Lo re­tro es­tá de mo­da

El gru­po aus­tria­co KSR ate­rri­za en nues­tro país y apues­ta con fuer­za por Brix­ton, una mar­ca al al­can­ce de to­dos los bol­si­llos

La Vanguardia - Dinero - - MOTOS - Da­vid Prats

El gru­po aus­tria­co KSR po­dría de­cir­se que es un re­cién lle­ga­do al mer­ca­do de la mo­to, aun­que en reali­dad só­lo lo es en nues­tro país, don­de des­em­bar­có el pa­sa­do ejer­ci­cio tras ca­si tres lus­tros de tra­yec­to­ria co­mo gru­po. En reali­dad, la ex­pe­rien­cia en el sec­tor de la mo­to de los her­ma­nos Kirs­chen­ho­fer –la fa­mi­lia pro­pie­ta­ria de KSR– se re­mon­ta a me­dio si­glo atrás, siem­pre des­de la po­bla­ción aus­tria­ca de Krems, don­de se en­cuen­tra la sede de la com­pa­ñía. No obs­tan­te, ac­tual­men­te el gru­po tie­ne di­vi­di­das las ope­ra­cio­nes en­tre es­te cen­tro ideo­ló­gi­co eu­ro­peo y el cen­tro de desa­rro­llo y pro­duc­ción en Tai­wán, ade­más de otros cen­tros fa­bri­les re­par­ti­dos por Asia.

La úl­ti­ma gran apues­ta del gru­po es la mar­ca Brix­ton, un se­llo que pre­ten­de tras­la­dar al bo­yan­te mer­ca­do del oc­ta­vo de li­tro la es­té­ti­ca más de mo­da en es­te mo­men­to, la de las mo­tos vin­ta­ge o re­tro ins­pi­ra­das en los mo­de­los de me­dia­dos del si­glo pa­sa­do.

El ori­gen de la ga­ma de Brix­ton se en­cuen­tra en la BX 125, una mo­to sen­ci­lla, pe­ro de es­té­ti­ca muy re­sul­to­na y car­ga­da de bue­nos de­ta­lles. Así, el pe­que­ño pro­pul­sor re­fri­ge­ra­do por lí­qui­do de ori­gen Su­zu­ki dis­po­ne de in­yec­ción elec­tró­ni­ca y ho­mo­lo­ga­ción Eu­ro4. Lle­ga pin­ta­do de ne­gro y mon­ta­do so­bre un bas­ti­dor en ace­ro de cu­na sim­ple in­te­rrum­pi­da, tam­bién de co­lor ne­gro, com- ple­ta­do con un de­pó­si­to y unas ta­pas al es­ti­lo de la vie­ja escuela.

Las sus­pen­sio­nes son tam­bién de cor­te clá­si­co, con una hor­qui­lla de­lan­te­ra sim­ple de­co­ra­da con fue­lles de go­ma, y un do­ble amor­ti­gua­dor pos­te­rior. En cuan­to a los fre­nos, dis­po­ne de un dis­co sim­ple en ca­da tren, so­bre los que ac­túan sen­das pin­zas de do­ble pis­tón. Es­pe­cial­men­te vis­to­so es el es­ca­pe, con el co­lec­tor fo­rra­do con un pro­tec­tor tér­mi­co que imi­ta la cin­ta de amian­to y un si­len­cia­dor ti­po Bri­tish cro­ma­do.

El ma­ni­llar es al­to y la pos­tu­ra de con­duc­ción es­pe­cial­men­te có­mo­da, y des­ta­can al­gu­nos de­ta­lles del equi­pa­mien­to co­mo el asien­to plano con imi­ta­ción de cue­ro co­si­do, la to­ma de co­rrien­te de ti­po USB ins­ta­la­da jun­to a la ba­se del ma­ni­llar o el pe­que­ño cua­dro di­gi­tal que com­ple­ta el cuen­ta­rre­vo­lu­cio­nes analó­gi­co ins­ta­la­do en el fa­ro. Pre­ci­sa­men­te, a pe­sar de su es­té­ti­ca clá­si­ca, el fa­ro dis­po­ne de un atrac­ti­vo di­se­ño con dio­dos led en el círcu­lo ex­te­rior que se uti­li­za co­mo luz de po­si­ción, mien­tras que la luz prin­ci­pal se con­fían a una bom­bi­lla ha­ló­ge­na.

Pró­xi­ma­men­te se aña­di­rá a la BX bá­si­ca una ver­sión Café Ra­cer y una Scram­bler.

El ori­gen de la ga­ma de Brix­ton se en­cuen­tra en la BX 125, una mo­to sen­ci­lla pe­ro es­té­ti­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.