El pro­ba­dor lle­ga a ca­sa

Ama­zon per­mi­te so­li­ci­tar ro­pa de ma­ne­ra gra­tui­ta, pro­bár­se­la en ca­sa y de­ci­dir si com­prar­la o de­vol­ver­la

La Vanguardia - Dinero - - DIGITAL - Blan­ca Gis­pert

Ama­zon­va a por to­das. Si uno de los in­con­ve­nien­tes de com­prar ro­pa por in­ter­net era no po­der pro­bár­se­la an­tes, la pla­ta­for­ma de co­mer­cio elec­tró­ni­co aca­ba de idear un sis­te­ma que per­mi­te ha­cer lle­gar el pro­ba­dor a ca­sa pa­ra des­pués es­co­ger qué ro­pa com­prar. El fun­cio­na­mien­to es sen­ci­llo: el usua­rio en­car­ga un má­xi­mo de 15 ar­tícu­los, un men­sa­je­ro los ha­ce lle­gar a su ca­sa, se los prue­ba y, en un mar­gen de 7 días, de­ci­de cuá­les com­prar y cuá­les de­vol­ver. Con­su­mir es atrac­ti­vo. Si de 4 ar­tícu­los el clien­te com­pra 3, ob­tie­ne un 10% de des­cuen­to, y si, sim­ple­men­te, com­pra más de 5, tie­ne un 20% de re­ba­ja so­bre el to­tal. De­vol­ver­los, sin em­bar­go, tam­po­co es una ca­la­mi­dad. Si has­ta aho­ra el 74% de los con­su­mi­do­res de Ama­zon se que­ja­ba de te­ner que im­pri­mir una eti­que­ta nue­va y un 25% de te­ner que bus­car una ca­ja ade­cua­da pa­ra de­vol­ver el pro­duc­to (se­gún la fir­ma ana­lis­ta Na­zar), aho­ra Ama­zon ha crea­do la ca­ja war

dro­be (guar­da­rro­pa), que fun­cio­na de for­ma tan sen­ci­lla que só­lo es ne­ce­sa­rio que el clien­te me­ta la ro­pa otra vez den­tro de la ca­ja, y la co­lo­que fue­ra de su ca­sa pa­ra que un men­sa­je­ro la ven­ga a re­co­ger. El ser­vi­cio de men­sa­je­ría es gra­tui­to en todos los ca­sos. Así, si el con­su­mi­dor al fi­nal no com­pra na­da, no tie­ne que ha­cer fren­te a nin­gún cos­te. Las gran­des di­men­sio­nes de Ama­zon en el mer­ca­do –tie­ne una cuo­ta del 43% en Es­ta­dos Uni­dos–, le per­mi­ten asu­mir es­tos cos­tes.

La com­pa­ñía que hoy di­ri­ge Jeff Be­zos ha anun­cia­do que ofre­ce­rá el ser­vi­cio alos usua­rios que tie­nen el Ama­zon Pri­me, un ser­vi­cio por el cual pa­gan 99 dó- la­res el año pa­ra ob­te­ner ven­ta­jas en el ser­vi­cio de re­par­to, en­tre otras. Tam­bién ha de­ta­lla­do que el ser­vi­cio dis­pon­drá de un ca­tá­lo­go de­más de un mi­llón de pro­duc­tos, en­tre ellos mar­cas de pri­me­ra ga­ma, en­tre ro­pa, za­pa­tos y otros ac­ce­so­rios.

No es la pri­me­ra vez que una com­pa­ñía de co­mer­cio elec­tró­ni­co ofre­ce un ser­vi­cio así. Des­ta­can los ca­sos de Warby Par­ker, que per­mi­te a sus clien­tes pro­bar­se las ga­fas du­ran­te cin­co días, sin el com­pro­mi­so de com­prar­las, obien los ca­sos de Stitch Fix o Trunk Club, que en­vían a ca­sa del clien­te ro­pa de for­ma per­so­na­li­za­da a fin de que es­te se la prue­be. En to­do ca­so, Ama­zon ha­ce ma­si­vo un ser­vi­cio que has­ta aho­ra era uno de los prin­ci­pa­les mo­ti­vos por los cua­les la gen­te no com­pra­ba ro­pa en lí­nea: la im­po­si­bi­li­dad de pro­bar­se an­tes el pro­duc­to. Es­te ser­vi­cio en­tron­ca con el Ama­zon Echo Look que se pu­so en mar­cha a prin­ci­pios de año, un ser­vi­cio en lí­nea, ba­sa­do en in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, que opi­na, pun­túa y re­co­mien­da estilos al usua­rio ba­sán­do­se en las fotos que él mis­mo­se ha­ce so­bre su look. En una vo­lun­tad más de atraer al clien­te a su uni­ver­so, el war­dro­be, tam­bién se su­ma a los ser­vi­cios que aho­ra ofre­ce­rá el asis­ten­te in­te­li­gen­te de la mar­ca, el Ama­zon Ale­xa. Só­lo el tiem­po di­rá si aca­ba triun­fan­do.

Co­mo di­jo Be­zos ha­ce 10 años, pa­ra ser una gran com­pa­ñía hay que sa­ber có­mo ven­der co­mi­da y ro­pa. La se­ma­na pa­sa­da la com­pa­ñía ad­qui­rió Who­le Foods por ca­si 14.000 mi­llo­nes de dó­la­res, aho­ra ofre­ce un pro­ba­dor en ca­sa. Va ca­mino de con­se­guir­lo.

1 mi­llón de pro­duc­tos

El ca­tá­lo­go ten­drá más de un mi­llón de pro­duc­tos, en­tre ro­pa, za­pa­tos y ac­ce­so­rios

AMA­ZON

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.