Las re­for­mas en Bra­sil son po­lé­mi­cas, pe­ro ne­ce­sa­rias

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - En­tre­vis­ta Andy Ro­bin­son

Car­los Végh

Eco­no­mis­ta je­fe del Ban­co Mun­dial pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be

Bra­sil y otros paí­ses pro­duc­to­res de ma­te­rias pri­mas en Su­da­mé­ri­ca co­me­tie­ron el error de no adop­tar me­di­das con­tra­cí­cli­cas du­ran­te los años de bo­nan­za. Aho­ra las po­lí­ti­cas de ajus­te agra­van la re­ce­sión

Doc­tor en cien­cias eco­nó­mi­cas por la uni­ver­si­dad de Chica­go,, el nue­vo di­rec­tor uru­gua­yo de in­ves­ti­ga­ción eco­nó­mi­ca so­bre Amé­ri­ca La­ti­na del Ban­co Mun­dial, Car­los Vegh, pre­sen­tó en Washington du­ran­te la úl­ti­ma asam­blea del po­de­ro­so ban­co mul­ti­la­te­ral el in­for­me Con­tra vien­to y ma­rea. Ins­ta a los go­bier­nos a adop­tar me­di­das fis­ca­les con­tra­cí­cli­cas, pa­ra en­friar la eco­no­mía en tiem­pos de bo­nan­za y es­ti­mu­lar­la en pe­rio­do de re­ce­sión. Pe­se a ello, Vegh de­fien­de la aus­te­ri­dad pro­cí­cli­ca en mar­cha en Bra­sil así co­mo las po­lé­mi­cas re­for­mas de las pen­sio­nes y del mer­ca­do la­bo­ral anun­cia­das por el go­bierno de Mi­chel Te­mer.

¿La re­ce­sión bra­si­le­ña es el re­sul­ta­do de una po­lí­ti­ca fis­cal des­pil­fa­rra­do­ra co­mo di­ce el go­bierno o es el re­sul­ta­do de un ex­ce­so de aus­te­ri­dad en el 2014? Lo im­por­tan­te en Bra­sil es que se ha estabilizado. Pa­ra una eco­no­mía co­mo la bra­si­le­ña, dos años con­se­cu­ti­vos de caí­das del 4% del PIB es una re­ce­sión muy se­ria. La no­ti­cia es que la eco­no­mía ha de­ja­do de caer. El FMI pre­vé un cre­ci­mien­to del 0,2% en el 2017. Bra­sil se en­fren­ta a un enor­me pro­ble­ma fis­cal. Tie­ne un dé­fi­cit ge­ne­ral del 8,8% del PIB y un dé­fi­cit pri­ma­rio del 2% por un pa­go de intereses muy im­por­tan­te. Ha­ce fal­ta, por tan­to, una con­so­li­da­ción fis­cal. Han apro­ba­do una nor­ma que li­mi­ta el cre­ci­mien­to del gas­to pú­bli­co no­mi­nal por 20 años.

Es muy po­lé­mi­ca esa ley... Sí, es po­lé­mi­ca pe­ro es ne­ce­sa­ria. Hay que ha­cer un ajus­te fis­cal. No se pue­de con­ti­nuar con un dé­fi­cit fis­cal de cer­ca del 9% del PIB. Y hay otra re­for­ma im­por­tan­te; la de las pen­sio­nes. Es bas­tan­te po­lé­mi­ca tam­bién. Los bra­si­le­ños ten­drán que de­ci­dir qué ha­cer. Lo bueno es que el ban­co cen­tral ya tie­ne es­pa­cio mo­ne­ta­rio pa­ra ba­jar ti­pos. Es im­por­tan­te por­que es­ta­ba im­ple­men­tan­do una po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria pro­cí­cli­ca de subidas de ti­pos en un mo­men­to de re­ce­sión y eso ha agra­va­do la caí­da del PIB. Por fin aho­ra es­tán lle­van­do a ca­bo una po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria con­tra­cí­cli­ca.

