Cri­sis sin fin en Bra­sil

El plan “Puen­te pa­ra el fu­tu­ro” pro­me­tía re­for­mas pa­ra su­pe­rar la cri­sis, pe­ro la eco­no­mía se es­tan­ca y los fis­ca­les an­ti­co­rrup­ción ame­na­zan ya al pre­si­den­te

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Andy Ro­bin­son São Pau­lo

Pon­te pa­ra o fu­tu­ro. Ese era el nom­bre del pro­gra­ma eco­nó­mi­co ela­bo­ra­do en el 2015 por el equi­po de Mi­chel Te­mer an­tes de re­ma­tar el pro­ce­so de des­ti­tu­ción de Dil­ma Rous­seff. Dos años des­pués, con una eco­no­mía es­tan­ca­da y el mis­mo pre­si­den­te acu­sa­do de gra­ves de­li­tos de corrupción, el puen­te pro­me­ti­do em­pie­za a re­cor­dar aquel li­bro de Ste­fan Zweig en 1941, aho­ra ma­te­ria pa­ra chis­tes mor­da­ces: Bra­sil: tie­rra del

fu­tu­ro.

El plan de la opo­si­ción bra­si­le­ña, el li­be­ral PSDB, cu­yo lí­der Aecio Ne­ves ha­bía per­di­do las elec­cio­nes del 2014 por un mar­gen es­tre­cho, era el si­guien­te. Pri­me­ro: apo­yar pú­bli­ca­men­te la in­ves­ti­ga­ción an­ti corrupción en­ca­be­za­da por el juez Sergio Mo­ro , co­no­ci­do co­mo La­va ja­to (la­va co­ches) y cen­tra­da en­ton­ces, prin­ci­pal­men­te en el par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res (PT) y la red de sobornos de la pe­tro­le­ra es­ta­tal Pe­tro­bras.

Se­gun­do: con­ver­tir las gran­des ma­ni­fes­ta­cio­nes de las cla­ses aco­mo­da­das de São Pau­lo y Río con­tra el PT en el vehícu­lo pa­ra des­ti­tuir a Rous­seff, acu­sa­da de irres­pon­sa­bi­li­dad fis­cal e inep­ti­tud ma­cro­eco­nó­mi­ca en una atroz co­yun­tu­ra de re­ce­sión e in­fla­ción de dos dí­gi­tos. Una vez lo­gra­do el im

peach­ment de Rous­seff, se adop­ta­ría un pro­gra­ma de ajus­te más o me­nos or­to­do­xo ba­jo el nue­vo pre­si­den­te Mi­chel Te­mer, tal y co­mo pe­dían el FMI y los eco­no­mis­tas en las se­des ban­ca­rias y cor­po­ra­ti­vas de São Pau­lo.

El pro­gra­ma pro­me­tía es­ta­bi­li­zar la deu­da en re­la­ción con el PIB, ba­jar la in­fla­ción, re­for­mar el cos­to­so sis­te­ma de pen­sio­nes pú­bli­cas, y des­re­gu­lar el mer­ca­do de tra­ba­jo. Una vez res­tau­ra­da la con­fian­za de los mer­ca­dos, el ban­co cen­tral po­dría ba­jar los ele­va­dí­si­mos ti­pos de in­te­rés y la eco­no­mía se re­cu­pe­ra­ría ti­ra­da por las ex­por­ta­cio­nes tras la de­pre­cia­ción del real. Así se des­pe­ja­ría el ca­mino pa­ra el can­di­da­to del PSDB en las pre­si­den­cia­les del 2018.

Dos años des­pués, tras una se­gun­da huel­ga ge­ne­ral el vier­nes con­tra los ajus­tes y en me­dio de un es­cán­da­lo de corrupción que pue­de for­zar a la sa­li­da de Te­mer de la pre­si­den­cia, el plan no va exac­ta­men­te so­bre rue­das.

Tras el co­lap­so del 8% del PIB en el 2015 y el 2016, hu­bo un co­na­to de re­cu­pe­ra­ción en el pri­mer tri­mes­tre de es­te año. Subió el 1% des­pués de ocho tri­mes­tres de des­cen­sos. El re­pun­te fue anun­cia­do a bom­bo y pla­ti­llo por el mi­nis­tro de Fi­nan­zas Fer­nan­do Mei­re­lles. Pe­ro un aná­li­sis más de­ta- lla­do del da­to es me­nos alen­ta­dor, ex­pli­ca Ricardo Sum­ma, eco­no­mis­ta de la Uni­ver­si­dad fe­de­ral de Río de Janeiro. “La subida es­tá ba­sa­da ex­clu­si­va­men­te en un des­cen­so dee­xis­ten­cias yu­nau­men­to de las ex­por­ta­cio­nes de pro­duc­tos agrí­co­las (Chi­na si­gue im­por­tan­do enor­mes can­ti­da­des de so­ja); el con­su­mo no se re­cu­pe­ra y la in­ver­sión tam­po­co“, di­jo.

Pa­ra un país tan gran­de co­mo Bra­sil, una re­cu­pe­ra­ción ti­ra­da so­lo por las ex­por­ta­cio­nes no es sos­te­ni­ble. El con­su­mo si­gue las­tra­do por ni­ve­les ré­cord de pa­ro , y por ele­va­dos vo­lú­me­nes de deu­da fa­mi­liar. La in­ver­sión aún se re­sien­te del ajus­te fis­cal. “Es­ta­mos en un es­tan­ca­mien­to y pa­ra mu­cho tiem­po”, re­su­me Sum­ma. Has­ta los eco­no­mis­tas más pró­xi­mo­sal go­bierno coin­ci­den. “La re­cu­pe­ra­ción es mu­cho­más­len­ta de lo que pen­sá­ba­mos”, di­jo Sa­muel Pes­soa, eco­no­mis­ta deSãoPau-

El re­pun­te eco­nó­mi­co no es sos­te­ni­ble, ase­gu­ran eco­no­mis­tas en Río de Janeiro

NURPHOTO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.