CRÍTICA DE AR­TE CUAN­DO LA MA­TE­RIA ES PRO­TA­GO­NIS­TA

Vic­tò­ria Ra­bal. Fu­ga y cap­tu­ra Di­bu­jo y es­cul­tu­ra | N 2 Ga­le­ria, Bar­ce­lo­na | Has­ta el 30 de ju­nio | Pre­cios de 450 a 2.500 eu­ros | Tel. 93 452 05 92

La Vanguardia - Dinero - - ALTERNATIVAS - Juan Bu­fill

“En­tre la fuer­za y la sua­vi­dad, la mano en­cuen­tra y la ca­be­za res­pon­de”. Es­ta ci­ta de Zhuang­zi la ha es­co­gi­do Vic­tò­ria Ra­bal co­mo in­tro­duc­ción a su ex­po­si- ción en la ga­le­ría N2. Pe­ro, ade­más, la ar­tis­ta ca­ta­la­na ha mo­di­fi­ca­do y com­ple­ta­do es­te pen­sa­mien­to pa­ra ex­pre­sar me­jor lo que su­ce­de –o le su­ce­de– en el ac­to de crea­ción, en su pro­ce­so men­tal y fí­si­co: “En­tre la fuer­za y la sua­vi­dad, la fu­ga y la cap­tu­ra, la men­te pro­po­ne, las ma­nos en­cuen­tran y la ma­te­ria res­pon­de”.

Es, en efec­to, la ma­te­ria –en es­te ca­so, el pa­pel crea­do con agua o el vi­drio crea­do con fuego, y am­bos con­so­li­da­dos por el ai­re–, el ele­men­to fun­da­men­tal en la obra de Ra­bal. Yla ma­te­ria, an­te­rior al ser hu­mano, cuan­do se pre­sen­ta co­mo una afir­ma­ción y una ex­pre­sión de sí mis­ma, apa­re­ce co­mo lo con­tra­rio de aque­llo que en nues­tra so­cie­dad más se fo­men­ta y enal­te­ce: el ego pro­yec­tán­do­se en el mun­do, el éxi­to in­di­vi­dual con­quis­tan­do al gran pú­bli­co, el cul­to su­per­fi­cial a la per­so­na­li­dad triun­fa­do­ra. En el ar­te ac­tual, exis­ten in­clu­so au­to­de­no­mi­na­dos “ar­tis­tas” que son só­lo per­so­na­jes y la an­tí­te­sis de la crea­ción ar­tís­ti­ca. Por ejem­plo, Jeff Koons. Al­gu­nos ape­nas sa­brían ofre­cer na­da sus­tan­cial y digno de aten­ción, pe­ro lo­gran se­du­cir ven­dien­do un ego y un au­ra de éxi­to mu­cho más gran­des que su ima­gi­na­ción y su sa­bi­du­ría. Sus obras in­ne­ce­sa­rias pue­den triun­far en una so­cie­dad aton­ta­da y cí­ni­ca. Yla ver­sión “pro­gre­sis­ta” de es­te fe­nó­meno mer­can­til la cons­ti­tu­yen los –y la– que ven­den a los mu­seos un dis­cur­so ideo­ló­gi­co o es­té­ti­co apa­ña­do, ade­cua­do, en al­gu­nos ca­sos opor­tu­nis­ta. Cla­ro que tam­bién hay ar­tis­tas de ver­dad, que des­cu­bren y re­pre­sen­tan vi­sio­nes nuevas. Y, en­tre ellos, quie­nes es­co­gen ce­der el pro­ta­go­nis­mo a la ma­te­ria re­pre­sen­tan una op­ción bas­tan­te lú­ci­da y fér­til, que –aun­que por su­pues­to no es la úni­ca vá­li­da– pue­de dar re­sul­ta­dos muy bue­nos si se acom­pa­ña de co­no­ci­mien­tos téc­ni­cos y ac­ti­tud ex­pe­ri­men­tal. En es­ta mues­tra de Vic­tò­ria Ra­bal las for­mas sig­ni­fi­ca­ti­vas son, prin­ci­pal­men­te, texturas del pa­pel rea­li­za­do por ella, con grie­tas y ro­tu­ras que son aper­tu­ras, y ac­ci­den­tes in­du­ci­dos en un vi­drio so­pla­do, in­fla­do y aco­ta­do por ma­llas de me­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.