Otro mun­do es po­si­ble Pa­ra Cas­tells no exis­te una eco­no­mía no hu­ma­na, pe­ro sí una eco­no­mía in­hu­ma­na

Ma­nuel Cas­tells examina las prác­ti­cas eco­nó­mi­cas al­ter­na­ti­vas sur­gi­das a par­tir de la cri­sis del 2008

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - Jus­to Ba­rran­co

Con­tra la idea de que la eco­no­mía es una e in­mu­ta­ble, un or­ga­nis­mo de le­yes fi­jas y eter­nas a las que so­me­ter­se, el so­ció­lo­go Ma­nuel Cas­tells (He­llín, 1942) re­cuer­da que la eco­no­mía es cul­tu­ra. Y que las cul­tu­ras son di­ver­sas. Que las prác­ti­cas eco­nó­mi­cas son prác­ti­cas hu­ma­nas que per­so­ni­fi­can las di­fe­ren­tes ma­ne­ras de ser y de pen­sar de las per­so­nas, sus in­tere­ses, va­lo­res y pro­yec­tos. Y que no hay“una ló­gi­ca me­ta fí­si­ca y aje­na ala his­to­ria ala que los hu­ma­nos de­ban adap­tar­se, si lo ha­cen es por­que se les obli­ga a ello o por re­sig­na­ción”. No exis­te, di­ce el au­tor de la tri­lo­gía La era de la in­for­ma­ción, una eco­no­mía no hu­ma­na. Sí exis­te, la­men­ta, una eco­no­mía in­hu­ma­na “que a ve­ces fa­vo­re­ce a cier­tos hu­ma­nos que in­ten­tan apro­piar­se de la hu­ma­ni­dad en be­ne­fi­cio pro­pio ”. Has­ta que otros hu­ma­nos pien­san de for­ma di­fe­ren­te y crean mo­de­los al­ter­na­ti­vos.

So­bre esos mo­de­los al­ter­na­ti­vos sur­gi­dos co­mo con­se­cuen­cia de la cri­sis del 2008 ha in­da­ga­do el an­ti­guo ca­te­drá­ti­co de Ber­ke­ley en los úl­ti­mos años jun­to a una red glo­bal de in­ves­ti­ga­do­res. Y aho­ra pre­sen­tan el li­bro Otra eco­no­mía es po­si­ble, en el que abor­dan to­da una se­rie de ex­pe­rien­cias in­no­va­do­ras que en­car­nan va­lo­res al­ter­na­ti­vos: el va­lor de la vi­da so­bre el del di­ne­ro, la efec­ti­vi­dad de la coo­pe­ra­ción so­bre la com­pe­ten­cia des­pia­da­da, la res­pon­sa­bi­li­dad so­cial de las cor­po­ra­cio­nes y la re­gu­la­ción res­pon­sa­ble por par­te de los go­bier­nos so­bre las es­tra­te­gias fi­nan­cie­ras a cor­to pla­zo que lle­va­ron al desas­tre. Coope­ra­ti­vas, re­des de true­que, ban­ca éti­ca, mo­ne­das co­mu­ni­ta­rias lo­ca­les, ban­cos de tiem­po y me­dios de pa­go al­ter­na­ti­vos que alla­nan el cam­po a una eco­no­mía colaborativa. Cam­bios que no son ne­ce­sa­ria­men­te an­ti­ca­pi­ta­lis­tas, co­mo el bit­coin, que com­bi­na la tec­no­lo­gía de la in­for­ma­ción con un es­pí­ri­tu li­ber­ta­rio y em­pren­de­dor.

El li­bro abor­da des­de la dis­fun­ción que ca­rac­te­ri­za des­de hace dé­ca­das al sec­tor de ser­vi­cios fi­nan­cie­ros al con­su­mi­dor, has­ta la nue- va eco­no­mía del de­cre­ci­mien­to. Una eco­no­mía que apues­ta por el re­par­to de tra­ba­jo, la ren­ta bá­si­ca o los im­pues­tos ver­des y a la ri­que­za. Y que se­ña­la que la ex­plo­ta­ción de los tra­ba­ja­do­res y los eco­sis­te­mas se in­ten­si­fi­có en las úl­ti­mas dé­ca­das cuan­do la tar­ta de­jó de cre­cer: se ali­men­tó el sis­te­ma con cré­di­to a bor­bo­to­nes que be­ne­fi­ció a quie­nes lo con­tro­la­ban. Las so­cie­da­des que so­por­ta­ron me­jor la cri­sis fue­ron las que, pe­se al avan­ce del mer­ca­do, man­tu­vie­ron una fuer­te pre­sen­cia de eco­no­mía no ca­pi­ta­lis­ta.

El li­bro se pa­sea tam­bién por las nue­vas prác­ti­cas eco­nó­mi­cas sur­gi­das en la atroz cri­sis grie­ga –in­clui­da una clí­ni­ca so­li­da­ria me­tro­po­li­ta­na– y por las apa­re­ci­das en Bar­ce­lo­na, ana­li­za­das por Cas­tells, que di­ce que es­tas nue­vas for­mas de su­per­vi­ven­cia si­guen vi­gen­tes por­que, pa­ra em­pe­zar, la cri­sis no se ha aca­ba­do pa­ra los de aba­jo. Una eco­no­mía al­ter­na­ti­va que va des­de re­des­de in­ter­cam­bio has­ta coope­ra­ti­vas agro eco­ló­gi­cas de con­su­mi­do­res y que per­vi­vi­rá si se lo­gran cam­bios de go­bierno, al­go fac­ti­ble, con­clu­ye, por­que esas prác­ti­cas han he­cho ver a una par­te de la po­bla­ción que otra eco­no­mía es po­si­ble.

MATT CARDY / GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.