Vie­ja pre­ca­rie­dad en la nue­va economía

Ven­di­da co­mo el pa­raí­so de la fle­xi­bi­li­dad, la economía a de­man­da es a me­nu­do el es­ce­na­rio de la nue­va pre­ca­rie­dad

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Eduar­do Ma­ga­llón Bar­ce­lo­na

Nue­va economía, vie­ja pre­ca­rie­dad laboral. Al­gu­nos de­los em­pleos sur­gi­dos con las nuevas tec­no­lo­gías es­con­den en de­ter­mi­na­dos ám­bi­tos una pre­ca­rie­dad laboral que pa­re­cía –si no erra­di­ca­da– en vías de des­apa­ri­ción en las so­cie­da­des desa­rro­lla­das. El ca­so más ex­tre­mo es el de los re­par­ti­do­res de co­mi­da o de pro­duc­tos a do­mi­ci­lio que se con­cen­tran por de­ce­nas en las pla­zas de las gran­des ciu­da­des es­pe­ran­do que les lle­gue un pe­di­do por el mó­vil. Son tra­ba­ja­do­res co­no­ci­dos co­mo “ri­ders”. No cuen­tan con se­gu­ro de ac­ci­den­tes ni pro­tec­ción so­cial y de- ben po­ner de su bol­si­llo los me­dios pa­ra rea­li­zar su tra­ba­jo: la bi­ci­cle­ta y un mó­vil de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción con co­ne­xión a in­ter­net.

En Bar­ce­lo­na – co­mo y a ha su­ce­di­do en to­das las gran­des ciu­da­des– los tra­ba­ja­do­res de una de la más­co­no­ci­das de esas em­pre­sas –De­li­ve­roo– se han agru­pa­do en una pla­ta­for­mas pa­ra pe­dir me­jo­ras bá­si­cas pa­ra su ac­ti­vi­dad co­moun­se­gu­ro­de ac­ci­den­tes, un mí­ni­mo de ho­ras ga­ran­ti­za­das o un­plus de ser­vi­cio pa­ra los días de llu­via.

Eve Lla­gos­te­ra lle­va me­dio año tra­ba­jan­do en De­li­ve­roo y otras em­pre­sas si­mi­la­res yes uno de los im­pul­so­res de la pla­ta­for­ma de Bar­ce­lo­na .“Co­men­za­mos en es­tas em­pre­sas por­que lo que ofre­cen aprio­ri es bas­tan­te ape­te­ci­ble: fle­xi­bi­li­dad ho­ra­ria, un mí­ni­mo de 2 pe­di­dos por ho­ra, tra­ba­jas con la bi­ci y no es­tás en un en­torno ce­rra­do”. En la prác­ti­ca, la reali­dad es muy dis­tin­ta, se­gún Lla­gos­te­ra. Se­gún ex­pli­ca, los lu­nes se abre una apli­ca­ción en la pá­gi­na web de la em­pre­sa en la que c ad a“r id er”anot alas fran­jas ho­ra­rias en las que pue­de tra­ba­jar. Al fi­nal, sin em­bar­go, es la em­pre­sa la­quea sig­na los tur­nos en fun­ción de có­mo“te ha­yas com­por­ta­do la se­ma­na an­te­rior”. Lla­gos­te­ra ex­pli­ca que si re­cha­zas al­gún pe­di­do por­que no lo pue­des aten­der ono­teins­cri­bes en­las ho­ras pun­ta de ma­yor de­man­da no te lla­man. “Se pre­mia la dis­po­ni­bi­li­dad to­tal”.

Con­sul­ta­da la em­pre­sa, De­li­ve-

El de­pri­mi­do mer­ca­do laboral es­pa­ñol es te­rreno abo­na­do pa­ra el empleo ‘low cost’ de la pla­ta­for­mas de in­ter­net

roo se ha li­mi­ta­do a in­for­mar que se­gún en­cues­tas in­ter­nas, el 80% de sus ri­ders va­lo­ran el tra­ba­jo por su fle­xi­bi­li­dad.

El Con­sell de Tre­ball Eco­nò­mic i So­cial de Ca­ta­lun­ya (CTESC) es­tá ana­li­zan­do la nue­va economía. Jo­sé An­to­nio Po­sa­das, re­pre­sen­tan­te de UGTe­ne­lCTESC, ex­pli­ca que es­tas pla­ta­for­mas “aun­que di­cen que hay li­ber­tad yfle­xi­bi­li­dad ho­ra­ria pa­ra­el tra­ba­ja­dor no es ver­dad. La reali­dad es que so­li­ci­tan a los tra­ba­ja­do­res dis­po­ni­bi­li­dad ca­si com­ple­ta y si te nie­gas te aca­ban apar­tan­do”. Lla­gos­te­ra aña­de que “si no acep­tas un pe­di­do por la ra­zón que sea, te con­di­cio­na el tra­ba­jo de la se­ma­na si­guien­te”. El CTESC de­tec­ta el au­men­to de pla­ta­for­mas que ofre­cen cui­da­do­res, lim­pia­do­ras o pro­fe­so­res de in­glés. To­das ellas con un ras­go co­mún: mí­ni­mo con­tac­to hu­mano y una re­la­ción laboral for­ma­li­za­da te­le­má­ti­ca­men­te.

