Un mer­ca­do de deu­da hi­per­sen­si­ble

La Vanguardia - Dinero - - LAS CLAVES DEL PODER - Ale­jan­dro Vidal Di­rec­tor de uni­dad de es­tra­te­gia de mer­ca­dos de Ban­ca March

En las úl­ti­mas se­ma­nas, el in­ver­sor en ren­ta fi­ja a lar­go pla­zo o bien se es­tá con­vir­tien­do en un aman­te de las emo­cio­nes fuer­tes, o bien de­be­ría plan­tear­se ha­cer­lo. Es­pe­cial­men­te si se de­di­ca a los bo­nos so­be­ra­nos eu­ro­peos. El jue­ves, una su­bas­ta de deu­da fran­ce­sa con me­nor de­man­da de la pre­vis­ta dis­pa­ra­ba los ti­pos de in­te­rés en Eu­ro­pa an­te el te­mor a que la fies­ta de los ti­pos ba­jos es­té lle­gan­do a su fin, y na­die va a que­rer ser el úl­ti­mo cuan­do ese mo­men­to lle­gue. Pe­ro el mo­vi­mien­to del jue­ves, de on­ce pun­tos bá­si­cos de am­pli­tud en el ca­so del bono es­pa­ñol, se en­mar­ca en una ten­den­cia de ma­yor re­co­rri­do, que com­pren­de 35 pun­tos bá­si­cos de subida des­de el 22 de ju­nio y 80 pun­tos bá­si­cos des­de los mo­men­tos pre­vios a la vic­to­ria de Donald Trump, en oc­tu­bre de 2016.

To­do pa­re­ce in­di­car que es­ta re­mon­ta­da pue­de se­guir a me­di­da que las no­ti­cias so­bre la me­jo­ra eco­nó­mi­ca, el au­men­to de la in­fla­ción, y (co­mo con­se­cuen­cia de to­do lo an­te­rior) la re­ti­ra­da de es­tí­mu­los por par­te del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo va­yan im­po­nién­do­se en el Vie­jo Con­ti­nen­te. Los par­ti­da­rios de la hi­pó­te­sis de una ac­tua­ción del BCE tras el ve­rano, po­si­ble­men­te una re­duc­ción adi­cio­nal en el vo­lu­men men­sual de com­pras de deu­da pú­bli­ca y pri­va­da, van con­vir­tién­do­se en ma­yo­ría, y los men­sa­jes que lle­gan des­de la au­to­ri­dad mo­ne­ta­ria, aun­que lla­man a la pru­den­cia, tam­po­co pa­re­cen des­men­tir­los. Que­da por su­pues­to pen­dien­te ver có­mo se va ma­te­ria­li­zan­do el plan de re­for­mas de Ma­cron en Fran­cia, y tam­bién los pri­me­ros apuntes –tí­mi­dos– a un me­nor ri­gor fis­cal en Ale­ma­nia.

En cual­quier ca­so, con una ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca re­cu­pe­rán­do­se de un mo­do ya muy evi­den­te, el ca­mino de los ti­pos de in­te­rés pa­re­ce cla­ra­men­te des­ti­na­do a ser as­cen­den­te. Ello por más que pue­dan dar­se pe­rio­dos de du­da y aba­ti­mien­to de las cur­vas, co­mo ha su­ce­di­do en­tre mar­zo y ju­nio de es­te mis­mo año. Y eso lo sa­ben los gran­des te­ne­do­res de deu­da pú­bli­ca a lar­go pla­zo que, co­mo co­men­tá­ba­mos al ini­cio del ar­tícu­lo, co­mien­zan a es­tar muy sen­si­bles.

La in­vi­ta­ción a la cau­te­la a los in­ver­so­res con­ser­va­do­res, que por de­fi­ni­ción es­tán más ex­pues­tos a los ti­pos de in­te­rés, tie­nen en es­tos mo­men­tos más im­por­tan­cia si ca­be. Los di­fe­ren­cia­les de cré­di­to son bas­tan­te es­tre­chos y los ti­pos de in­te­rés tien­den a su­bir, así que la úni­ca op­ción que les que­da a los in­ver- so­res en deu­da que no se re­sig­nen a las exi­guas o nu­las ren­ta­bi­li­da­des de los bo­nos a cor­to pla­zo, es echar­le ima­gi­na­ción al tema y bus­car mer­ca­dos es­tre­chos o más in­efi­cien­tes. Per­mí­tan­me ci­tar al gran Fran­cis­co de Go­ya: “La Fan­ta­sía, ais­la­da de la ra­zón, só­lo pro­du­ce mons­truos im­po­si­bles”. Bus­quen va­lor, no nú­me­ros va­cíos.

En bol­sa, vol­ver al es­ce­na­rio de subida de ti­pos su­po­ne con­ti­nuar apos­tan­do por aque­llos sec­to­res que pu­die­ran be­ne­fi­ciar­se de már­ge­nes cre­cien­tes o in­fla­cio­nes al al­za. Fi­nan­cie­ro, ener­gía, in­dus­tria­les, y sec­to­res cí­cli­cos en ge­ne­ral de­be­rían su­pe­rar a sus ín­di­ces de re­fe­ren­cia en ese es­ce­na­rio, aun­que sean cui­da­do­sos en el cor­to pla­zo, por­que otra vie­ja co­no­ci­da es­tá tam­bién de re­gre­so: es­pe­ra­mos ma­yor vo­la­ti­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.