El pau­sa­do despertar del sec­tor rús­ti­co

El mer­ca­do rús­ti­co em­pie­za a des­per­tar­se tras el lar­go le­tar­go al que le su­mió la cri­sis eco­nó­mi­ca

La Vanguardia - Dinero - - CASAS - Natàlia Bosch

La se­ve­ra cri­sis eco­nó­mi­ca que sa­cu­dió de lleno los ci­mien­tos del mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio se ce­bó con el sec­tor rús­ti­co, al que prác­ti­ca­men­te se­pul­tó. El clien­te na­cio­nal hu­yó en es­tam­pi­da y fue el in­ter­na­cio­nal quien man­tu­vo con pul­so un mer­ca­do en estado ca­si ve­ge­ta­ti­vo.

Sin em­bar­go, al­go pa­re­ce es­tar cambiando y los pro­nós­ti­cos de los pro­fe­sio­na­les del sec­tor son op­ti­mis­tas. "En los úl­ti­mos seis o sie­te años, ha sido un mer­ca­do muy flo­jo, con po­co mo­vi­mien­to", afir­ma To­mMaid­ment, so­cio y di­rec­tor de la ofi­ci­na de la Cos­ta Bra­va y de El Ma­res­me de Lu­cas Fox. Pe­ro aña­de que en es­te se­gun­do tri­mes­tre del año han no­ta­do un in­cre­men­to im­por­tan­te en la de­man­da de fin­cas rús­ti­cas. "Ca­si el 45% de las ope­ra­cio­nes en la zo­na de Gi­ro­na y la Cos­ta Bra­va han sido de ca­sas rús­ti­cas". Ta­nia Mer­cé, so­cia de la inmobiliaria Rus­tic Cor­ner, coin­ci­de con Maid­ment que el sec­tor se es­tá mo­vien­do, pe­ro apun­ta que aún le que­da ca­mino por re­co­rrer.

Co­mo pri­me­ra o se­gun­da re­si­den­cia

¿Y por qué aho­ra? Maid­ment cree que la si­tua­ción ac­tual per­mi­te su­pe­rar cier­tos es­co­llos de­ri­va­dos de la cri­sis: "Por un la­do, ha­bía po­ca con­fian­za en el sec­tor. Y las com- pras de pro­pie­da­des rús­ti­cas eran di­fí­ci­les de fi­nan­ciar por par­te de los ban­cos. Ade­más, sin el clien­te na­cio­nal, el ex­tran­je­ro que se in­tere­sa­ba por una se­gun­da re­si­den­cia bus­ca­ba, so­bre to­do, que es­tu­vie­ra cer­ca de la pla­ya. Y con la cri­sis, sus de­man­das se hi­cie­ron más mo­des­tas, prio­ri­zan­do ca­sas más ma­ne­ja­bles y fá­ci­les de man­te­ner. Ylas fin­cas rús­ti­cas con mu­chas hec­tá­reas de te­rreno de­ja­ron de es­tar de mo­da". Mer­cé aña­de otra ra­zón que jus­ti­fi­ca es­te despertar del sec­tor: "Un pi­so se com­pra con la ca­be­za, una fin­ca rús­ti­ca con el co­ra­zón. Y con la cri­sis, es­tas com­pras más emo­cio­na­les se pos­ter­ga­ron, de­ján­do­se pa­ra tiem­pos me­jo­res".

Y es­tos tiem­pos pa­re­cen ha­ber lle­ga­do. El clien­te in­ter­na­cio­nal, que nun­ca se ha­bía ido del to­do, em­pie­za a pi­sar el ace­le­ra­dor, y el na­cio­nal va re­cu­pe­ran­do el si- tio ce­di­do. Tan­to Maid­ment co­mo Mer­cé coin­ci­den en des­ta­car que mien­tras el ex­tran­je­ro sue­le bus­car una fin­ca rús­ti­ca co­mo pri­me­ra re­si­den­cia, el de aquí, en su in­men­sa ma­yo­ría, lo hace pa­ra ve­ra­near o es­ca­par­se los fi­nes de se­ma­na. "Es­te ti­po de clien­te pre­fie­re, la ma­yo­ría de las ve­ces, una ca­sa de pue­blo en vez de una gran ma­sía, por­que cuan­do se va cie­rra y lis­tos. No tie­ne que es­tar pen­dien­te de man­te­ner el jar­dín y de­más. Eso sí, es bá­si­co que la ca­sa cuen­te con un pa­tio o sa­li­da al ex­te­rior", sos­tie­ne Mer­cé.

