Elo­gio del des­or­den

El au­tor de ‘El eco­no­mis­ta ca­mu­fla­do’ re­co­mien­da un cier­to gra­do de caos pa­ra al­can­zar nuevas me­tas

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - Jus­to Ba­rran­co

Har­ford con­tra­po­ne Ama­zon a Bar­nes & No­ble y a Jeb Bush con el caos de Trump

En el 2014 una huel­ga ce­rró 171 de las 270 es­ta­cio­nes del me­tro de Lon­dres por dos días. Los lon­di­nen­ses se vie­ron obli­ga­dos a bus­car ru­tas al­ter­na­ti­vas a las ha­bi­tua­les. Gra­cias a que usan tar­je­tas elec­tró­ni­cas pa­ra los des­pla­za­mien­tos, tres eco­no­mis­tas des­cu­brie­ron que al aca­bar la huel­ga una de ca­da vein­te per­so­nas si­guió ha­cien­do la mis­ma ru­ta que du­ran­te la huel­ga: era más rá­pi­da, ba­ra­ta o me­jor en al­gún as­pec­to que su ru­ta an­te­rior. Es­tá cla­ro que, al con­tra­rio de lo que se sue­le pre­su­mir, no to­do el mun­do uti­li­za­ba­la ru­ta má­se­fi­cien­te. Yloú­ni­co que ne­ce­si­ta­ban era un im­pre­vis­to que les obli­ga­ra a bus­car una nue­va.

Lo im­pre­vis­to, lo no pla­ni­fi­ca­do, pue­de re­sul­tar ex­tre­ma­da­men­te po­si­ti­vo pa­ra nues­tros tra­ba­jos, nues­tras ideas e in­clu­so nues­tras re­la­cio­nes con los hi­jos. O por la me­nos es la te­sis que Tim Har­ford, el au­tor del po­pu­lar li­bro El eco­no­mis­ta ca­mu­fla­do, de­fien­de en El po­der del des­or­den. Una re­co­pi­la­ción de his­to­rias ejem­pla­res que van de mí­ti­cos con­cier­tos y ál­bu­mes mu­si­ca­les a ac­ci­den­tes de avia­ción de­bi­dos a la au­to­ma­ti­za­ción. Y que pa­san por la es­tra­te­gia caó­ti­ca y vic­to­rio­sa de Rom­mel y por el fruc­tí­fe­ro caos de Do­nald Trump.

His­to­rias que se en­tre­cru­zan pa­ra con­tra­po­ner la ca­ra y la cruz: el or­den pun­ti­llo­so del ejér­ci­to bri­tá­ni­co fren­te a las ju­ga­das de Rom­mel quea­pa­bu­lla­ban a sus pro­pios hom­bres; la len­ti­tud de Jeb Bush fren­te a la es­tra­te­gia im­pre­de­ci­ble de Trump en la que siem­pre im­po­nía su pro­pia ho­ja de ru­ta; o la con­ver­sa­ción en­tre Jeff Be­zos, que aca­ba­ba de crear Ama­zon, y Len Rig­gio, del en­ton­ces gi­gan­te de las li­bre­rías Bar­nes and No­ble. To­do el mun­do re­co­men­dó a Be­zos que ven­die­ra por­que cuan­do Bar­nes & No­ble lan­za­ra su pla­ta­for­ma por in­ter­net lo aplas­ta­ría... pe­ro él creía que­las em­pre­sas acos­tum­bra­das a una de­ter­mi­na­da ma­ne­ra de ha­cer ten­drían di­fi­cul­ta­des en el nue­vo ca­nal.

His­to­rias que, co­mo siem­pre en Har­ford, re­sul­tan enor­me­men­te en­tre­te­ni­das y que de­fien­den la te- sis de que a me­nu­do nos tien­ta ac­tuar de for­ma or­de­na­da cuan­do nos iría me­jor acep­tar cier­to gra­do de des­or­den. El guion pa­ra una con­fe­ren­cia no tie­ne en cuen­ta la ener­gía de la sa­la, un ad­ver­sa­rio im­pe­tuo­so des­con­cier­ta al co­man­dan­te pre­ca­vi­do, las me­tas cuan­ti­fi­ca­bles crean in­cen­ti­vos per­ver­sos, los tra­ba­ja­do­res de una ofi­ci­na or­de­na­da se sien­ten in­de­fen­sos y des­mo­ti­va­dos y los ni­ños que co­rren por los an­du­rria­les se lo pa­san me­jor, apren­den más y tie­nen me­nos ac­ci­den­tes.

Har­ford re­cuer­da a Da­vid Bo­wie yB­rian En ocre an­do en Berlín ál­bu­mes co­mo Low­yH ero es con una co­lec­ción de car­tas de En o de es­tra­te­gias obli­cuas que le­sib an­dan­do ór­de­nes co­mo“en­fa­ti­za los erro­res ”, “que los mú­si­cos se cam­bien los ins­tru­men­tos” o“tuer­ce el es­pi­na­zo ”. Y re­cuer­da so­bre­to­do queKeit­hJa­rrett creó su mí­ti­co ál­bu­mTheKöln con­cert al ac­ce­der en el úl­ti­mo mi­nu­to, an­te las sú­pli­cas de­ses­pe­ra­das de la jo­ven or­ga­ni­za­do­ra, a to­car un piano des­afi­na­do, de agu­dos es­tri­den­tes y so­ni­do dé­bil pa­ra un auditorio de 1.400 per­so­nas. Em­pu­ja­do a to­car de ma­ne­ra di­fe­ren­te por las li­mi­ta­cio­nes del piano, Ja­rrett ofre­ció el con­cier­to de su vi­da.

MI­CHAEL OCHS / GETTY

EL PO­DER DEL DES­OR­DEN Tim Har­ford

Co­nec­ta. Bar­ce­lo­na, 2017 336 p. | Pa­pel 18,90 € |

e-book, 9,99 €

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.