Re­nun­ciar al tra­ba­jo sin que­mar­se en el in­ten­to

Co­mu­ni­car que se aban­do­na la em­pre­sa re­quie­re una es­tra­te­gia de sa­li­da me­di­ta­da

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO - Ju­dit Ba­ra

============ Hay que te­ner cla­ro el dis­cur­so y evi­tar cen­trar­se en el pa­sa­do o en lo que no ha fun­cio­na­do ============ Una vez anun­cia­da la re­nun­cia, el que se va em­pie­za a ser vis­to co­mo un in­tru­so y la re­la­ción cam­bia Es acon­se­ja­ble no des­po­tri­car de na­die ni jac­tar­se de que uno se va, por mu­chas ga­nas que se ten­gan

El ini­cio de las va­ca­cio­nes de ve­rano. El fi­nal de las va­ca­cio­nes de ve­rano. El cum­plea­ños. Enero. Mu­chas son las fe­chas en las que la ma­yo­ría echa la vis­ta atrás y eva­lúa el es­ta­do de su vi­da. A ve­ces el exa­men ter­mi­na con una son­ri­sa y, en otras oca­sio­nes, la de­ci­sión es que ha lle­ga­do el mo­men­to de dar vo­lan­ta­zo y cam­biar de di­rec­ción, lo que a ve­ces sig­ni­fi­ca des­pe­dir­nos de nues­tro pues­to de tra­ba­jo. Tan­to si se es­tá al fi­nal de un ca­lle­jón sin sa­li­da pro­fe­sio­nal­men­te, co­mo si se ha re­ci­bi­do una ofer­ta que no se quie­re de­jar es­ca­par, es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta al­gu­nos consejos an­tes de des­pe­dir­se de­fi­ni­ti­va­men­te del ac­tual pues­to de tra­ba­jo.

Una mon­ta­ña ru­sa de emo­cio­nes

De­jar un pues­to de tra­ba­jo es, a la vez, ilu­sio­nan­te y te­rro­rí­fi­co. Hay que es­tar pre­pa­ra­do pa­ra la mon­ta­ña ru­sa de emo­cio­nes que se van a ex­pe­ri­men­tar des­de que se to­ma la de­ci­sión has­ta que fi­nal­men­te uno se in­cor­po­ra a la nue­va em­pre­sa. De­cir adiós a la em­pre­sa y los com­pa­ñe­ros que se han te­ni­do du­ran­te va­rios años no es fá­cil, ni si­quie­ra cuan­do se es­tá desean­do dar un por­ta­zo y no vol­ver a pi­sar nun­ca el edi­fi­cio.

El je­fe, el pri­me­ro en sa­ber­lo

Una vez to­ma­da la de­ci­sión, el pri­me­ro al que se le de­be anun­ciar es al su­pe­rior in­me­dia­to. Hay que te­ner cla­ro el dis­cur­so y evi­tar cen­trar­se en el pa­sa­do o en lo que no ha fun­cio­na­do en la re­la­ción pro­fe­sio­nal. Al igual que pa­sa en mu­chas rup­tu­ras sen­ti­men­ta­les, es po­si­ble que la otra par­te no es­té de acuer­do; pa­ra evi­tar si­tua­cio­nes in­có­mo­das, lo acon­se­ja­ble es cen­trar­se en co­mu­ni­car la de­ci­sión de aban­do­nar la em­pre­sa, ser agra­de­ci­do con la mis­ma y con los com­pa­ñe­ros y ofre­cer­se a ayu­dar a que la tran­si­ción sea lo más flui­da po­si­ble. Es pro­ba­ble que se re­ci­ba una con­tra­ofer­ta, ya que pa­ra la ma­yo­ría de em­pre­sas es más ba­ra­to ofre­cer un au­men­to de suel­do que for­mar a un nue­vo em­plea­do, pe­ro si la de­ci­sión que se ha to­ma­do es­tá cla­ra, no hay que de­jar­se se­du­cir pa­ra vol­ver a en­con­trar­se en la mis­ma si­tua­ción unos me­ses más tar­de. Una­vez que se ha­ce par­tí­ci­pe al su­per­vi­sor de la in­ten­ción de aban­do­nar el pues­to, es él quien to­ma el con­trol de la si­tua­ción y de­ci­de có­mo se co­mu­ni­ca la no­ti­cia al res­to del equi­po.

Es­tra­te­gia y fle­xi­bi­li­dad

En la ma­yo­ría de los ca­sos, lo nor­mal es avi­sar de la par­ti­da con al me­nos un par de se­ma­nas de an­te­la­ción. De to­das for­mas, es po­si­ble que un pe­rio­do más lar­go sea ne­ce­sa­rio, así que es pru­den­te dis­po­ner de cier­ta fle­xi­bi­li­dad en la fe­cha de sa­li­da. Ha­cer par­tí­ci­pe al su­per­vi- sor de es­ta dis­po­ni­bi­li­dad siem­pre es­ta­rá bien vis­to y se­rá una mues­tra más de sol­ven­cia pro­fe­sio­nal. No obs­tan­te, tam­po­co es con­ve­nien­te alar­gar mu­cho es­te pe­rio­do de tran­si­ción. Una vez anun­cia­da la re­nun­cia, el que va a au­sen­tar­se em­pie­za a ser vis­to co­mo un in­tru­so y las re­la­cio­nes den­tro del equi­po ad­quie­ren una di­ná­mi­ca di­fe­ren­te. Así, pues, el tiem­po re­co­men­da­ble sue­le es­tar en­tre las dos se­ma­nas y el mes. No im­por­ta si uno aban­do­na por har­taz­go o por­que ha en­con­tra­do una ofer­ta me­jor, es ne­ce­sa­rio no ol­vi­dar que has­ta el úl­ti­mo día se tie­ne una res­pon­sa­bi­li­dad pa­ra con la em­pre­sa y, por eso, es ne­ce­sa­rio que la tran­si­ción se ha­ga de for­ma or­de­na­da y po­si­ti­va. Hay que ce­rrar todos los pro­yec­tos que se ten­gan pen­dien­tes, lim­piar el co­rreo elec­tró­ni­co y no de­jar nin­gún pro­ble­ma en­ci­ma de la me­sa. El ob­je­ti­vo es que tan­to el je­fe co­mo el res­to del equi­po ten­gan so­lo co­sas bue­nas que de­cir acer­ca de la pro­fe­sio­na­li­dad del que se va.

