Socializar el cre­ci­mien­to

Las em­pre­sas ya re­cu­pe­ra­das de la cri­sis de­ben com­par­tir sus beneficios con los tra­ba­ja­do­res pa­ra ga­ran­ti­zar la paz so­cial e in­cre­men­tar el con­su­mo

La Vanguardia - Dinero - - LAS CLAVES DEL PODER - Ma­riano Guin­dal Ma­drid

Los em­pre­sa­rios no de­be­rían ol­vi­dar lo que su­ce­dió el 14 de di­ciem­bre de 1988. Ese día se pro­du­jo la ma­yor huel­ga ge­ne­ral que se re­cuer­da en la his­to­ria mo­der­na de Es­pa­ña. La su­frió el go­bierno so­cia­lis­ta y Fe­li­pe Gon­zá­lez es­tu­vo a pun­to de di­mi­tir co­mo pre­si­den­te. Aquel con­flic­to se pro­du­jo en una si­tua­ción eco­nó­mi­ca muy si­mi­lar a la que te­ne­mos aho­ra. Es­pa­ña es­ta­ba sa­lien­do de una fuer­te cri­sis eco­nó­mi­ca y nos en­con­trá­ba­mos en pleno cre­ci­mien­to y crea­ción del em­pleo. El cho­que no se pro­du­jo por las ele­va­das ta­sas de pa­ro ni por la pre­ca­ri­za­ción la­bo­ral, sino por el re­par­to de­sigual de la ri­que­za.

El di­ne­ro fá­cil y ba­ra­to que da­ban los ban­cos an­tes de la gran cri­sis con­du­jo a que una gran can­ti­dad de em­pre­sas se en­deu­da­ran pa­ra re­no­var­se tec­no­ló­gi­ca­men­te e in­ter­na­cio­na­li­zar­se. Te­nían que ga­nar el futuro. Pe­ro cuan­do es­ta­lló la bur­bu­ja fi­nan­cie­ra del 2008 las em­pre­sas más apa­lan­ca­das no pu­die­ron ha­cer fren­te a sus deu­das. La con­se­cuen­cia fue que per­die­ron el cré­di­to.

An­te tal si­tua­ción, la úni­ca sa­li­da po­si­ble era ajus­tar gas­tos pa­ra re­cu­pe­rar sus beneficios y pa­gar a sus acree­do­res, en­tre quie­nes se en­con­tra­ban los ban­cos. Así re­cor­ta- ron­sa­la­rios yplan­ti­llas tras ade­cuar las le­yes la­bo­ra­les con la ayu­da de dos re­for­mas la­bo­ra­les, pri­me­ro la de Za­pa­te­ro y des­pués la de Ra­joy.

Tal es­tra­te­gia de re­du­cir cos­tes la­bo­ra­les per­mi­tió a las em­pre­sas re­cu­pe­rar los beneficios; ha­cer fren­te a los ven­ci­mien­tos de pa­gos, e ini­ciar el ci­clo in­ver­sor que ha per­mi­ti­do ala eco­no­mía cre­cer por en­ci­ma del 3% y crear me­dio mi­llón de em­pleos anua­les. Di­cho de otra ma­ne­ra, la sa­li­da de la cri­sis se pro­du­jo gra­cias al sa­cri­fi­cio de los tra­ba­ja­do­res.

Has­ta aquí, na­da que ob­je­tar. A los sin­di­ca­tos no les ha que­da­do más re­me­dio que apre­tar los dien­tes y acep­tar el ajus­te con una enor­me re­sig­na­ción. Pe­ro las co­sas han cam­bia­do. Ha lle­ga­do la ho­ra de re­par­tir. Los beneficios cre­cen a un rit­mo me­dio del 6% fren­te a un in­cre­men­to sa­la­rial in­fe­rior al 2%, que es el ob­je­ti­vo de in­fla­ción. El po­der de com­pra de los tra­ba­ja­do­res si­gue dis­mi­nu­yen­do.

De la mis­ma ma­ne­ra que no re­sul­ta­ba ló­gi­co que los sa­la­rios es­tu­vie­sen dis­pa­ra­dos cuan­do se es­ta­ba pro­du­cien­do una des­truc­ción ma­si­va de em­pleo, tam­po­co tie­ne ló­gi­ca que si­gan con­ge­la­dos cuan­do el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co es­tá dis­pa­ra­do. Co­mo­di­ce el nue­vo pre­si­den­te de CC.OO., Unai Sor­do, sa­la­rios y eco­no­mía tie­nen que acom­pa­sar­se.

Por eso pi­den un cre­ci­mien­to sa­la­rial me­dio del 3%: dos pun­tos pa­ra ha­cer fren­te al in­cre­men­to de la in­fla­ción y un pun­to más por el in­cre­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad. El plan­tea­mien­to es tan ra­zo­na­ble que han en­con­tra­do el apo­yo del Go­bierno, tal y co­mo lo ha ex­pre­sa­do la mi­nis­tra de Tra­ba­jo, Fá­ti­ma Bá­ñez.

La eco­no­mía es co­mo un au­to­mó­vil cuan­do se­pa­ra. Pri­me­ro hay que arran­car­lo con el mo­tor eléc­tri­co (que es el equi­va­len­te al sec­tor ex­te­rior ), pe­ro des­pués tie­ne que en­trar en fun­cio­na­mien­to el mo­tor de ex­plo­sión (que es la de­man­da in­ter­na). To­do hace pen­sar que al fi­nal pa­tro­nal y sin­di­ca­tos lle­ga­rán a un acuer­do so­bre la po­lí­ti­ca de ren­tas pa­ra dos o tres años. Ha lle­ga­do el mo­men­to de re­par­tir la ri­que­za, re­ba­jan­do el IRPF pa­ra las ren­tas más ba­jas y su­bien­do los sa­la­rios por par­te de las em­pre­sas que se lo pue­dan per­mi­tir. Hay que in­cre­men­tar el con­su­mo pa­ra con­so­li­dar el cre­ci­mien­to.

LLIBERT TEIXIDÓ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.