El di­rec­tor de Co­yun­tu­ra y Es­ta- dís­ti­ca de Fun­cas y con­se­je­ro de la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal del Tra­ba­jo(OIT), Ray­mond To­rres, se­ña­la que es in­ne­ga­ble que“hay un la­do po­si­ti­vo pa­ra el empleo en la economía di­gi­tal y la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial ”. Pe­ro tam­bién ad­vier­te que en de­ter­mi­na­do s tra­ba­jos“hay un cam­bio en cuan­to a quien asu­me el ries­go in­he­ren­te de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca. An­tes, es­te ries­go es­ta­ba re­par­ti­do en­tre la ad­mi­nis­tra­ción, el em­pre­sa­rio y el tra­ba­ja­dor. Aho­ra se tras­la­da to­do al tra­ba­ja­dor”. Esel ca­so de los em­plea­dos oca­sio­na­les que se co­mu­ni­can con su em­pre­sa a tra­vés de una apli­ca­ción mó­vil y en la que no cuen­tan con pro­tec­ción so­cial ni laboral sal­vo la que ellos se la pa­guen co­moau­tó­no­mos.

Lla­gos­te­ra re­cuer­da que las co­ti­za­cio­nes de au­tó­no­mos se pa­gan se co­bre o no se co­bre na­da. La pla­ta- for­ma de tra­ba­ja­do­res de De­li­ve­roo ha cal­cu­la­do que un em­plea­do que con­si­ga tra­ba­jar 20 ho­ras a la se­ma­na, una vez des­con­ta­do el cos­te de los au­tó­no­mos, per­ci­bi­rá en ne­to 246eu­ro­sal­mes, con lo que el pre­cio por ho­ra ne­to les sa­le a unos 3 eu­ros.

La opinión de Da­niel Fuer­tes, ana­lis­ta de AFI, es muy di­fe­ren­te. Pa­ra él, la pre­ca­rie­dad no es con­se­cuen­cia de la nue­va economía que re­pre­sen­tan ini­cia­ti­vas co­mo De­li­ve­roo, Uber, Ca­bify, sino de la es­truc­tu­ra del mer­ca­do laboral es­pa­ñol, que em­pu­ja a los jó­ve­nes ha­cia ese ti­po de tra­ba­jos low cost que por de­fi­ni­ción sue­len ser tem­po­ra­les y vin­cu­la­dos a épo­cas en las que el em­plea­do es tam­bién es­tu­dian­te. “El pro­ble­ma es cuan­do se op­ta por ese tra­ba­jo por­que no se tie­ne otro re­me­dio”, di­ce Fuer­tes. El eco­no­mis­ta aña­de que “tra­ba­jar unas ho­ras pa­ra sa­car­se unos eu­ros no es ma­lo y ha pa­sa­do siem­pre”. Pa­ra Fuer­tes, cuan­do un tra­ba­jo low cost co­mo el que ofre­cen al­gu­nas de las pla­ta­for­mas de in­ter­net es el pro­yec­to de vi­da de al­guien eso no es bueno. Pe­ro es lo que ocu­rre en Es­pa­ña por la in­gen­te ma­sa de des­em­plea­dos jó­ve­nes que no en­cuen­tran na­da me­jor.

La pre­ca­rie­dad de es­te nue­vo mer­ca­do laboral ha lle­ga­do has­ta el Par­la­men­to Eu­ro­peo. El eu­ro­dipu­tado so­cia­lis­ta Ja­vier Ló­pez, que ha pre­pa­ra­do el in­for­me que se so me­te­rá a vo­ta­ción alerta del pe­li­gro de “ube­ri­za­ción” de la economía. “Hay que re­gu­lar las nue­va si­tua­cio­nes en las que no hay unas re­la­cio­nes con­trac­tua­les tí­pi­cas”.

La exis­ten­cia de un pro­ble­ma real con el sec­tor de los re­par­ti­do­res se hi­zo evi­den­te el lu­nes cuan­do la em­pre­sa De­li­ve­roo co­mu­ni­có un cam­bio en el mo­de­lo de re­la­ción con sus em­plea­dos de­ján­do­les que se con­vier­tan o bien en au­tó­no­mos de­pen­dien­tes (TRADE) o bien acep­ten tra­ba­jar sin un mí­ni­mo. Los tra­ba­ja­do­res re­cha­za­ron el cam­bio. La di­rec­to­ra de ge­ne­ral de De­li­ve­roo en Es­pa­ña, Dia­na Mo­ra­to, de­cla­ró a El Mun­do que “los re­par­ti­do­res in­cre­men­ta­rán sus in­gre­sos y dis­pon­drán de ma­yor fle­xi­bi­li­dad”. Los ri­ders creen que ese mo­de­lo só­lo ge­ne­ra­rá más pre­ca­rie­dad.

XA­VIER CER­VE­RA

XA­VIER GÓ­MEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.