De ma­sía a tu­ris­mo rural

Pe­ro las ma­sías no son so­lo un ob­je­to de de­seo re­si­den­cial, sino tam­bién em­pre­sa­rial. So­bre to­do cuan­do la cri­sis que ha sa­cu­di­do el sec­tor em­pie­za a de­jar­se atrás. "Re­ci­bi­mos mu­chas pe­ti­cio­nes de

pa­re­jas que se in­tere­san por una fin­ca rús­ti­ca pa­ra mon­tar des­de ho­te­li­tos o ca­sas ru­ra­les has­ta

cen­tros de well­ness, yo­ga o te­ra­pias na­tu­ra­les. Y úl­ti­ma­men­te tam­bién ne­go­cios re­la­cio­na­dos con el ciclismo", afir­ma Maid­ment. "So­bre to­do por la zo­na de Gi­ro­na, que cuen­ta con ru­tas de fa­ma in­ter­na­cio­nal que han pues­to de mo­da, en­tre los ama­teurs, los ci­clis­tas pro­fe­sio­na­les que vie­nen has­ta aquí pa­ra en­tre­nar­se".

Nue­va ten­den­cia: vuel­ta a la tie­rra

Ta­nia Mer­cé des­ta­ca un nue­vo per­fil de com­pra­dor: "Las ge­ne­ra­cio­nes más jó­ve­nes. Ca­da vez me en­cuen­tro con más pa­re­jas jó­ve­nes que es­tán ha­cien­do el ca­mino de vuel­ta a la tie­rra. Se mue­ven con pre­su­pues­tos ajus­ta­dos, pe­ro tie­nen mu­cha ilu­sión por vi­vir fue­ra de la ciu­dad. Mu­chos tra­ba­jan des­de ca­sa

y va­lo­ran unes­ti­lo de vi­da más tran­qui­lo, te­ner su pro­pio huer­to, ga­lli­nas...". Es­te ti­po de clien­te no po­drá in­ver­tir un mi­llón de eu­ros en una

ma­sía en una zo­na pri­me de la Cos­ta Bra­va, pe­ro qui­zás po­drá lle­gar a los 400.000 € de una ca­sa en el Mon­tseny. Y es que las ma­sías y las fin­cas rús­ti­cas no son so­lo ex­clu­si­vas de L'Em­por­dà. De he­cho, se­gún Mer­cé, la zo­na de El Ma­res­me, so- Hay una vuel­ta a la tie­rra por par­te de las ge­ne­ra­cio­nes más jó­ve­nes, que bus­can una fin­ca rús­ti­ca pa­ra vi­vir bre to­do co­mo pri­me­ra re­si­den­cia, por su pro­xi­mi­dad con Bar­ce­lo­na, y el Mon­tseny, por­suen­tor­no­na­tu­ral, tie­nen mu­cha sa­li­da. Aun­que la zo­na pri­me si­gue sien­do L'Em­por­dà. "So­bre to­do el lla­ma­do trián­gu­lo de

oro de El Baix Em­por­dà, con pue­blos me­die­va­les tan em­ble­má­ti­cos co­mo Pals, Pa­lau-sa­tor, Mo­nells, Ullas­tret, Torrent...", apun­ta Maid­ment. Pre­ci­sa­men­te es­tos pue­blos son los des­ti­nos pre­fe­ri­dos del clien­te na­cio­nal, que prio­ri­za an­te to­do la zo­na, por­que sue­le co­no­cer­la de pri­me­ra mano, sus ami­gos ve­ra­nean allí... En cam­bio, el clien­te in­ter­na­cio­nal, que en su ma­yo­ría pro­ce­de del nor­te de Eu­ro­pa, al no te­ner vínculos fa­mi­lia­res o ami­gos en la zo­na no es­tá tan con­di­cio­na­do y da más im­por­tan­cia al ti­po de pro­pie­dad, su cer­ca­nía con un nú­cleo ur­bano o la be­lle­za del en­torno, en vez de un pue­blo con­cre­to. •

01 De nue­va cons­truc­ción De es­ti­lo tra­di­cio­nal, es­ta ma­sía en L'Alt Em­por­dà cuen­ta con más de 600 m2 cons­trui­dos. Cues­ta 2.250.000 €.

01

02 Ca­sa de pue­blo Si­tua­da en un pe­que­ño pue­blo de El Baix Em­por­dà, tie­ne más de 200 m2 y un pa­tio. Cues­ta 490.000 €.

02

03 03 Ma­sía en Be­gur Con más de 1.000 m2 cons­trui­dos, es­ta ma­sía con pis­ci­na es­tá a un pa­so de Be­gur. Va­le 2.200.000 €.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.