Ana Bo­tín, la nue­va ‘li­de­re­sa’

Cin­co años des­pués del res­ca­te de la ban­ca es­pa­ño­la por la Unión Eu­ro­pea, el sec­tor es­tá to­tal­men­te sa­nea­do y es ca­paz de su­pe­rar la prue­ba del Po­pu­lar

La Vanguardia - Dinero - - LAS CLAVES DEL PODER - Ma­riano Guin­dal Ma­drid

El 9 de ju­nio del 2012 al mi­nis­tro de Eco­no­mía, Luis de Guindos, no le que­dó más re­me­dio que so­li­ci­tar a Eu­ro­pa “ayu­da fi­nan­cie­ra pa­ra res­ca­te el sis­te­ma ban­ca­rio es­pa­ñol. La ci­fra ofre­ci­da por el Eu­ro­gru­po fue de “has­ta 100.000 mi­llo­nes de eu­ros”, aun­que só­lo se uti­li­za­ron 39.468. Con ese di­ne­ro se in­ter­vino a Ban­kia, a Ca­ta­lun­ya Cai­xa, al Ban­co de Va­len­cia y a la ga­lle­ga NCG. Des­de en­ton­ces, ¿qué ha pa­sa­do?

La res­pues­ta la ha da­do un me­dio tan po­co sos­pe­cho­so co­mo el Fi­nan­cial Ti­mes: el sis­te­ma fi­nan­cie­ro es­pa­ñol es­tá to­tal­men­te sa­nea­do. El he­cho­de­que­la­sac­cio­nes del Po­pu­lar se ha­yan des­plo­ma­do has­ta per­der to­do su va­lor mien­tras que el res­to de ac­cio­nes ban­ca­rias ape­nas se han­mo­vi­do“re­fle­ja la so­li­dez del sis­te­ma fi­nan­cie­ro del país”, se­gún se ha po­di­do leer en la Lex Co­lumn, con­si­de­ra­do el orácu­lo de Del­fos del ca­pi­ta­lis­mo mun­dial. Ya le gus­ta­ría al sis­te­ma fi­nan­cie­ro ita­liano, ein­clu­so al ale­mán, po­der­pre­su­mir de lo mis­mo.

Al pa­re­cer, Luis de Guindos ha he­cho las co­sas ra­zo­na­ble­men­te bien, co­mo lo es­tán re­co­no­cien­do fue­ra de nues­tras fron­te­ras. Es­tos ha­la­gos le po­si­cio­nan mag­ní­fi­ca­men­te pa­ra ocu­par un pues­to re­le­van­te en Eu­ro­pa a par­tir de sep­tiem­bre, bien en el Eu­ro­gru­po o en el BCE co­mo vi­ce­pre­si­den­te con po­si­bles. Pe­ro­co­mo­me­co­men­taen pri­va­do noha­si­do na­da fá­cil. In­clu­so, ha ha­bi­do mo­men­tos muy com­pli­ca­dos co­mo cuan­do Es­pa­ña es­tu­vo a pun­to de ser in­ter­ve­ni­da.

Se re­ci­bió la ayu­da, pe­ro na­da es gratis. El Go­bier­no­se­com­pro­me­tió a for­zar a los ban­cos a ven­der ofi­ci­nas; a re­cor­tar plan­ti­lla; a des­ha­cer­se de ac­ti­vos y par­ti­ci­pa­cio­nes em- pre­sa­ria­les; a des­pe­dir a los equi­pos ges­to­res res­pon­sa­bles de los que­bran­tos y a po­ner­los a dis­po­si­ción ju­di­cial, co­mo ha ocu­rri­do en el ca­so de Ban­kia con Ro­dri­go Ra­to; a im­pul­sar nue­vas fu­sio­nes o in­clu­so li­qui­da­cio­nes, co­mo ha es­ta­do a pun­to de ocu­rrir con el Po­pu­lar.

El pro­ce­so de sa­nea­mien­to aún no ha ter­mi­na­do y la com­pra del “Po­pu” por par­te del San­tan­der va a ac­tuar co­mo un ca­ta­li­za­dor que im­pul­sa­rá nue­vos pro­ce­sos de con­cen­tra­ción co­mo re­cla­man el Ban­co­deEs­pa­ña­ye­lBCE. Los­nú­me­ros can­tan: los ac­ti­vos del San­tan­der más­los del Po­pu­lar su­man470.000 mi­llo­nes en el mer­ca­do do­més­ti­co es­pa­ñol, fren­te a los 347.000 de La Cai­xa, ci­fra si­mi­lar a los del BBVA.

