Una nor­ma sin san­ción es pa­pel mo­ja­do

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - Pe­re Brach­field

Cam­bio le­gal Los gru­pos par­la­men­ta­rios en­tien­den por fin la ne­ce­si­dad de me­di­das coer­ci­ti­vas pa­ra ha­cer cum­plir la nor­ma an­ti­mo­ro­si­dad

Hans Kel­sen, uno de los ju­ris­tas más emi­nen­tes del si­glo XX, con­si­de­ra­ba que las nor­mas del de­re­cho son pre­cep­tos coac­ti­vos de la con­duc­ta hu­ma­na que or­de­nan una de­ter­mi­na­da ac­tua­ción y en­la­zan a la con­duc­ta con­tra­pues­ta –el in­cum­pli­mien­to de las nor­mas– un ac­to coac­ti­vo. La ley fa­cul­ta a los po­de­res del Es­ta­do pa­ra di­ri­gir contra el in­frac­tor, un ac­to coac­ti­vo co­mo san­ción. Kel­sen ase­gu­ró que sin san­ción no hay de­ber ju­rí­di­co y de­fi­nió a es­te co­mo una nor­ma ju­rí­di­ca po­si­ti­va que or­de­na la con­duc­ta de los in­di­vi­duos al vin­cu­lar una san­ción al com­por­ta­mien­to con­tra­rio a di­cha nor­ma. La nor­ma de­be con­te­ner un man­da­to y una con­se­cuen­cia ju­rí­di­ca al in­cum­pli­mien­to de di­cho man­da­to; es de­cir, una san­ción. Karl Bin­ding, un ju­ris­ta ale­mán, ex­pre­só el mis­mo pen­sa­mien­to de Kel­sen al afir­mar que una nor­ma sin san­ción es co­mo una cam­pa­na sin ba­da­jo.

Las teo­rías de Kel­sen y de Bin­ding nos dan la ex­pli­ca­ción del fra­ca­so de la Ley 3/2004, de 29 de di­ciem­bre, por la que se es­ta­ble­cen me­di­das de lucha contra la mo­ro­si­dad en las ope­ra­cio­nes co­mer­cia­les. An­te to­do, co­mo la pa­la­bra mo­ro­si­dad es una pa­la­bra po­li­sé­mi­ca, ha­brá que con­tem­plar las cua­tro cla­ses exis­ten­tes: en pri­mer lu­gar, cuan­do el clien­te in­cum­ple el pla­zo de pa­go pac­ta­do y de­mo­ra la li­qui­da­ción; es de­cir, un mo­ro­so; en se­gun­do lu­gar, cuan­do una em­pre­sa en po­si­ción de do­mi­nio im­po­ne pla­zos de pa­go muy lar­gos a sus pro­vee­do­res; en ter­cer lu­gar, cuan­do un com­pra­dor ha im­pues­to apla­za­mien­tos de pa­go muy di­la­ta­dos y en­ci­ma no pa­ga la fac­tu­ra al ven­ci­mien­to acor­da­do; en cuar­to lu­gar, cuan­do el deu­dor nun­ca se dig­na a pa­gar y el acree­dor se en­cuen­tra an­te un cré­di­to in­co­bra­ble.

En reali­dad, la Ley 3/2004 tie­ne por ob­je­to com­ba­tir los re­tra­sos en el pa­go de deu­das di­ne­ra­rias ven­ci­das y exi­gi­bles, y tam­bién el abu­so, en per­jui­cio del acree­dor, en la fi­ja­ción de los pla­zos de pa­go. El ar­tícu­lo 4 de la ci­ta­da ley dic­ta que los pla­zos de pa­go no po­drán ser am­plia­dos me­dian­te pac­to de las par­tes por en­ci­ma de los se­sen­ta días na­tu­ra­les. Aho­ra bien, co­mo has­ta la fe­cha la ley no ha­bía in­cor­po­ra­do me­di­das coac­ti­vas, exis­te un in­cum­pli­mien­to ge­ne­ra­li­za­do de es­te pre­cep­to.

El pa­sa­do día 20 se pro­du­jo una epi­fa­nía en el Con­gre­so, y todos los gru­pos par­la­men­ta­rios en­ten­die­ron por fin la ne­ce­si­dad de pro­mul­gar me­di­das coer­ci­ti­vas pa­ra ha­cer cum­plir la nor­ma an­ti­mo­ro­si­dad. Así pues, el Pleno ini­ció la tra­mi­ta­ción de Pro­po­si­ción de Ley de re­fuer­zo de la lucha contra la mo­ro­si­dad. No obs­tan­te, no hay que can­tar to­da­vía vic­to­ria, por­que el trá­mi­te par­la­men­ta­rio por el que de­be pa­sar di­cha Pro­po­si­ción de Ley es lar­go y si­nuo­so; pri­me­ro pa­sa­rá por la pre­sen­ta­ción de en­mien­das, que es la fa­se cla­ve de la tra­mi­ta­ción. Por tan­to, ha de pa­sar tiem­po pa­ra ver la nor­ma pu­bli­ca­da en el BOE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.