Una cons­pi­ra­ción a me­dio ca­mino

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

La ex­por­ta­ción no bas­ta por sí so­la pa­ra ti­rar de una gran eco­no­mía co­mo Bra­sil

El com­plot po­lí­ti­co y judicial con­tra el PT se ha vuel­to aho­ra con­tra sus ins­ti­ga­do­res

lo que ase­so­ra­ba al PSDB. “Tenemos pro­ble­mas macro y mi­cro; la in­ver­sión se ha des­plo­ma­do en los úl­ti­mos años y no se re­cu­pe­ra”.

Los mer­ca­dos die­ron el vo­to de con­fian­za a Te­mer en los pri­me­ros me­ses, con fuer­tes subidas del la bol­sa y del real. Se ge­ne­ró un mar­gen pa­ra una se­rie de ba­ja­das de ti­pos de in­te­rés des­de el 16% en 2015 has­ta el 10% ac­tual­men­te. Pe­ro aho­ra cre­cen los te­mo­res de que la cri­sis po­lí­ti­ca y las subidas de­ti­pos enEE.UU. pue­den­qui­tar­le es­pa­cio al ban­co cen­tral. Eso se­ría un pro­ble­ma se­rio por­que la deu­da pú­bli­ca ha subido del 56% enel 2014 al 75% del PIBes­te añoy los cos­tes deser­vi­cio son­gi­gan­tes­cos, equi­va­len­tes al 7,6% del PIB. Asi­mis­mo las gran­des em­pre­sas bra­si­le­ñas, li­de­ra­das por Pe­tro­bras, arras­tran enor­mes can­ti­da­des de deu­da.

El úni­co ob­je­ti­vo lo­gra­do del Puen­te pa­ra el fu­tu­ro es la ba­ja­da de in­fla­ción del 10,7% en el 2005al 4,2% aho­ra. Pe­ro es­to se de­be al co­lap­so de la de­man­da en la re­ce­sión mas gra­ve de la his­to­ria. Es más, los ti­pos de in­te­rés reales –el ver­da­de­ro cos­te de ca­pi­tal pa­ra las em­pre­sas- son más al­tos que an­tes de­bi­do a la des­in­fla­ción. No es de ex­tra­ñar que la in­ver­sión no se re­cu­pe­re.

La otra pa­ta del plan -ren­ta­bi­li­zar po­lí­ti­ca­men­te la re­da­da an­ti corrupción con­tra el PT- tam­po­co ha sa­li­do tal y co­mo­se­que­ría. Tras diez­mar a la cú­pu­la del PT, la in­ves­ti­ga­ción la­va ja­to ha des­pla­za­do su pun­to de mi­ra. Pri­mer ob­je­ti­vo: Aecio Ne­ves , acu­sa­do de re­ci­bir cohe­chos y blan­quear di­ne­ro, jun­to a otras fi­gu­ras cla­ve del PSDB. Se­gun­do blan­co: el mis­mí­si­mo pre­si­den­te Te­mer- lí­der del Par­ti­do del Mo­vi­mien­to de­mó­cra­ta de Bra­sil (PMDB) co­no­ci­do cáus­ti­ca­men­te co­mo el “par­ti­do en al­qui­ler”. Te­mer fue gra­ba­do ani­man­do al pre­si­den­te de la mul­ti­na­cio­nal cár­ni­ca JBS a pa­gar sobornos pa­ra com­prar el si­len­cio a un com­pa­ñe­ro de par­ti­do en­car­ce­la­do. Es­ta se­ma­na el fis­cal ge­ne­ral de Bra­sil ha acu­sa­do a Te­mer de co­brar sobornos por ca­si 10 mi­llo­nes de eu­ros. Te­mer es el pre­si­den­te me­nos po­pu­lar de la his­to­ria. Moody’s ci­tó el es­cán­da­lo al re­ba­jar su ca­li­fi­ca­ción de deu­da bra­si­le­ña.

To­does­to­com­pli­ca so­bre­ma­ne­ra la ter­ce­ra fase del plan de los li­be­ra­les re­for­mis­tas del PSDB: ga­nar las elec­cio­nes del 2018. El ex pre­si­den­te, Luis Ina­cio Lu­la da Sil­va si­gue sien­do el can­di­da­to pre­si­den­cial que más apo­yo tie­ne en los son­deos, en torno al 30%. Pe­se a ser in­ves­ti­ga­do por corrupción tam­bién, Lu­la man­tie­ne su apo­yo en el an­tes atra­sa­do no­res­te de Bra­sil, que fue trans­for­ma­do ba­jo los Go­bier­nos del PT gra­cias a pro­gra­mas so­cia­les co­mo Bol­sa Fa­mi­lia y cré­di­tos sub­ven­cio­na­do a las fa­mi­lias po­bres.