Es de­cir, con­so­li­da­ría su li­de­raz­go­den­troy­fue­ra­deEs­pa­ña­co­nu­na gran di­fe­ren­cia res­pec­to a sus com­pe­ti­do­res que, ló­gi­ca­men­te, no se van a que­dar quie­tos. Ca­da vez se ne­ce­si­ta­rán más re­cur­sos pro­pios pa­ra cum­plir las exi­gen­cias del BCE, lo que afec­ta de ma­ne­ra di­rec­ta a las en­ti­da­des me­dia­nas y pe­que­ñas. La­nor­ma­ti­va eu­ro­pea obli­ga a los ban­cos a in­cre­men­tar su ren­ta­bi­li­dad, por lo que ne­ce­sa­ria­men­te ten­drán que se­guir ajus­tan­do sus cos­tes. Las fu­sio­nes per­mi­ti­rían dar una nue­va vuel­ta de tuer­ca con la re­duc­ción de plan­ti­llas y ofi­ci­nas. Eso es exac­ta­men­te lo que va a ocu­rrir con el Po­pu­lar, que se ven­de­rán sus ac­ti­vos no es­tra­té­gi­cos y se acha­ta­rra­rá el res­to co­mo ya se ha em­pe­za­do a ha­cer con Emi­lio Sa­ra­cho y el res­to del an­ti­guo equi­po di­rec­ti­vo.

El San­tan­der, em­pu­ja­do por las cir­cuns­tan­cias e in­du­ci­do por las au­to­ri­da­des mo­ne­ta­rias, ha­vuel­to a to­mar­lai­ni­cia­ti­va. Enu­nau­daz­gol­pe de ma­no­pro­pio de su pa­dre, Ana Bo­tín se ha con­ver­ti­do en li­de­re­sa in­dis­cu­ti­ble del sec­tor fi­nan­cie­ro es­pa­ñol. Con­se­guir­lo le ha cos­ta­do ape­nas tres años, cuan­do a Emi­lio Bo­tín III le cos­tó una dé­ca­da has­ta ha­cer­se con Ba­nes­to. Am­bas­han­si­do ope­ra­cio­nes trans­for­ma­do­ras ca­pa­ces de po­ner las ba­ses pa­ra dar un sal­to ade­lan­te.

El ban­co­cán­ta­bro­nun­caha­bía­si­do ca­paz de en­trar con fuer­za al sec­tor de las em­pre­sas y de la dis­tri­bu­ción de se­gu­ros. Eso es lo que ha com­pra­do. Co­mo di­cen los ex­per­tos, la in­te­gra­ción des­de un pun­to de vis­ta ofen­si­vo no te­nía mu­cho sen­ti­do, pe­ro sí lo te­nía des­de po­si­cio­nes de­fen­si­vas co­mo ocu­rrió cuan­do se hi­zo con el Cen­tral His­pano tras una tor­men­to­sa unión.

“Pa­ra una mu­jer tan am­bi­cio­sa –me co­men­ta Ana Sam­boal, au­to­ra de AnaBo­tín: na­ci­da pa­ra triun­far–, es­ta ope­ra­ción era muy im­por­tan­te por­que la con­vier­te en la ban­que­ra lla­ma­da a re­ma­tar el sa­nea­mien­to y la re­no­va­ción del sis­te­ma fi­nan­cie­ro es­pa­ñol. Aun­que so­lo sea por edad –tie­ne 56 años, fren­te a los 73 de Fran­cis­co Gon­zá­lez y los 74 de Isi­dro Fai­né–, pa­re­ce ob­vio que el fu­tu­ro es su­yo”. Aho­ra, su re­to es ha­cer creer al mer­ca­do que el San­tan­der ha pro­fe­sio­na­li­za­do su ges­tión y que no es una fa­mi­lia con el 1,2% del ca­pi­tal del ban­co quien to­ma las gran­des de­ci­sio­nes es­tra­té­gi­cas. Si lo con­si­gue, ella y De Guindos se­rán los dos gran­des ga­na­do­res del sa­nea­mien­to fi­nan­cie­ro.

DA­NI DUCH

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.