El triun­fo de los ci­ber­punks

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - Trans­ver­sal Jo­sep Ma­ria Gan­yet Et­nó­gra­fo di­gi­tal

Cae la co­ti­za­ción de bit­coin; el có­di­go ma­li­cio­so Wan­naCry se­cues­tra or­de­na­do­res y pi­de el res­ca­te en bit­coins; block­chain, la tecnología so­bre la que co­rre bit­coin, cam­bia­rá pa­ra siem­pre la ma­ne­ra en que ha­ce­mos con­tra­tos. Po­drían pa­re­cer tí­tu­los de dis­cu­sio­nes en fo­ros de

hac­kers pe­ro son en reali­dad ti­tu­la­res ex­traí­dos de me­dios ge­ne­ra­lis­tas.

¿Los en­ten­de­mos? Po­co. ¿Po­de­mos pre­ver las con­se­cuen­cias de la uti­li­za­ción de es­tas tec­no­lo­gías? No, o al me­nos tan­to co­mo las que po­día pre­ver Tim Ber­ners-Lee cuan­do de­ci­dió que la información es­ta­ría re­par­ti­da en di­fe­ren­tes or­de­na­do­res, que ac­ce­de­ría­mos a ella con un clic del ra­tón y le lla­ma­ría­mos World Wi­de Web. En la me­sa redonda Block­chain pa­ra

ar­tis­tas, se­llos y fans que tu­vo lu­gar en el Só­nar +D el pa­sa­do jueves, uno de los po­nen­tes pre­gun­tó a la sa­la quien co­no­cía bit­coin y to­do el mun­do le­van­tó la mano. A con­ti­nua­ción pre­gun­tó cuán­tos de es­tos ha­bían he­cho transac­cio­nes con bit­coins y las ma­nos se re­du­je­ron a la mi­tad. Es­te he­cho sor­pren­dió al po­nen­te (y a mí) que no se es­pe­ra­ba una audiencia tan ver­sa­da en la crip­to­mo­ne­da. Fi­nal­men­te, pi­dió cuán­tos de es­tos sa­bían co­mo fun­cio­na­ba block­chain y to­dos ba­ja­mos las ma­nos.

Pa­ra en­ten­der lo que es la block­chain, sus múl­ti­ples apli­ca­cio­nes y su po­ten­cial trans­for­ma­dor so­cial se ne­ce­si­tan no­cio­nes de tecnología, de his­to­ria, de mo­vi­mien­tos sociales e in­clu­so de fi­lo­so­fía. Apa­sio­nan­te.

Em­pe­za­mos por la fá­cil: la tecnología. Nos ayu­da­rá si tra­du­ci­mos la pa­la­bra block­chain y la lla­ma­mos por su nom­bre: ca­de­na de blo­ques. Una ca­de­na de blo­ques no es más que una ba­se de da­tos des­cen­tra­li­za­da que guar­da to­das las transac­cio­nes que los di­fe­ren­tes par­ti­ci­pan­tes han he­cho y que no pue­de ser al­te­ra­da ya que es­tá pro­te­gi­da crip­to­grá­fi­ca­men­te. Apli­can­do el block­chain al di­ne­ro nos sa­le bit­coin. En una mo­ne­da tra­di­cio­nal la con­fian­za nos la da un li­bro de re­gis­tro que guar­da un ban­co cen­tral en el que los par­ti­ci­pan­tes con­fían. El re­gis­tro es úni­co y lo man­tie­ne el ban­co. En el ca­so de bit­coin hay tan­tos li­bros de re­gis­tro co­mo par­ti­ci­pan­tes hay ha­cien­do transac­cio­nes; la con­fian­za que en el di­ne­ro tra­di­cio­nal es propiedad del ban­co que­da en el ca­so de bit­coin re­par­ti­da en­tre to­dos los par­ti­ci­pan­tes. Co­mo un ban­co pe­ro sin el ban­co.

La magia de to­do es que un sis­te­ma así per­mi­te ha­cer transac­cio­nes anó­ni­mas en­tre par­tes aun­que no con­fíen la una en la otra (por eso es la mo­ne­da de pre­fe­ri­da de los ci­ber­de­lin­cuen­tes).

His­to­ria. El bit­coin fue la pri­me­ra apli­ca­ción de la tecnología Block­chain. Sa­tos­hi Na­ka­mo­to en 2008 pro­pu­so un sis­te­ma des­cen­tra­li­za­do y anó­ni­mo de mo­ne­da di­gi­tal ba­sa­da en es­tán­da­res abier­tos. En enero del 2009 na­cía la crip­to­mo­ne­da bit­coin (sím­bo­lo: •; abre­via­tu­ra: BTC). Pa­ra agran­dar la le­yen­da só­lo aña­dir que Sa­tos­hi Na­ka­mo­to na­die sa­be quién es y ni si­quie­ra se sa­be si es una per­so­na o un co­lec­ti­vo. Se es­pe­cu­la que po­dría te­ner más de un mi­llón de Bit­coins lo que le su­pon­dría una for­tu­na de más de 2.000 mi­llo­nes de dólares.

