J.L. Mar­tí­nez Cam­pu­zano

Pri­sio­ne­ros de los mer­ca­dos

La Vanguardia - Dinero - - INPUT | LA OPINIÓN - J.L. Mar­tí­nez Cam­pu­zano Por­ta­voz de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Ban­ca (AEB)

Las com­pa­re­cen­cias pú­bli­cas del Pre­si­den­te del Bun­des­bank, Jens Weid­mann, son siem­pre in­tere­san­tes. En va­rias oca­sio­nes ha si­do muy crí­ti­co con las ex­tre­mas me­di­das de po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria ex­pan­si­va a nivel mun­dial. Sin em­bar­go, nun­ca se ha opues­to for­mal­men­te a la ac­tua­ción del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo.

Weid­mann nos de­ja es­ta se­ma­na tres men­sa­jes. El pri­me­ro, que el lí­mi­te de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria ex­pan­si­va es la es­ta­bi­li­dad de los pre­cios. El se­gun­do, la im­por­tan­cia de res­pe­tar la fron­te­ra en­tre po­lí­ti­ca fis­cal y la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria. Y por úl­ti­mo, ha de­ja­do cla­ro que la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria no es­tá al ser­vi­cio de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros.

Sus dos pri­me­ras ideas no son nue­vas, pe­ro sí lo es su úl­ti­ma ad­ver­ten­cia, que coin­ci­de con los avi­sos de la Fed (Fis­her) so­bre los po­ten­cia­les ex­ce­sos que la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria ex­pan­si­va pro­vo­ca en las va­lo­ra­cio­nes de al­gu­nos ac­ti­vos fi­nan­cie­ros. En bús­que­da de la in­fla­ción de bie­nes y ser­vi­cios, los ban­cos cen­tra­les pue­den pro­vo­car la in­fla­ción de ac­ti­vos fi­nan­cie­ros.

Una po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria ex­pan­si­va en ex­ce­so, en mag­ni­tud y du­ra­ción, es una ame­na­za po­ten­cial pa­ra la es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra. Los ban­cos asu­men un ma­yor cos­te co­mo con­se­cuen­cia de la pro­lon­ga­ción de las me­di­das ul­tra ex­pan­si­vas en el tiem­po. Se tra­ta del de­te­rio­ro de sus re­sul­ta­dos y de la fal­ta de cer­ti­dum­bre al desa­rro­llar su es­tra­te­gia. Si con­si­de­ra­mos tam­bién la exis­ten­cia de una re­gu­la­ción ex­tre­ma, qui­zás va­lo­re­mos en su jus­ta me­di­da los es­fuer­zos del sec­tor pa­ra ser efi­cien­tes y com­pe­ti­ti­vos. Por eso, la co­mu­ni­ca­ción de­be ser una prio­ri­dad pa­ra los ban­cos cen­tra­les. Con ella pue­den an­ti­ci­par un fu­tu­ro cam­bio de ses­go que obli­gue a los in­ver­so­res a ser más se­lec­ti­vos. El di­se­ño de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria de­be par­tir de una es­tra­te­gia cla­ra de nor­ma­li­za­ción, ex­pues­ta de for­ma trans­pa­ren­te y res­pon­sa­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.