Su­sa­na Mar­tín Belmonte pi­de de­mo­cra­ti­zar la crea­ción de di­ne­ro

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - Blai Fe­lip Pa­lau

Cuan­do­la su­cur­sal de un ban­co­con­ce­de un prés­ta­mo a un clien­te, no po­see enab­so­lu­to en­la ca­ja ese di­ne­ro. En reali­dad, lo crea de la na­da en el mo­men­to de pres­tar lo. A los ban­cos no les cues­ta na­da y, ade­más, co­bran in­te­rés. Y lo ha­cen sin que na­die les con­tro­le. La eco­no­mis­ta Su­sa­na Mar­tín Belmonte es­tá em­bar­ca­da des­de ha­ce años en el ob­je­ti­vo de ha­cer in­te­li­gi­ble pa­ra el ciu­da­dano es­ta cues­tión fun­da­men­tal del ca­pi­ta­lis­mo fi­nan­cie­ro: có­mo se crea el di­ne­ro y por qué las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras tie­nen la ex­clu­si­va de crea­ción del di­ne­ro, ya que los ban­cos cen­tra­les so­lo crean el efec­ti­vo. Lo ex­pli­ca con ri­gu­ro­si­dad y pe­da­go­gía en­su­li­bro Na­daes­tá per­di­do. Un sis­te­ma mo­ne­ta­rio y fi­nan­cie­ro al­ter­na­ti­vo y sano (Ica­ria, 2011) y en su blog (So­be­ra­nia­fi­nan­cie­ra.org). Su afán es cla­ro: con más re­gu­la­ción y sin esa ex­clu­si­vi­dad, “la eco­no­mía se de­mo­cra­ti­za” y se pue­den to­mar de­ci­sio­nes va­lo­ran­doel “in­te­rés so­cial” de­las in­ver­sio­nes. Mar­tín Belmonte, que tra­ba­ja en el proyecto eu­ro­peo, jun­to con el ayun­ta­mien­to de Bar­ce­lo­na pa­ra crear una mo­ne­da so­cial, ar­gu­men­ta sus teo­rías eco­nó­mi­cas.

Ca­pi­ta­lis­mo im­per­fec­to “El ca­pi­ta­lis­mo no­fun­cio­na­bien, tie­ne cri­sis pe­rió­di­cas y la idea ge­ne­ral es que de­be­mos con­for­mar­nos con que sea así. Es­te con­for­mis­mo se de­be a que­las so­lu­cio­nes se bus­can fue­ra de­la esen­cia del ca­pi­ta­lis­mo, fue­ra del sis­te­ma mo­ne­ta­rio y fi­nan­cie­ro. Por ello, es bá­si­co co­no­cer có­mo se crea el di­ne­ro”.

Di­ne­ro ‘má­gi­co’ “Los ban­cos crean el di­ne­ro de la na­da cuan­do lo pres­tan. Yo lo es­cri­bí enel 2011, enel li­bro, ynoe­ra al­go nue­vo, pe­ro se co­no­cía po­co fue­ra del ám­bi­to ban­ca­rio. En el 2014, el Ban­co de Inglaterra pu­bli­có un ar­tícu­lo en el que ex­pli­ca­ba lo mis­mo: que en la eco­no­mía mo­der­na, el di­ne­ro se crea, esen­cial­men­te, cuan­do los ban­cos pres­tan, cuan­do crean de­pó­si­tos. Pe­ro una en­cues­ta en­tre dipu­tado s del Reino Uni­do de­mos­tró queel90% no sa­bía bien có­mo se crea el di­ne­ro ... y se de­di­can ala fun­ción pú­bli­ca. La cri­sis fi­nan­cie­ra ha in­cen­ti­va­do es­tu­dios so­bre es­tas cues­tio­nes y ca­da vez hay más mo­vi­mien­tos que re­cla­man cam­biar el sis­te­ma mo­ne­ta­rio y fi­nan­cie­ro”.

Eco­no­mía fue­ra de con­trol “Mu­cha gen­te pre­di­jo la cri­sis, pe­ro exac­ta­men­te en qué mo­men­to se ma­ni­fies­ta, eso no lo sa­be na­die. Es­tá en ma­nos de in­fi­ni­dad de per­so- nas el man­te­ner la con­fian­za en unos ac­ti­vos oper­der­la de re­pen­te y en­ton­ces em­pe­zar a ven­der y pre­ci­pi­tar la caí­da. Se lle­ga ahí por una com­bi­na­ción de fac­to­res: la pren­sa, la ac­tua­li­dad, la con­fian­za de la gen­te, ba­sa­da en te­mas ab­sur­dos, irrea­les... No hay al­guien ahí, al man­do de to­do, y es­to es lo más pe­li­gro­so”.

