De abo­ga­dos y de fir­mas

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - Eu­ge­nia Na­va­rro

La abo­ga­cía es­tá vi­vien­do uno de los mo­men­tos más in­tere­san­tes y re­ta­do­res de su his­to­ria. La pro­fe­sión ha evo­lu­cio­na­do y el abo­ga­do ha te­ni­do que adap­tar­se a los cam­bios de en­torno ge­ne­ran­do un per­fil que ha te­ni­do que in­cor­po­rar ha­bi­li­da­des co­mer­cia­les y com­pe­ten­cias em­pre­sa­ria­les que cho­ca con la vi­sión tra­di­cio­na­lis­ta den­tro del sec­tor. Es más, es­te abo­ga­do del si­glo XXI es vis­to con re­ce­lo, sin em­bar­go, es el re­sul­ta­do de la evo­lu­ción pa­ra la adap­ta­ción a un mer­ca­do que ca­da vez se ha vuel­to más com­pe­ti­ti­vo.

Du­ran­te mu­chos años, ejer­cer de abo­ga­do en Es­pa­ña era una prác­ti­ca in­di­vi­dual que se con­ver­tía en una pro­fe­sión que se trans­mi­tía de pa­dres a hi­jos. Por su­pues­to, la pu­bli­ci­dad es­ta­ba prohi­bi­da y no exis­tían las mar­cas de des­pa­chos co­mo ta­les. Ser abo­ga­do, ni por aso­mo se pen­sa­ba que tu­vie­se que ver con ver con nin­gún ti­po de em­pre­sa y des­de lue­go, los clien­tes lle­ga­ban por bo­ca ore­ja atraí­dos por el pres­ti­gio del nom­bre del ti­tu­lar. El mo­de­lo fun­cio­nó du­ran­te mu­chos años, pe­ro po­co a po­co em­pe­za­ron a lle­gar a Es­pa­ña las fir­mas an­glo­sa­jo­nas con sus téc­ni­cas de ges­tión y su fac­tu­ra­ción por ho­ras y el mer­ca­do se vol­vió muy com­pe­ti­ti­vo. Al­gu­nos ám­bi­tos de la abo­ga­cía se es­tan­da­ri­za­ron con la so­cie­dad de la in­for­ma­ción y jun­to con la tec­no­lo­gía apa­re­cie­ron los des­pa­chos co­lec­ti­vos, las fir­mas y las mar­cas.

Pe­ro des­de mi pun­to de vis­ta, la cri­sis del 2007 dio el em­pu­jón al sec­tor for­zan­do a pro­fe­sio­na­li­zar la ges­tión y a uti­li­zar he­rra­mien­tas co­mo el mar­ke­ting y la co­mu­ni­ca­ción. El há­bi­to de com­pra de los clien­tes ha­bía cam­bia­do: se com­pa­ra­ba, se pre­sio­na­ba a la ba­ja los ho­no­ra­rios y so­bre to­do que­rían en­ten­der ba­jo qué cri­te­rio se les fac­tu­ra­ba. Ade­más de la ex­pe­rien­cia con­tras­ta­da, el pre­cio era im­por­tan­te. Los abo­ga­dos tu­vie­ron que op­ti­mi­zar sus pro­ce­sos y sa­lir del des­pa­cho a bus­car clien­tes y aquí em­pe­zó a cam­biar el per­fil de abo­ga­do. Apa­re­ció el abo­ga­do co­mer­cial, el que de­be desa­rro­llar ne­go­cio y sa­ber ges­tio­nar­lo.

No se tra­ta de una de­gra­da­ción de la pro­fe­sión, sino de una evo­lu­ción. Re­sis­tir­se a los cam­bios, in­ten­tar edu­car a los clien­tes y pen­sar que las co­sas vol­ve­rán a ser co­mo an­tes, no ayu­da en nin­gún ca­so. Pe­ro co­mo en otros sec­to­res, los abo­ga­dos ne­ce­si­tan de for­ma­ción y en al­gu­nos ca­sos rein­ven­tar­se pa­ra sub­sis­tir. Las pro­fe­sio­nes se ha­cen ca­da vez más trans­ver­sa­les y re­quie­ren di­fe­ren­tes ti­pos de co­no­ci­mien­to. Ha­cien­do lo mis­mo, se ob­tie­ne lo mis­mo. El mun­do de la trans­for­ma­ción di­gi­tal tam­bién aso­ma al mun­do de la abo­ga­cía (in­clui­das las re­des so­cia­les), la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, ya es una reali­dad. La abo­ga­cía de­be es­tar pre­pa­ra­da pa­ra el cam­bio. La in­no­va­ción tam­bién en el sec­tor le­gal, es la cla­ve del éxi­to.

In­no­va­ción Tras apa­re­cer la fi­gu­ra del abo­ga­do co­mer­cial, aho­ra lle­ga la trans­for­ma­ción di­gi­tal y la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.