EL CO­CHE DE PRO­DUC­CIÓN MÁS CARO DEL MUN­DO

La Vanguardia - Dinero - - ALTERNATIVAS - Da­niel Bal­cells

Las crea­cio­nes ex­clu­si­vas, los di­se­ños es­pe­cia­les y las ca­rro­ce­rías a me­di­da for­man una par­te esen­cial de la cen­te­na­ria his­to­ria de la fir­ma bri­tá­ni­ca. El lu­jo, el pres­ti­gio, la tra­di­ción y la ex­ce­len­cia es­tán en el co­ra­zón de su iden­ti­dad co­mo mar­ca, pe­ro Rolls-Roy­ce es, so­bre to­do, si­nó­ni­mo de tra­ba­jo ar­te­sa­nal. Es por ello que la me­jor ex­pre­sión de la sin­gu­la­ri­dad y el cul­men de la ex­clu­si­vi­dad de es­te le­gen­da­rio fabricante de au­to­mó­vi­les de “al­ta cos­tu­ra” son los mo­de­los tai­lor ma­de. Úni­cos, es­pe­cí­fi­cos e in­com­pa­ra­bles en­tre sí, de to­dos ellos, qui­zás el más es­pe­cial sea el Swep­tail. No por sus es­pe­cia­les for­mas, ni por sus opu­len­tos ma­te­ria­les –que tam­bién– sino por su cos­te fi­nal: se tra­ta del co­che de pro­duc­ción más caro del mun­do. Aun­que no hay ci­fras ofi­cia­les, se es­ti­ma que su pre­cio po­dría si­tuar­se en­torno a los 10.000.000 £, unos 11,5 mi­llo­nes de eu­ros.

Allá por 2013, un clien­te (co­lec­cio­nis­ta de avio­nes y bar­cos) con­tac­tó con el fabricante de la do­ble R con la in­ten­ción de que los di­se­ña­do­res de la com­pa­ñía plas­ma­ran su pro­pia idea de di­se­ño y crea­ran su vi­sión, su sue­ño: com­bi­nar sus dos pa­sio­nes en un cu­pé de dos pla­zas y te­cho pa­no­rá­mi­co ins­pi­ra­do en los ya­tes clá­si­cos mo­der­nos y en los ma­jes­tuo­sos Rolls de prin­ci­pios del s. XX. A lo lar­go de va­rios años, el di­rec­tor de di­se­ño, Gi­les Tay­lor, y su equi­po han com­par­ti­do el pro­ce­so crea­ti­vo con su fu­tu­ro pro­pie­ta­rio pa­ra ma­te­ria­li­zar aque­lla idea.

El Con­cur­so de Ele­gan­cia Vi­lla d’Es­te 2017, ce­le­bra­do ha­ce unas se­ma­nas a ori­llas del la­go de Co­mo y don­de ca­da año se dan ci­ta los au­to­mó­vi­les más ex­clu­si­vos del mun­do, ha si­do el es­ce­na­rio ele­gi­do por Tors­ten Mü­ller-Öt­vös, con­se­je­ro de­le­ga­do de Rolls-Roy­ce Mo­tor Cars, pa­ra pre­sen­tar­lo en so­cie­dad. El Swep­tail, de­no­mi­na­do así en un gui­ño a la co­la con re­mi­nis­cen­cias náuticas de al­gu­nos Rolls de los años 20, po­see una si­lue­ta flui­da y ele­gan­te en for­ma de lá­gri­ma que de­fi­ne la gran­de­za y el dra­ma­tis­mo de su ca­rác­ter. En el ha­bi­tácu­lo, la sim­pli­ci­dad y el mi­ni­ma­lis­mo pu­ri­fi­can una at­mós­fe­ra in­te­rior que des­ti­la or­den, per­fec­ción, pul­cri­tud y bie­nes­tar sen­so­rial. Ge­ne­ro­sas can­ti­da­des de ma­de­ra de ébano de Ma­da­gas­car y Pal­dao de po­ro abier­to re­ma­ta­das con pre­ci­sión re­lo­je­ra y en­sam­bla­das a mano con­for­man el sun­tuo­so y con­tem­po­rá­neo en­torno ha­bi­ta­ble del Swep­tail.

Tras la icó­ni­ca re­ji­lla de pan­teón co­ro­na­da por el Es­pí­ri­tu

del Éx­ta­sis ya­ce un mo­nu­men­tal blo­que V12 de 6,75 li­tros he­re­da­do del Phan­tom que ero­ga 450 CV de po­ten­cia pa­ra que el pa­trón de es­te ya­te de lu­jo sur­que el as­fal­to a pla­cer.

El co­che cuen­ta con un jue­go de ma­le­tas

bes­po­ke y una ne­ve­ra pa­ra el cham­pán

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.