La re­gu­la­ción (co­mo mí­ni­mo) “Cuan­do to­mas con­cien­cia de que los ban­cos crean di­ne­ro, la re­gu­la­ción se ha­ce ca­da vez más ne­ce­sa­ria, pe­ro es in­su­fi­cien­te. La ex­pe­rien­cia nos ha de­mos­tra­do que la ca­pa­ci­dad de crear di­ne­ro es un po­der tan fuerte que, por ejem­plo, tú pue­des pres­tar un di­ne­ro a un par­ti­do po­lí­ti­co y ol­vi­dar­te de es­te prés­ta­mo, no pe­dir que te lo de­vuel­va nun­ca. Con fa­vo­res así, que so­lo tú pue­des dar, pue­des lo­grar que los que re­gu­lan se ‘ol­vi­den’ de re­gu­lar­te o de que nun­ca cam­bien la ley. Cuan­do tie­nes el po­der­de­crear di­ne­ro, es muy­di­fí­cil que al­guien te re­gu­le de ver­dad”.

Más crea­do­res de di­ne­ro “La úni­ca sa­li­da, a nivel po­lí­ti­co, es que, ade­más de re­gu­lar los ban­cos, ha­ya más per­so­nas y en­ti­da­des con la ca­pa­ci­dad de crear di­ne­ro: de­mo­cra­ti­zar la crea­ción mo­ne­ta­ria. Aho­ra ne­ce­si­tas te­ner una ri­que­za enor­me pa­ra en­trar en el club de los crea­do­res de di­ne­ro, que son quie­nes tie­nen una li­cen­cia ban­ca­ria. Ese club, re­du­ci­do, tie­ne esa pre­rro­ga­ti­va de po­der com­prar al po­der po­lí­ti­co, por­que real­men­te na­die más pue­de ha­cer­lo”.

Con­fian­za más repartida “Es esen­cial de­mo­cra­ti­zar la crea­ción mo­ne­ta­ria y pa­ra con­se­guir­lo ne­ce­si­ta­mos unas es­truc­tu­ras, que aún no exis­ten, que no es­tán per­fec­cio­na­das, de crea­ción de con­fian­za, de crea­ción de un re­gis­tro de repu­tación de em­pre­sas, de par­ti­cu­la­res... Es­toy a fun­cio­na cuan­do co­me­mos en un res­tau­ran­te o re­ser­va­mos una ha­bi­ta­ción en ser­vi­cios on­li­ne: nos fia­mos de la pun­tua­ción que le otor­gan otros usua­rios. Con el di­ne­ro pa­sa lo mis­mo; al fi­nal, el di­ne­ro es con­fian­za. Pe­ro lo que ha­ce un ban­co es mer­can­ti­li­zar la in­cer­ti­dum­bre: te di­ce, yo te pres­to y, co­mo no sé­sil ovas a de­vol­ver, te co­bro por es­ta in­cer­ti­dum­bre ”. Mar­tín Belmonte po­ne el ejem­plo de Coop 57, coo­pe­ra­ti­va de cré­di­to, que ayu­dó a fi­nan­ciar las re­for­mas que ne­ce­si­ta­ba una es­cue­la de di­bu­jo en Bar­ce­lo­na. ¿Quién la ava­ló? ¿Dón­de es­ta­ba la con­fian­za? En los pa­dres de los alum­nos y su com­pro- mi­so de se­guir lle­van­do a sus hi­jos a esa es­cue­la: “Es­te ca­so de­mues­tra que, con nue­vos sis­te­mas fi­nan­cie­ros co­la­bo­ra­ti­vos, el ries­go de mo­ro­si­dad pue­de acer­ca­se a ce­ro”.

Nue­vos ac­to­res “A los ban­cos, el ob­je­ti­vo de la in­ver­sión les da bas­tan­te igual si la re­cu­pe­ran: es­tu­dian el ries­go y la ren­ta­bi­li­dad y no tie­nen en cuen­ta el ob­je­ti­vo so­cial, sal­vo que sea ban­ca éti­ca o coope­ra­ti­vas de cré­di­to, que crean di­ne­ro de una for­ma ló­gi­ca y sos­te­ni­ble y con un im­pac­to so­cial po­si­ti­vo. Des­afor­tu­na­da­men­te, el vo­lu­men de ac­ti­vos que ma­ne­jan es­te tipo de en­ti­da­des es muy ba­jo.”

