La in­for­ma­ción es el or­den

Hidalgo une fí­si­ca, bio­lo­gía y eco­no­mía pa­ra mos­trar có­mo las re­des de per­so­nas son la cla­ve pa­ra cre­cer

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - Jus­to Ba­rran­co

La Tie­rra es una bur­bu­ja en un uni­ver­so in­hós­pi­to gra­cias a que acu­mu­la in­for­ma­ción

El fí­si­co chi­leno Cé­sar Hidalgo, que coor­di­na el gru­po Macro Con­nec­tions en el MIT Me­dia Lab de Mas­sa­chus­setts, re­cuer­da bien la no­che que na­ció su hi­ja iris en una ha­bi­ta­ción alum­bra­da por lám­pa­ras in­can­des­cen­tes ba­jo la mú­si­ca que iba ele­gía el al­go­rit­mo de un or­de­na­dor. Fue un via­je de só­lo unos cen­tí­me­tros, pe­ro fue un via­je en el tiem­po des­de un pa­sa­do re­mo­to a un pre­sen­te fan­tás­ti­co: en el úte­ro ha­bía ex­pe­ri­men­ta­do un mun­do que no era dis­tin­to al de los be­bés de ha­ce cien mil años, y lle­ga­ba a otro in­fi­ni­ta­men­te más com­ple­jo que aquel en el cual evo­lu­cio­nó la es­pe­cie hu­ma­na, po­bla­do de ob­je­tos tan­gi­bles so­ña­dos an­tes de ser crea­dos. La di­fe­ren­cia no es la na­tu­ra­le­za fí­si­ca de la ma­te­ria que te­nía al­re­de­dor, sino la ma­ne­ra en la que es­tá or­ga­ni­za­da. Ye­se or­den fí­si­co es in­for­ma­ción.

La in­for­ma­ción, de la que es­tá pre­ña­do nues­tro mun­do, ex­pli­ca Hidalgo en el fas­ci­nan­te li­bro El triun­fo de la in­for­ma­ción, no es una co­sa, sino el or­den de las co­sas. Or­den fí­si­co, aun­que hoy la con­tem­ple­mos co­mo al­go eté­reo. To­dos los ob­je­tos al­re­de­dor de Iris plas­ma­ban to­ne­la­das de in­for­ma­ción acu­mu­la­da: las lám­pa­ras mos­tra­ban nues­tra com­pren­sión de la elec­tri­ci­dad, la ener­gía y los ma­te­ria­les. Tam­bién lle­van to­ne­la­das de in­for­ma­ción las mo­lé­cu­las de ADN. Y el sis­te­ma de pre­cios trans­mi­te in­for­ma­ción en el mer­ca­do a los agen­tes. Y vis­ta des­de el es­pa­cio, la Tie­rra es una bur­bu­ja de in­for­ma­ción: en un uni­ver­so in­hós­pi­to en el que lo que cre­ce es la en­tro­pía, el des­or­den, en el pla­ne­ta azul la in­for­ma­ción se con­cen­tra y cre­ce con­ti­nua­men­te.

¿Por qué aquí sí y ca­da vez más? ¿Có­mo? Hidalgo em­pren­de un via­je que tien­de puentes en­tre los fac­to­res fí­si­cos, bio­ló­gi­cos, so­cia­les y eco­nó­mi­cos que con­tri­bu­yen al cre­ci­mien­to de la in­for­ma­ción y que li­mi­tan nues­tra ca­pa­ci­dad de pro­ce­sar­la. La in­for­ma­ción, se­ñal a, es más an­ti­gua que la vi­da y en los sis­te­mas más sim­ples sur­ge es­pon­tá­nea­men­te, pe­ro, una vez lle­ga­da la vi­da, los hu­ma­nos so­mos ani­ma­les es­pe­cia­les que he­mos desa­rro­lla­do una enor­me ca­pa­ci­dad de co­di­fi­car gran­des vo­lú­me­nes de in­for­ma­ción fue­ra de nues­tro cuer­po. Des­de las fle­chas a la nu­be. So­mos ca­pa­ces de crear re­pre­sen­ta­cio­nes fí­si­cas de los ob­je­tos que ima­gi­na­mos.

En la so­cie­dad mo­der­na se ne­ce­si­ta una enor­me acu­mu­la­ción pa­ra que la in­for­ma­ción si­ga cre­cien­do, pe­ro las per­so­nas, in­di­vi­dual­men­te, tenemos una ca­pa­ci­dad li­mi­ta­da de pro­ce­sa­mien­to. En­tre los pro­ce­sos que per­mi­ten que los gru­pos de per­so­nas pro­duz­can in­for­ma­ción es­tá la for­ma­ción de las re­des so­cia­les y pro­fe­sio­na­les que pro­ce­san in­for­ma­ción so­cial­men­te y que im­pli­can la acu­mu­la­ción de co­no­ci­mien­to y know­how, la ca­pa­ci­dad de lle­var a ca­bo ac­cio­nes aun sin ex­pli­cár­se­lo. Las ac­ti­vi­da­des más com­ple­jas ne­ce­si­tan re­des más gran­des. Y esa acu­mu­la­ción del co­no­ci­mien­to y el know­how en cier­tas re­des hu­ma­nas, unas re­des li­mi­ta­das por fac­to­res his­tó­ri­cos e ins­ti­tu­cio­na­les, re­sul­ta en de­sigual­da­des glo­ba­les. El cre­ci­mien­to de­la in­for­ma­ción, con­clu­ye, es la esen­cia del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Y a lar­go pla­zo el nivel de ren­ta de una­re­gión se apro­xi­ma­rá a la com­ple­ji­dad de su eco­no­mía.

EM­MA KIM / GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.