Me­nos mal que nos que­da Por­tu­gal

La iz­quier­da se da seis me­ses pa­ra ter­mi­nar con el Go­bierno de Ma­riano Ra­joy, cam­biar la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca y re­ver­tir las re­for­mas es­truc­tu­ra­les

La Vanguardia - Dinero - - LAS CLAVES DEL PODER - Ma­riano Guin­dal Ma­drid

La iz­quier­da se da seis me­ses pa­ra ter­mi­nar con el Go­bierno de Ma­riano Ra­joy, cam­biar la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca y re­ver­tir las re­for­mas es­truc­tu­ra­les. Pa­blo Igle­sias y Pe­dro Sán­chez, con la com­pli­ci­dad de CC.OO. y UGT, se han da­do de pla­zo has­ta fi­nal de año pa­ra re­ver­tir la ac­tual po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca y las prin­ci­pa­les re­for­mas apro­ba­das du­ran­te el man­da­to de Ma­riano Ra­joy. Pa­ra ello es­tán dis­pues­tos a ten­sio­nar al má­xi­mo la cuer­da has­ta que el am­bien­te sea irres­pi­ra­ble.

Es mu­cho lo que es­tá en jue­go. Si el pre­si­den­te del Go­bierno aguan­ta la fuer­te ofen­si­va lan­za­da por la opo­si­ción, ten­dre­mos a Ra­joy en La Mon­cloa pa­ra mu­cho tiem­po, pro­ba­ble­men­te pa­ra más de una le­gis­la­tu­ra, y por eso es­tán dis­pues­tos a echar to­da la car­ne en el asa­dor el pró­xi­mo oto­ño. La es­tra­te­gia pa­ra con­se­guir­lo es crear una al­ter­na­ti­va si­mi­lar a la que han lo­gra­do en Por­tu­gal los so­cia­lis­tas deAn­to­nio Cos­ta que go­bier­nan en so­li­ta­rio y tie- nen pac­to de le­gis­la­tu­ra con co­mu­nis­tas y Bloc. Ese es el pac­to que quie­re con­se­guir Sán­chez pa­ra Es­pa­ña con Uni­dos Po­de­mos des­pués del 1 de oc­tu­bre. Se­ría el mo­men­to en que po­dría pre­sen­tar una mo­ción de cen­su­ra con el ar­gu­men­to de que su coa­li­ción es­ta­ría en me­jor si­tua­ción pa­ra dar una sa­li­da al “pro­ble­ma ca­ta­lán” des­pués del cho­que que se es­pe­ra tan­to si hay o no re­fe­rén­dum de in­de­pen­den­cia. En tal co­yun­tu­ra pro­ba­ble­men­te se po­dría con­se­guir la com­pli­ci­dad de los na­cio­na­lis­tas ca­ta­la­nes y vas­cos.

Sin em­bar­go, la gran di­fe­ren­cia en­tre An­to­nio Cos­ta y Pe­dro Sán­chez es que los so­cia­lis­tas por­tu­gue­ses sa­ca­ron el 37% de los vo­tos, 15 pun­tos más que los so­cia­lis­tas es­pa­ño­les. In­ten­tar go­ber­nar con 84 dipu­tados–co­mo le di­je­ron sus pro­pios ase­sor es–es una im­pos­tu­ra des­de el pun­to de vis­ta de­mo­crá­ti­co. El otro gran ar­gu­men­to pa­ra ha­cer caer al ac­tual go­bierno es aca­bar con el “aus­te­ri­ci­dio” y car­gar­se las gran­des re­for­mas es­truc­tu­ra­les que han agi­li­za­do la economía y han fa­ci­li­ta­do el cre­ci­mien­to co­mo la laboral, la fis­cal y la fi­nan­cie­ra. Es­ta es la ra­zón por lo que Pa­blo Igle­sias viene pro­po­nien­do un go­bierno “a la por­tu­gue­sa” des­de las elec­cio­nes de 2016 y por la que Pe­dro Sán­chez sus­cri­be, siem­pre que sea él quien “con­duz­ca la mo­to”. Co­mo se oye en de­ter­mi­na­dos círcu­los de po­der, “el so­cia­lis­ta es quien en­to­na la mú­si­ca pe­ro el po­de­mi­ta es quien le es­cri­be las le­tras”.

Se­gún di­cen, un go­bierno de iz­quier­das se en­fren­ta­ría con Bru­se­las pa­ra no cum­plir con la re­duc­ción del dé­fi­cit pú­bli­co co­mo hi­zo Por­tu­gal: “Es­te ar­gu­men­to es fal­so”, ni se en­fren­tó con la Troi­ka ni aca­bó con la aus­te­ri­dad, comenta el eco­no­mis­ta so­cia­lis­ta crí­ti­co Jo­sé Car­los Diez, quien se pre­gun­ta:

-¿ Qué ha pa­sa­do en Por­tu­gal des­de 2015 con el nue­vo go­bierno de iz­quier­das?

Y la res­pues­ta es ta­jan­te: “La pri­me­ra de­ci­sión de Cos­ta fue ne­go-

ciar un nue­vo ajus­te pa­ra cum­plir los ob­je­ti­vos de dé­fi­cit. Subió el im­pues­to a la ga­so­li­na y apli­có un du­ro re­cor­te de ca­si el 30% a la in­ver­sión pú­bli­ca. Re­ca­pi­ta­li­zó tres ban­cos con di­ne­ro pú­bli­co. Y del plan pa­ra lu­char contra la po­bre­za y la de­sigual­dad… nohay­no­ti­cias. En­cuan­to a las pen­sio­nes, subie­ron un0,4% el pa­sa­do año y un 0,6% és­te, con una in­fla­ción pre­vis­ta del 2% y con un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co la mi­tad que el es­pa­ñol.

Así, mien­tras que la iz­quier­da ofre­ce co­mo al­ter­na­ti­va el “mo­de­lo por­tu­gués”; Bru­se­las y los gran­des in­ver­so­res creen que Es­pa­ña es un ejem­plo a se­guir. Co­mo­des­ta­ca The Eco­no­mist las re­for­mas en­ca­ra­das por Es­pa­ña de­ben ser el ca­mino pa­ra la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca del sur de Eu­ro­pa.

EMI­LIO NARANJO / EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.