Aho­ra, Lu­la es­tá in­ten­tan­do li­de­rar el re­cha­zo -pal­pa­ble en to­do el país- a las re­for­mas de Te­mer. La de las pen­sio­nes ha le­van­ta­do am­po­llas por­que su­biría la edad de ju­bi­la­ción de tra­ba­ja­do­res cu­ya es­pe­ran­za de vi­da es bas­tan­te ba­ja. “Con la re­for­ma de las pen­sio­nes el tra­ba­ja­dor va a mo­rir an­tes de re­ci­bir una pen­sión”, anun­cia un enor­me car­tel en las ca­rre­te­ras del es­ta­do ama­zó­ni­co de Ro­rai­ma. “La re­for­ma de pen­sio­nes ya no pa­sa­rá en el Con­gre­so”, di­jo Lu­cas Ara­gao, ana­lis­ta po­lí­ti­co en Bra­si­lia.

La­re­for­ma­la­bo­ral que­re­du­ce­la pro­tec­ción de em­pleo y fle­xi­bi­li­za la jor­na­da la­bo­ral sí fue apro­ba­da en el con­gre­so la se­ma­na pa­sa­da mien­tras ma­ni­fes­tan­tes de los sin­di­ca­tos y huel­guis­tas, con pan­car­tas que re­za­ban “Fue­ra Te­mer”, blo­quea­ban las ca­lles en la ca­pi­tal y otras ciu­da­des. La ley de con­trol del gas­to que pa­ra­li­za el gas­to pú­bli­co du­ran­te 20 años es otra me­di­da po­lé­mi­ca que ha desata­do la ira po­pu­lar. El po­de­ro­so gru­po me­diá­ti­co Glo­bo se ha su­ma­do a la cam­pa­ña con­tra Te­mer.

Pa­ra las ins­ti­tu­cio­nes de Washington co­mo el FMI o el Ban­co Mun­dial, Bra­sil es el ejem­plo tí­pi­co de un país pro­duc­tor de ma­te­rias pri­mas que no su­po ges­tio­nar los años de bo­nan­za pa­ra pre­ve­nir la cri­sis. “Si us­ted no aho­rra en los tiem­pos bue­nos va a te­ner que re­cor­tar gas­to en los tiem­pos ma­los”, di­jo Car­los Végh, el eco­no­mis­ta res­pon­sa­ble de Amé­ri­ca La­ti­na del Ban­co Mun­dial (ver la en­tre­vis­ta en la si­guien­te pá­gi­na).

El gas­to del go­bierno cen­tral subió del 11% al 20% del PIB en­tre 1992 y el 2017. El dé­fi­cit pú­bli­co subió del 0,3% enel 2011 al 10% del PIBe­nel2015. Pes­soa cri­ti­ca a Lu­la y Dil­ma por “adop­tar po­lí­ti­cas he­te­ro­do­xas de cré­di­tos sub­ven­cio­na­dos a cam­peo­nes na­cio­na­les acon­se­ja­das por eco­no­mis­tas de iz­quier­das que han re­sul­ta­do muy cos­to­sas por­que los ti­pos de in­te­rés en Bra­sil son muy ele­va­dos”.

Pe­ro es­tos mis­mos eco­no­mis­tas he­te­ro­do­xos in­ter­pre­tan de­for­ma dis­tin­ta la cau­sa y el efec­to de la cri­sis “Ja­más hu­bo un ex­ce­so de la­xi­tud fis­cal; te­nía­mos un su­per­avit pri­ma­rio muy al­to (sin in­cluir cos­tes de intereses) del 8% en el 2011; lo que ocu­rrió es que Dil­ma hi­zo un ajus­te de­ma­sia­do du­ro y la eco­no­mía se co­lap­só”, di­ce Car­los Pin­kus­feld, de la Uni­ver­si­dad fe­de­ral de Rio.

Asi­mis­mo, los ti­pos dis­pa­ra­dos de in­te­rés pue­den no ser el re­sul­ta­do de la cri­sis fis­cal sino la cau­sa, ya que as­fi­xian la eco­no­mía y re­du­cen los in­gre­sos al es­ta­do. “La úni­ca for­ma de sa­lir de es­te es­tan­ca­mien­to es me­dian­te la in­ver­sión pú­bli­ca”, di­ce Mar­ce­lo Mit­ter­hoff eco­no­mis­ta del gi­gan­tes­co ban­co pú­bli­co BNDS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.