Pe­li­gra la jus­ti­cia de pro­xi­mi­dad

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS -

Ser­vi­cio cer­cano Una jus­ti­cia ale­ja­da de los ciu­da­da­nos no es bue­na pa­ra na­die y me­nos aún pa­ra los que la ejer­cen con vo­ca­ción de ser­vi­cio pú­bli­co

Mu­chos ar­gu­men­tos de­mues­tran que la crea­ción de un úni­co juz­ga­do pro­vin­cial pa­ra re­sol­ver las cláu­su­las sue­lo es un dis­pa­ra­te. Pa­re­ce evi­den­te que un so­lo ór­gano, con un juez en prác­ti­cas, sin ex­pe­rien­cia, se co­lap­sa­rá de ini­cio. Otros ar­gu­men­tos reivin­di­can el de­re­cho a la jus­ti­cia de pro­xi­mi­dad pa­ra to­do el mun­do, y se­ña­lan que jus­ta­men­te los que ten­drán que ad­mi­nis­trar la de­ci­sión, el TSJC y la Ge­ne­ra­li­tat, se han mos­tra­do con­tra­rios en es­te plan del Con­se­jo Ge­ne­ral del Po­der Ju­di­cial.

Pe­ro más allá de es­tos bue­nos ar­gu­men­tos, preo­cu­pa lo que se de­ja en­tre­ver de­trás de es­ta de­ci­sión: la cen­tra­li­za­ción o pro­vin­cia­li­za­ción de la jus­ti­cia y, de re­bo­te, las con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas que se pue­den de­ri­var pa­ra el mo­de­lo te­rri­to­rial que tan­to ca­rac­te­ri­za nues­tro país.

Ca­ta­lun­ya tie­ne 42 co­mar­cas bien di­ver­sas, y al­gu­nas con más po­bla­ción que mu­chas pro­vin­cias es­pa­ño­las. Pe­ro a pe­sar de las di­fe­ren­cias, to­das quie­ren ofre­cer a sus ha­bi­tan­tes las me­jo­res con­di­cio­nes de vi­da en igual­dad a los otros ciu­da­da­nos de Ca­ta­lun­ya o Es­pa­ña, sin ol­vi­dar que pa­ra ha­cer­lo po­si­ble ha­ce fal­ta que los ser­vi­cios pú­bli­cos ver­te­bren y for­ta­lez­can su es­truc­tu­ra te­rri­to­rial.

Se po­dría de­cir que no es pa­ra tan­to, que la me­di­da es ex­cep­cio­nal y que tie­ne fe­cha de ca­du­ci­dad, pe­ro no po­de­mos ig­no­rar que hay una co­rrien­te bas­tan­te arrai­ga­da den­tro de la ju­di­ca­tu­ra que cuan­do pien­sa en la es­pe­cia­li­za­ción y la uni­fi­ca­ción de cri­te­rios ju­ris­dic­cio­na­les, bus­ca la so­lu­ción en la cen­tra­li­za­ción de los ór­ga­nos ju­di­cia­les. Y es­ta ten­den­cia, con­fir­ma­da en los juz­ga­dos mer­can­ti­les y apun­ta­da en el pro­yec­to de nue­va plan­ta ju­di­cial de Rui­zGa­llar­dón, es una lí­nea ro­ja que no se ten­dría que tras­pa­sar nun­ca más.

Ala jus­ti­cia le con­vie­ne que la gen­te la sien­ta pró­xi­ma, igual que sien­te su­ya la es­cue­la o el hos­pi­tal. Una jus­ti­cia ale­ja­da, su­pe­rior y dis­tan­te no es bue­na pa­ra na­die y to­da­vía me­nos pa­ra los que lo ejer­cen des­de una vo­ca­ción de ser­vi­cio de pú­bli­co. Con­cen­trar juz­ga­dos en las ca­pi­ta­les de pro­vin­cia y rebajar el ni­vel de los juz­ga­dos co­mar­ca­les es un cla­ro signo de ale­ja­mien­to, que ha­rá ver la jus­ti­cia co­mo un de­re­cho de di­fí­cil ac­ce­so e in­cre­men­ta­rá la per­cep­ción po­pu­lar de que hay ciu­da­da­nos de pri­me­ra o se­gun­da ca­te­go­ría se­gún el lu­gar de re­si­den­cia.

Ha­ce fal­ta uni­fi­car cri­te­rios y or­ga­ni­zar el ser­vi­cio con au­tén­ti­cos es­pe­cia­lis­tas, pe­ro no hay que cen­tra­li­zar juz­ga­dos. El pro­ble­ma no es­tá en la dis­per­sión de los ór­ga­nos ju­di­cia­les, sino en la fal­ta de una or­ga­ni­za­ción bien es­truc­tu­ra­da que per­mi­ta una me­jor coor­di­na­ción de to­dos los jue­ces. No pue­de ser que pa­ra al­can­zar el ni­vel desea­do se va­ya en de­tri­men­to de la jus­ti­cia de pro­xi­mi­dad. No pue­de ser que pa­ra una ma­yor co­mo­di­dad or­ga­ni­za­ti­va, los ciu­da­da­nos per­ci­ban que un ser­vi­cio pú­bli­co tan­to esen­cial se ale­ja de su co­ti­dia­ni­dad te­rri­to­rial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.