Vi­vien­das pa­ra per­so­nas 'prin­ci­pa­les'

Las fin­cas re­gias son muy co­di­cia­das, por su his­to­ria, be­lle­za ar­qui­tec­tó­ni­ca y sin­gu­la­ri­dad

La Vanguardia - Dinero - - CASAS - Natàlia Bosch

Sin ellas, la ciu­dad de Bar­ce­lo­na y, so­bre to­do, L'Ei­xam­ple no se­rían lo mis­mo. Así de ta­xa­ti­vo se ex­pre­sa el ar­qui­tec­to Jau­me Prat. Pe­ro, ¿de qué ha­bla­mos cuan­do ha­bla­mos de fin­cas re­gias? Pa­ra Jo­sé Mi­guel Es­te­ban, ar­qui­tec­to téc­ni­co y co­mer­cial de Lu­cas Fox, "son fin­cas que sue­len te­ner más de cien años de an­ti­güe­dad, con nom­bre y ape­lli­dos y ele­men­tos muy cui­da­dos que de­no­tan es­ta­tus: ves­tí­bu­los am­plios y de­co­ra­dos con ma­te­ria­les no­bles, fa­cha­das tra­ba­ja­das con es­gra­fria­dos o ele­men­tos mo­der­nis­tas, tri­bu­nas, ga­le­rías..., y una di­fe­ren­cia de al­tu­ra muy evi­den­te en­tre el prin­ci­pal y el res­to de pi­sos".

Cues­tión de cla­ses: arri­ba y aba­jo Se­gún Jau­me Prat, es­ta ma­ni­fies­ta di­fe­ren­cia de al­tu­ra del pi­so prin­ci­pa­les bá­si­ca pa­ra iden­ti­fi­car una fin­ca re­gia de una que es sim­ple­men­te ... clá­si­ca. "Am­bas cons­truc­cio­nes con­vi­vie­ron en el tiem­po, pe­ro una­te­nía nom­bre y ape­lli­dos y una vo­lun­tad de­cla­se, mien­tras que­lao­tra era una cons­truc­ción es­tán­dar y con ma­te­ria­les más hu­mil­des, y es pro­ba­ble que el pro­pie­ta­rio ni vi­vie­ra en el edi­fi­cio". Es­te ma­tiz es im­por­tan­te, ya que "en las fin­cas re­gias se pro­du­ce una es­tra­ti­fi­ca­ción en ver­ti­cal que, ade­más, evi­tó du­ran­te mu­chos años la crea­ción de gue­tos en Bar­ce­lo­na", sos­tie­ne Prat. ¿Por qué? Por­que en un mis­mo edi­fi­cio con­vi­vían di­fe­ren­tes es­ta­tus so­cia­les. Des­de el pro­pie­ta­rio, has­ta pe­que­ños co­mer­cian­tes en los ba­jos y el ser­vi­cio, que se re­par­tía se­gún el ni­vel de ren­tas por el res­to de pi­sos, vi­vien­do en el áti­co los más hu­mil­des.

De he­cho, aña­de Prat, "no es ca­sual que el pri­mer pi­so del edi­fi­cio se lla­me prin­ci­pal, ya que era don­de vi­vía el se­ñor del edi­fi­cio, que era la per­so­na prin­ci­pal". Por eso, en las fin­cas re­gias, es­ta plan­ta es la más ma­jes­tuo­sa: con más me­tros cua­dra­dos, y con jar­dín o sa­li­da al pa­tio de man­za­na, tri­bu­nas, ga­le­rías, una es­ca­le­ra has­ta es­te pi­so mu­cho más cui­da­da (sue­los de már­mol, ba­ran­di­llas de for­ja la­bra­das...). Y, por su­pues­to, una al­tu­ra de te­chos ma­yor: "Cuan­to más al­ta era la ren­ta del pro­pie­ta­rio, más al­to era el te­cho del prin­ci­pal. Era una for­ma de ex­pli­car so­cial­men­te que allí vi­vía al­guien im­por­tan­te".

