el ca­mino, la ba­ta­lla le­gal, co­mer­cial, fi­nan­cie­ra y de ima­gen fue tre­men­da. A un la­do del ring, Tho­mas Al­va Edi­son, el gran mago de la Edi­son Ge­ne­ral Elec­tric Com­pany –abue­la del ac­tual gi­gan­te Ge­ne­ral Elec­tric–, el epí­to­me del pio­ne­ro es­ta­dou­ni­den­se que re­gis­tró su pri­me­ra pa­ten­te a los 21 años y ga­nó su pri­mer mi­llón a los 30. Ycu­yas de­cla­ra­cio­nes apa­re­cían en el New York Ti­mes co­mo si fue­ran el orácu­lo de Del­fos. Al otro la­do del cua­dri­lá­te­ro, Geor­ge Wes­ting­hou­se, un em­pre­sa­rio e in­ge­nie­ro que ha­bía in­ven­ta­do el freno neu­má­ti­co y tam­bién fue pio­ne­ro en la na­cien­te in­dus­tria eléc­tri­ca. Un Wes­ting­hou­se que, efec­ti­va­men­te, con­tra­ta a un jo­ven abo­ga­do de 26 años, Paul Cra­vath, pa­ra su gue­rra le­gal con un Edi­son que tie­ne la pa­ten­te de la bom­bi­lla eléc­tri­ca, aun­que Wes­ting­hou­se opi­na que de una bom­bi­lla de mu­cho peor ca­li­dad que las su­yas, co­mo to­do lo que ha­ce Edi­son. Pe­ro ade­más es­ta­lla­rá en­tre ellos la gue­rra de las co­rrien­tes, la pug­na por pro­du­cir un sis­te­ma eléc­tri­co que ilu­mi­ne to­da la na­ción. Con la co­rrien­te con­ti­nua hay gra­ves pro­ble­mas por­que tie­ne que ha­ber ge­ne­ra­do­res cer­ca de don­de se use, con la al­ter­na que pro­po­ne el ser­bio Tes­la –quien só­lo pue­de in­ge­rir co­mi­da cu­yo vo­lu­men cú­bi­co sea di­vi­si­ble por tres– ese pro­ble­ma des­apa­re­ce. Pe­ro la gue­rra ha­rá que Edi­son pro­mue­va de­mos­tra­cio­nes de la su­pues­ta pe­li­gro­si­dad de la co­rrien­te al­ter­na achi­cha­rran­do pú­bli­ca­men­te ani­ma­les por to­do el país o pro­mo­vien­do el uso de la si­lla eléc­tri­ca pa­ra las eje­cu­cio­nes... con co­rrien­te al­ter­na.

La no­ve­la se ba­sa en he­chos reales aun­que los al­te­ra pa­ra crear in­tri­ga y ten­sión y re tra­ta una so­cie­dad de em­pre­sa­rio se in­ven­to­res ca­si prom et ei ca­lle na de lu­ces y som­bras. Unos he­chos con los que Moo­re pro­po­ne in­tere­san­tes re­fle­xio­nes so­bre las pa­ten­tes y la in­no­va­ción, so­bre el ne­go­cio y el pro­gre­so. Des­pués de to­do, re­cuer­da, la idea de la bom­bi­lla lle­va­ba un si­glo en el ai­re, ha­bía ha­bi­do otras pa­ten­tes y Edi­son no era un lo­bo so­li­ta­rio en un la­bo­ra­to­rio, te­nía a mu­chos in­ge­nie­ros en él y mil la­bo­ra­to­rios más in­ves­ti­ga­ban lo mis­mo. Eso sí, Edi­son era el pri­me­ro que­cons­truía una fá­bri­ca don­de se in­cu­ba­ba la in­te­li­gen­cia. Al fi­nal, la gue­rra en­tre la in­ven­ción y el di­ne­ro, que es con­ti­nua en la obra, aca­ba te­nien­do un ga­na­dor: el ban­que­ro J. P. Mor­gan.

.

LA LUZ DE LA NO­CHE Graham Moo­re

Lu­men Bar­ce­lo­na, 2017 506 p. | Pa­pel 20,90 €

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.