Per­so­na o co­lec­ti­vo, la fi­lo­so­fía que lle­vó a Sa­tos­hi Na­ka­mo­to a desa­rro­llar Bit­coin y su tecnología sub­ya­cen­te block­chain es he­re­de­ra de los mo­vi­mien­tos sociales de fi­na­les del si­glo XX y prin­ci­pios del XXI co­mo el hack­ti­vis­mo, los ci­ber­punks y los cyp­her­punks que uti­li­zan la tecnología co­mo mo­tor de cam­bio so­cial. Los es­tu­dian­tes de las uni­ver­si­da­des de Ca­li­for­nia –Ber­ke­ley y Stanford prin­ci­pal­men­te– des­cu­brie­ron a fi­na­les de los se­sen­ta que la mis­ma tecnología que ser­vía al sis­te­ma pa­ra con­ver­tir­los en un me­ro re­gis­tro les da­ba tam­bién el po­der pa­ra lu­char con­tra él. Los hack­ti­vis­tas creían que en la in­ci­pien­te so­cie­dad di­gi­tal de en­ton­ces no se po­día de­jar el mo­no­po­lio de la pri­va­ci­dad a agen­cias co­mo la NSA que dis­po­nía de los sis­te­mas de crip­to­gra­fía más avan­za­dos. De aque­lla épo­ca son los pro­to­co­los PGP (el que uti­li­za Wi­kileaks pa­ra re­ci­bir co­rreos anó­ni­mos en­crip­ta­dos) y el SSL / TLS (el fa­mo­so https de la na­ve­ga­ción se­gu­ra de su na­ve­ga­dor).

Bit­coin es la apli­ca­ción más in­me­dia­ta de block­chain pe­ro es só­lo una apli­ca­ción. Si la gra­cia de la tecnología es la de­sin­ter­me­dia­ción de la con­fian­za, la po­de­mos apli­car a cual­quier actividad hu­ma­na don­de la con­fian­za ten­ga va­lor, que di­ría que son ca­si to­das. Por ejem­plo, un co­che co­nec­ta­do po­dría es­cri­bir en el li­bro de re­gis­tro de ma­ne­ra anó­ni­ma los hábitos de con­duc­ción del clien­te y del es­ta­do del vehícu­lo ca­da x tiem­po –al igual que aho­ra in­ter­cam­bia­mos transac­cio­nes en bit­coins– y las ase­gu­ra­do­ras po­drían ofre­cer­nos la me­jor ta­ri­fa de acuer­do con nues­tros re­gis­tros. No ten­dría­mos que preo­cu­par­nos de cam­biar, o de re­vi­sar con­di­cio­nes ya que el co­che es­co­ge­ría siem­pre la me­jor pa­ra no­so­tros. No­ta­rios, cen­so­res ju­ra­dos, ener­gé­ti­cas, far­ma­céu­ti­cas, sa­lud, me­dios de co­mu­ni­ca­ción, in­dus­trias cul­tu­ra­les, go­bier­nos... las apli­ca­cio­nes son in­fi­ni­tas y las con­se­cuen­cias im­pre­vi­si­bles.

Si es­to ocu­rre pa­sa­re­mos de la ac­tual in­ter­net, la in­ter­net de la información, a la pró­xi­ma que po­de­mos lla­mar la in­ter­net del va­lor. Pa­ra ha­cer­nos una idea del po­der trans­for­ma­dor de block­chain pen­se­mos có­mo en só­lo vein­te años la in­ter­net de la información ha cam­bia­do nues­tra vi­da, có­mo tra­ba­ja­mos, có­mo nos di­ver­ti­mos e in­clu­so có­mo nos de­fi­ni­mos co­mo per­so­nas. Del mis­mo mo­do que in­ter­net de­sin­ter­me­dió el ac­ce­so a la información, la in­ter­net del va­lor pue­de qui­tar el mo­no­po­lio de la con­fian­za en en­ti­da­des re­gu­la­do­ras, ban­cos, ins­ti­tu­cio­nes e in­clu­so go­bier­nos, y re­par­tir­la en­tre to­dos los par­ti­ci­pan­tes. En­ton­ces los ci­ber­punks ha­brán ga­na­do y se­gu­ra­men­te no­so­tros tam­bién.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.