Ser cen­te­na­rias les sien­ta muy bien

Con más de cien años en sus ci­mien­tos, las fin­cas re­gias no han per­di­do su en­can­to. Al con­tra­rio, se han con­so­li­da­do co­mo un bien muy co­ti­za­do. "So­bre to­do pa­ra el ex­tran­je­ro, que sue­le ser el clien­te es­tre­lla de es­te ti­po de pi­sos. A los chi­nos, por ejem­plo, les chi­flan", afir­ma Cris­ti­na Ala­bart, de aP­ro­per­ties. "Los ex­tran­je­ros va­lo­ran mu­cho que el pi­so ten­ga mo­sai­co hi­dráu­li­co, vi­tra­les em­plo­ma­dos, mol­du­ras, la car­pin­te­ría ori­gi­nal... El in­te­rés por es­tos ele­men­tos es tal que he­mos te­ni­do una clien­te que se ha echado atrás en la com­pra de un pi­so es­pec­ta­cu­lar por­que no te­nía mo­sai­co. Nos di­jo que pa­ra un sue­lo de par­qué, ya te­nía su pi­so en Pa­rís".

Jo­sé Mi­guel Es­te­ban, de Lu­cas Fox, apun­ta que "a ve­ces se tie­ne que ha­cer pe­da­go­gía, por­que te en­cuen­tras con­clien­tes que­pi­den­co­sas ca­si im­po­si­bles. Quie­ren un pi­so en una fin­ca re­gia, con ele­men­tos ori­gi­na­les y que, a la vez, ten­ga mu­cha luz y te­rra­za. Y si no se tra­ta de una reha­bi­li­ta­ción, es muy com­pli­ca­do. Por­que en es­tas fin­cas las salidas al ex­te­rior es­ta­ban en la plan­ta no­ble, o sea, en el prin­ci­pal, que sue­le ser me­nos lu­mi­no­so. Los áti­cos, que aho­ra se co­ti­zan tan­to, an­ti­gua­men­te eran el la­va­de­ro". El ar­qui­tec­to Jau­me Prat re­cuer­da que el es­pec­ta­cu­lar des­ván de La Pe­dre­ra era, pre­ci­sa­men­te, el la­va­de­ro del afin­ca, por­que­niel­pro­pi oGau dí fue ca­paz de controlar las di­fe­ren­cias tan brus­cas de tem­pe­ra­tu­ra. Los Mi­là vi­vían, por su­pues­to, en el prin­ci­pal. •

01 Ves­tí­bu­lo Con sue­los de már­mol, ma­de­ra la­bra­da, vi­tra­les... Es­te ves­tí­bu­lo pertenece a una fin­ca de 1899 de ar­qui­tec­tu­ra ecléc­ti­ca si­tua­da en la Rambla Ca­ta­lun­ya de Bar­ce­lo­na.

03 Reha­bi­li­ta­do Es­te pi­so de 170 m2 pertenece a una fin­ca ca­ta­lo­ga­da de 1902 de es­ti­lo mo­der­nis­ta. Reha­bi­li­ta­da en 2012, cuen­ta con ele­men­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos ori­gi­na­les. Va­le 875.000 €. 04 Te­chos de 5 m Es­te pi­so, que ocu­pa to­da una plan­ta del edi­fi­cio, cuen­ta con 278 m2 y conserva en per­fec­to es­ta­do ele­men­tos ori­gi­na­les, co­mo mol­du­ras, car­pin­te­ría... Cues­ta 2.450.000 €.

02 Ga­le­ría Su fun­ción ori­gi­nal era de ha­bi­ta­ción in­ter­me­dia, pa­ra ais­lar el res­to del pi­so del frío. Es­ta ga­le­ría pertenece a un pi­so de 200 m2 cu­yo pre­cio es de 1.600.000 €.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.