Pe­ro no de­ja de lla­mar la aten­ción que hay ti­pos de in­te­rés reales muy al­tos en Bra­sil en un mo­men­to de

re­ce­sión eco­nó­mi­ca. Y una po­lí­ti­ca fis­cal pro­cí­cli­ca tam­bién. Pa­re­ce un sui­ci­dio

No lo atri­bui­ría a una ma­la in­ten­ción, sino sim­ple­men­te a las cir­cuns­tan­cias. Es di­fí­cil en tiem­pos de bo­nan­za de­cir que no, cuan­do la gen­te pi­de más gas­to pú­bli­co. Y es muy di­fí­cil ac­ce­der al mer­ca­do de cré­di­to en los tiem­pos ma­los sin re­cor­tes del gas­to. Es­tos dos ele­men­tos jun­tos ex­pli­can por qué Bra­sil ha te­ni­do que adop­tar po­lí­ti­cas pro cí­cli­cas en el ám­bi­to fis­cal y mo­ne­ta­rio.

Pe­ro el re­sul­ta­do es agra­var la re­ce­sión en Bra­sil

La pro­cí­cli­ca no es una po­lí­ti­ca óp­ti­ma. Am­pli­fi­ca un ci­clo en la re­gión, que ya es bas­tan­te vo­lá­til de­bi­do a la de­pen­den­cia de ma­te­rias pri­mas. Yhay una re­la­ción em­pí­ri­ca: cuan­to más pro­cí­cli­ca más al­ta y de ma­yor ries­go es la deu­da pú­bli­ca. La ba­ja no com­pen­sa. La cla­ve es aho­rrar en los tiem­pos bue­nos. Si us­ted no aho­rra en tiem­pos bue­nos, va a te­ner que re­cor­tar gas­tos en los tiem­pos ma­los De­ci­mos que la po­lí­ti­ca tie­ne que in­cli­nar­se con­tra el vien­to del ci­clo.

Es una bue­na teo­ría..

Si no se ha tra­du­ci­do en los he­chos... En 56 años to­dos los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos, con la ex­cep­ción de Chi­le, han adop­ta­do po­lí­ti­cas pro­cí­cli­cas du­ran­te 56 años. Aho­ra mis­mo, el 55% de los paí­ses de la re­gión si­gue con po­lí­ti­cas pro­cí­cli­cas. Pe­ro no.

La nueva ley bra­si­le­ña que prohí­be que el gas­to pú­bli­co re­ba­se la in­fla­ción du­ran­te 20 años va ser pro­cí­cli­ca por de­fi­ni­ción, a no ser que el ci­clo du­re 20 años…

Es muy di­fí­cil ha­cer po­lí­ti­cas con­tra­cí­cli­cas. No su­ce­de de la no­che a la ma­ña­na. De­pen­de de la ca­li­dad de las ins­ti­tu­cio­nes. En los tiem­pos bue­nos hay que di­se­ñar ins­ti­tu­cio­nes que in­cen­ti­van el aho­rro. Si el país de­pen­de de ma­te­rias pri­mas, con­vie­ne crear un fon­do co­mo el del co­bre de Chi­le. Y hay que adop­tar re­glas fis­ca­les ba­sa­das en dé­fi­cit es­truc­tu­ra­les. En Chi­le se hi­zo eso en el 2000. Co­lom­bia tam­bién lo hi­zo en el 2013. Pa­ra­guay tam­bién es­tá ha­blan­do de nor­mas pa­ra man­te­ner un dé­fi­cit estructural en ce­ro. Es­to obli­ga a aho­rrar en tiem­pos bue­nos y gas­tar en tiem­po ma­los.

¿Es me­jor di­ver­si­fi­car y re­du­cir la de­pen­den­cia de ma­te­rias pri­mas o se pue­de ges­tio­nar la de­pen­den­cia pa­ra re­du­cir el ries­go de las caí­das de los pre­cios?

Creo que si un país pue­de di­ver­si­fi­car sus ex­por­ta­cio­nes, tan­to me­jor. Si pue­den ser ex­por­ta­cio­nes de ma­yor va­lor aña­di­do, pues mu­cho me­jor. Aho­ra bien, eso pue­de ser un ob­je­ti­vo a me­dio pla­zo. Es un pro­ce­so len­to y di­fí­cil por­que la ven­ta­ja com­pa­ra­ti­va de mu­chos paí­ses es­tá en las ma­te­rias pri­mas. No se de­be­rían des­apro­ve­char esas com­mo­di

ties. Por lo tan­to, hay que sa­ber ad­mi­nis­trar­lo de ma­ne­ra con­tra cí­cli­ca pa­ra evi­tar pro­ble­mas.

RUB N BA­RRE­RA / AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.