El fu­tu­ro ya es­tá aquí

Ori­gi­nal y avan­za­do, el Tes­la Mo­del S no se pa­re­ce a nin­gún otro co­che del mer­ca­do, ni si­quie­ra eléc­tri­co

La Vanguardia - Dinero - - PRUEBA - Ma­nuel Ga­rri­ga No hay lla­ve ni bo­tón de arran­que: el con­duc­tor co­lo­ca el pul­sa­dor de­re­cho en la po­si­ción D y ace­le­ra

Un anun­cio de Sei­koenl os 70 de­cía, con la voz de Cons­tan ti no Ro­me­ro ,“al­gún día todos los re­lo­jes se fa­bri­ca­rán así”. Qui­zá sea pron­to pa­ra afir­mar lo mis­mo de Tes­la, pe­ro pa­re­ce que la fir­ma ca­li­for­nia­na es­tá em­pe­zan­do a mar­car la pau­ta de la elec­tro­mo­vi­li­dad con una tec­no­lo­gía que be­be de la te­le­fo­nía mó­vil (en las ba­te­rías) y un mo­de­lo de ne­go­cio pa­re­ci­do al de Ap­ple. No só­lo eso. Co­mo en los inefa­bles iPho­ne tam­bién sor­pren­de el con­tras­te en­tre la mo­der­ni­dad del sis­te­ma ope­ra­ti­vo y su fa­ci­li­dad de empleo pa­ra el usua­rio.

Con­du­cir un Mo­del S no pue­de ser más sen­ci­llo. No hay lla­ve ni bo­tón de arran­que, freno de mano, pa­lan­ca de cam­bio o em­bra­gue. Uno se sien­ta an­te el vo­lan­te, lle­va el pul­sa­dor de­re­cho a la po­si­ción D y pisa –con sua­vi­dad al prin­ci­pio, por fa­vor– el pe­dal del ace­le­ra­dor. Al ins­tan­te, el co­che sa­le pro­pul­sa­do ha­cia de­lan­te si­len­cio­sa pe­ro enér­gi­ca­men­te. Apar­te de los pun­tos cie­gos que crean los grue­sos mon­tan­tes de­lan­te­ros, la po­si­ción de con­duc­ción es óp­ti­ma, pe­ro hay que afi­nar pa­ra lle­var el an­cho Tes­la por ca­rre­te­ras es­tre­chas.

A ni­vel di­ná­mi­co tie­ne un com­por­ta­mien­to muy neu­tro gra­cias a la do­ble trac­ción, que per­mi­te to­mar cual­quier ti­po de cur­va con se­gu­ri­dad y efi­ca­cia. La sus­pen­sión neu­má­ti­ca, de se­rie en es­ta ver­sión, lo­gra un ex­ce­len­te com­pro­mi­so en­tre con­fort ye sta­bi­li­dad. Nool­vi- de­mos sus 5 me­tros de lar­go y 2,3 to­ne­la­das de pe­so con­cen­tra­do so­bre to­do en las ba­te­rías, que van ubi­ca­das ba­jo el pi­so per­mi­tien­do una acer­ta­da dis­tri­bu­ción de ma­sas (48% de­lan­te y 52% de­trás) y re­ba­jan­do el cen­tro de gra­ve­dad. Pa­ra de­te­ner el vehícu­lo hay cua­tro enor­mes dis­cos Brem­bo y un dis­po­si­ti­vo de re­ge­ne­ra­ción de fre­na­da muy efi­caz.

El ni­vel de se­gu­ri­dad pa­si­va es ele­va­dí­si­mo, con 5 es­tre­llas NHTSA y Eu­ro MCA. El Mo­del S que he­mos pro­ba­do es un P 100 D, el más po­ten­te de la ga­ma, con dos mo­to­res eléc­tri­cos (uno de­lan­te y el otro de­trás) cu­yo par se con­tro­la de for­ma di­gi­tal. Se­gún Tes­la se tra­ta del se­dán de 4 puer­tas más rá­pi­do ja­más cons­trui­do –ace­le­ra de 0 a 100 km/ hen 2, 7s–y el eléc­tri­co con ma­yor au­to­no­mía que exis­te: 613 km. Se pue­de car­gar en cual­quier en­chu­fe do­més­ti­co, en pun­tos de car­ga pú­bli­cos o en las dos re­des que Tes­la es­tá ten­dien­do( su­per car­ga­do­res y pun­tos de car­ga en des­tino) por to­da Es­pa­ña.

Aun­que va­ría la ra­pi­dez del su­mi­nis­tro se­gún el ti­po de co­ne­xión em­plea­da, en uso co­ti­diano cum­ple de so­bras las ne­ce­si­da­des de la ma­yo­ría de con­duc­to­res. Otro pun­to cla­ve del vehícu­lo es su pan­ta­lla tác­til de 17” des­de la que se con­tro­lan ca­si to­das las fun­cio­nes, en­tre ellas la fa­mo­sa Au­to­pi­lot (aquí en ni­vel 2 de 5; en el fu­tu­ro per­mi­ti­rá la con­duc­ción au­tó­no­ma to­tal ). Co­nec­ta­da siem­pre ala red, mues­tra los pun­tos de car­ga por los que tie­ne que pa­sar y re­ci­be ac­tua­li­za­cio­nes pe­rió­di­cas de soft­wa­re en­via­das por Tes­la. El pa­so del tiem­po me­jo­ra al­gu­nos co­ches y los aca­ba con­vir­tien­do en clá­si­cos. Tam­bién el Tes­la, pe­ro por­que al ac­tua­li­zar­se mo­di­fi­ca su ci­clo de vi­da. El co­che del fu­tu­ro ya es­tá aquí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.