¿Y las mo­ne­das so­cia­les? “Son nue­vos ac­to­res pe­ro tam­bién ge­ne­ran un nue­vo tipo de di­ne­ro di­gi­tal. Aho­ra, un ban­co ted ala­ga­ran­tía de­queel de­pó­si­to ban­ca­rio es di­ne­ro que pue­des can­jea­ren efec­ti­vo o pue­des trans­fe­rir a otra en­ti­dad fi­nan­cie­ra. Es una ga­ran­tía di­fí­cil de cum­plir, por lo que los re­gu­la­do­res exi­gen re­qui­si­tos muy du­ros a los ban­cos pa­ra crear ese tipo de di­ne­ro. Pe­ro es inú­til, el sis­te­ma fi­nan­cie­ro es in­he­ren­te­men­te ines­ta­ble, pues de­pen­de de que la gen­te no va­ya al ban­co a re­ti­rar sus de­pó­si­tos. Sin em­bar­go las mo­ne­das so­cia­les son otro tipo de di­ne­ro. Es­te nue­vo di­ne­ro te da la ga­ran­tía de que pue­des gas­tar­lo en bie­nes y ser­vi­cios… Es una ga­ran­tía rea­lis­ta, que se pue­de cum­plir, que da­ría lu­gar a un sis­te­ma fi­nan­cie­ro más es­ta­ble y, cuan­do lo usa­ra to­do el mun­do, se­ría igual de útil, te per­mi­ti­ría com­prar to­do lo que ne­ce­si­ta­ses. Las mo­ne­das so­cia­les fun­cio­nan en­mu­chos paí­ses, y hay al­gu­nos ca­sos de éxi­to. Una­po­yo más de­ci­di­do de las ad­mi­nis­tra­cio­nes, y un de­ba­te pú­bli­co so­bre el te­ma ayu­da­ría a crear con­fian­za en­tre los ciu­da­da­nos”.

Fuen­te de de­sigual­dad “Los intereses son un me­ca­nis­mo de­de­si­gual­da­des eco­nó­mi­cas enor­me: lle­van di­ne­ro de las ca­pas más bajas de la po­bla­ción a las ca­pas más al­tas. El in­te­rés lo pa­ga­mos to­dos, por­que es­tá in­clui­do en el pre­cio de los pro­duc­tos. En to­do pa­ga­mos intereses; pa­ga­mos cos­te de ca­pi­tal y es­te cos­te va di­rec­ta­men­te a quien más­di­ne­ro­tie­ne. Es­te­nue­vo­ti­po­de di­ne­ro no cobraría in­te­rés y no con­tri­bui­ría en la de­sigual­dad”.

Adiós, in­te­rés “Nor­mal­men­te, las mo­ne­das so­cia­les se crean sin in­te­rés. El tipo de cré­di­to que sue­le dar­se con mo­ne­das so­cia­les es cré­di­to pa­ra cir­cu­lan­te, pa­ra bie­nes que es­tán lis­tos pa­ra en­trar en el mer­ca­do, y en es­te ca­so, el co­bro del in­te­rés no­tie­ne nin­gu­na jus­ti­fi­ca­ción cuan­do pien­sas que el di­ne­ro se crea de la na­da. Es evi­den­te que hay que ha­llar me­ca­nis­mo s de ges­tión del ries­go de cré­di­to que sus­ti­tu­yan el co­bro del in­te­rés, y en es­te cam­po aún que­da mu­cho por ha­cer. Las mo­ne­das so­cia­les tie­nen que ir acom­pa­ña­das de la crea­ción de sis­te­mas de mi­cro­ava­les P2P u otros sis­te­mas de ges­tión del ries­go de cré­di­to, sis­te­mas de rating so­cia­les y de prio­ri­zar las in­ver­sio­nes so­cia­les… Ve­re­mos gran­de­sa­van­ce­sen los pró­xi­mos tiem­pos .”

Su­sa­na Mar­tín Belmonte

Eco­no­mis­ta, au­to­ra de ‘Na­da es­tá per­di­do’

La eco­no­mis­ta Su­sa­na Mar­tín Belmonte re­cla­ma que el enor­me po­der que da la po­si­bi­li­dad de crear di­ne­ro, no es­té so­lo en ma­nos de los ban­cos y se de­mo­cra­ti­ce pa­ra fre­nar la de­sigual­dad y me­jo­rar la es­ta­bi­li­dad de la eco­no­mía

XAVIER CERVERA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.