Evi­tar los ru­mo­res

Aun­que no es ne­ce­sa­rio di­vul­gar todos los de­ta­lles del pró­xi­mo des­tino pro­fe­sio­nal, en el mun­do hi­per­co­nec­ta­do en el que vi­vi­mos, es muy pro­ba­ble que al­gu­nos da­tos se aca­ben sa­bien­do. Lo me­jor es ser ho­nes­to acer­ca de cuál va a ser el nue­vo pues­to y la nue­va em­pre­sa pa­ra la que se va a tra­ba­jar. Cuan­to más trans­pa­ren­te se sea, ma­yor es la pro­ba­bi­li­dad de que las re­la­cio­nes que se han cons­trui­do has­ta la fe­cha per­ma­nez­can in­tac­tas, por eso tam­bién es con­ve­nien­te evi­tar los co­ti­lleos y con­tar so­lo una ver­sión de la his­to­ria. Co­mo ex­pli­ca el pro­fe­sor de Har­vard y coau­tor del li­bro Co­mien­ce ( Just

Start) Len Schle­sin­ger: “Apren­de de los po­lí­ti­cos: exis­te so­lo un re­la­to, con­ta­do de ma­ne­ra úni­ca, y a es­to es a lo que uno se de­be afe­rrar”.

La en­tre­vis­ta de sa­li­da

Hay que cer­cio­rar­se de que se pro­du­ce es­ta en­tre­vis­ta an­tes de aban­do­nar la em­pre­sa, no so­lo pa­ra ha­blar so­bre los mo­ti­vos de la mar­cha, sino tam­bién pa­ra ga­ran­ti­zar que se ob­tie­nen todos los be­ne­fi­cios (se­gu­ro mé­di­co, días de va­ca­cio­nes, etc.) a los que se tie­ne de­re­cho. Tam­bién es con­ve­nien­te re­cor­dar que no se tra­ta de una en­tre­vis­ta pa­ra desaho­gar­se. Aun­que hay que tra­tar de ser ho­nes­to, es­te no es el mo­men­to de ha­cer un lis­ta­do de to­do lo que no fun­cio­na bien den­tro de la com­pa­ñía. Si la re­la­ción ha si­do gra­ta y pro­ve­cho­sa, es­ta es una muy bue­na oca­sión pa­ra ex­pre­sar­lo. Se de­be evi­tar da­ñar la re­la­ción que se ten­ga con el res­to de com­pa­ñe­ros, así que lo acon­se­ja­ble es no des­po­tri­car de na­die ni jac­tar­se de que uno se va, por mu­chas ga­nas que se ten­gan.

Ser agra­de­ci­do

Aun­que se es­té desean­do em­pe­zar el nue­vo tra­ba­jo, es con­ve­nien­te adop­tar una men­ta­li­dad elo­gio­sa y de agra­de­ci­mien­to pa­ra con la em­pre­sa que se es­tá a pun­to de aban­do­nar. Hay que in­ten­tar re­cor­dar las si­tua­cio­nes po­si­ti­vas y agra­de­cer la ayu­da a todos aque­llos que han con­tri­bui­do al pro­gre­so pro­fe­sio­nal. Cual­quier mues­tra de agra­de­ci­mien­to se­rá siem­pre bien re­ci­bi­da, y nun­ca se sa­be cuán­do los ca­mi­nos se vol­ve­rán a jun­tar. Tam­bién es re­co­men­da­ble que, trans­cu­rri­dos unos me­ses de la mar­cha, uno se pon­ga en con­tac­to con los an­ti­guos com­pa­ñe­ros y con el ya ex je­fe, pa­ra ver có­mo van las co­sas y se­guir man­te­nien­do vi­va la re­la­ción.

No im­por­ta lo bien o lo mal que se es­té en el tra­ba­jo, siem­pre lle­ga­rá el día en el que, por un mo­ti­vo u otro, ha­brá que de­cir adiós. Lo fun­da­men­tal, lle­ga­do ese mo­men­to, es que la par­ti­da se ha­ga con ele­gan­cia, pro­fe­sio­na­li­dad y, so­bre to­do, sin ren­cor. Co­mo re­cuer­da Schle­sin­ger: “Los su­je­ta­li­bros –o có­mo se em­pie­za y se aban­do­na un pues­to de tra­ba­jo– son las par­tes más im­por­tan­tes de una re­la­ción pro­fe­sio­nal”.

GETTYIMAGES

De­jar nues­tro tra­ba­jo de ma­ne­ra vo­lun­ta­ria pue­de ser co­mo aca­bar una re­la­ción de pa­re­ja: no hay que cen­trar­se en lo que no ha fun­cio­na­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.