La co­ne­xión de má­qui­na a má­qui­na

La fran­ce­sa Ma­too­ma se pos­tu­la co­mo so­lu­ción glo­bal a la som­bra y del bra­zo de los ope­ra­do­res te­le­fó­ni­cos

La Vanguardia - Dinero - - DIGITAL - Nor­ber­to Ga­lle­go

In­ter­net de las co­sas. Sin du­da, la ex­pre­sión es efi­caz, me­diá­ti­ca y has­ta tie­ne un to­que poé­ti­co. Pe­ro no lo di­ce to­do: téc­ni­ca­men­te, IoT (su si­gla en in­glés) es me­nos apro­pia­da que M2M (si­gla de ma­chi­ne-to-ma­chi­ne). Es­ta se re­fie­re a la co­ne­xión –no ne­ce­sa­ria­men­te por in­ter­net– de dis­po­si­ti­vos cu­ya ca­rac­te­rís­ti­ca es que lle­van sen­so­res pro­gra­ma­dos pa­ra en­viar y re­ci­bir datos, or­ga­ni­za­dos en pe­que­ños pa­que­tes y, por tan­to, re­quie­ren po­co an­cho de ban­da y con­su­men po­ca ener­gía.

Así de­fi­ni­da, la co­nec­ti­vi­dad M2M fun­da­men­ta una re­tahí­la de pro­me­sas: efi­cien­cia, aho­rro de cos­tes, con­ve­nien­cia, se­gu­ri­dad,.. ¿Quién me­jor que un ope­ra­dor de te­le­fo­nía mó­vil pa­ra po­ner en mar­cha y ex­plo­tar es­tos ser­vi­cios? No es tan sim­ple: hay mu­chos otros ac­to­res en el es­ce­na­rio, aun­que no se pue­da pres­cin­dir del pa­pel de un ope­ra­dor ni es­te ten­dría por qué asu­mir to­das las fa­ses del ser­vi­cio.

La ca­de­na de va­lor de M2M es com­ple­ja, y pue­de di­fe­rir se­gún el ti­po de apli­ca­ción. Se­gún los es­tu­dios dis­po­ni­bles, la par­te de­lo­so­pe­ra­do­res se si­tua­ría en un 20% del va­lor to­tal, pe­ro po­dría ser ma­yor si in­ter­vie­nen más allá de su fun­ción na­tu­ral de pu­ra co­nec­ti­vi­dad. Es­te no es en sí mis­mo el com­po­nen­te más ren­ta­ble, con pre­cios a la ba­ja, pe­ro es im­pres­cin­di­ble en la con­fi­gu­ra­ción del mer­ca­do. El res­to se re­par­te en­tre los su­mi­nis­tra­do­res de mó­du­los, los de pla­ta­for­mas de ges­tión y aná­li­sis de datos y otros pres­ta­ta­rios de ser­vi­cios. Hay es­pa­cio en el mer­ca­do pa­ra la apa­ri­ción de nue­vas em­pre­sas de ni­cho, a con­di­ción de que acier­ten a in­ser­tar­se en un eco­sis­te­ma.

Es­tos fue­ron los asun­tos de la con­ver­sa­ción que Di­ne­ro pro­pu­so a Fré­dé­ric Sall es, fun­da­dor de la em­pre­sa fran­ce­sa Ma­to oma, que aca­ba de abrir en Es­pa­ña la pri­me­ra fi­lial en su plan de ex­pan­sión eu­ro­pea. Sa­lles fue du­ran­te cin­co años res­pon­sa­ble de mar­ke­ting de M2M­del ope­ra­dor mó­vil fran­cés SFR, an­tes de crear su pro­pia em­pre­sa. De en­tra­da, in­tro­du­ce un ma­tiz acla­ra­to­rio :“cuan­do se pien­saen IoT, en­co­nec­tard is po­si­ti­vos, lo pri­me­ro que pre­ci­sar es si son de na­tu­ra­le­za in­dus­trial o per­te­ne­cen al vas­to mun­do­del con­su­mo, don­dea­bun­dan­las ideas que no apor­tan va­lor aña­di­do aun­que lla­man mu­cho la aten­ción de los pe­rio­dis­tas”. Tou­ché. Es­ta es la ra­zón por la Ma­too­ma –trans­crip­ción fo­né­ti­ca deM2M– se de­di­ca ex­clu­si­va­men­te a las apli­ca­cio- nes em­pre­sa­ria­les, con la mi­sión de aten­der ne­ce­si­da­des es­pe­cí­fi­cas de co­nec­ti­vi­dad de va­rios ‘verticales’.

En es­tos en­tor­nos –ex­pli­ca Sa­lles– hay cua­tro ma­ne­ras po­si­bles de co­nec­tar un dis­po­si­ti­vo IoT. La pri­me­ra, con blue­tooth de­pen­de­rá de un mó­vil; tam­bién por wi­fi, co­mo es co­rrien­te en las apli­ca­cio­nes do­més­ti­cas. La ter­ce­ra po­si­bi­li­dad son las re­des de ba­ja po­ten­cia LPWAN (ca­so de Sig­fox, so­lu­ción que ha adop­ta­do Co­rreos pa­ra el se­gui­mien­to de pa­que­te ría ). Por úl­ti­mo– la so­lu­ción que pre­fie­re Ma­to om a–usar re­des ce­lu­la­res 2 G,3 G o, even­tual­men­te, 4G: de he­cho, M2M es el úni­co mo­ti­vo por el que las in­fra­es­truc­tu­ras de los ope­ra­do­res si­gue pro­lon­gan­do la vi­da de las re­des 2G, pro­ba­ble­men­te has­ta bien en­tra­da la pró­xi­ma dé­ca­da.

La idea fun­da­cio­nal de la em­pre­sa es sor­pren­den­te men­te sim­ple. Se ba­sa en la ob­vie­dad de que la tar­je­ta SIM­de­ca­dao­pe­ra­dor só­lo fun­cio­na con la red de ese ope­ra­dor, pe­ro los dis­po­si­ti­vos M2M sue­len ne­ce­si­tar co­ne­xio­nes con múl­ti­ples re­des, lo que sig­ni­fi­ca­ría múl­ti­ples SIM y múl­ti­ples fac­tu­ras. Pa­ra su­pe­rar es­te en­go­rro, Ma­too­ma ha desa­rro­lla­do una SIM “plu­ral”, ca­paz de co­nec­tar con las re­des de dis­tin­tos ope­ra­do­res en cual­quier país con un mis­mo es­tán­dar (o más de uno, si fue­ra el ca­so), la em­pre­sa deSa­lles se en­car­ga de­ne­go­ciar con ca­da ope­ra­dor pa­ra que su tar­je­ta sea re­co­no­ci­da co­mo di­rec­ta­men­te com­pa­ti­ble; ac­tual­men­te, tie­ne acuer­dos con más de 20 te­le­cos en Eu­ro­pa. En seis paí­ses con Vo­da­fo­ne y en Es­pa­ña tam­bién con Te­le­fó­ni­ca.

Apar­te de las re­des de ba­ja po­ten­cia –que Sa­lles cree res­trin­gi­da a apli­ca­cio­nes pe­ri­fé­ri­cas– las op­cio­nes quee­nes­te mo­men­to­se­plan­tea el mer­ca­do son NB-IoT y LTE-M. Los ope­ra­do­res mó­vi­les se de­can­tan por una u otra, sin ce­rrar las puer­tas a la otra. El en­tre­vis­ta­do opi­na que en el futuro van a con­vi­vir va­rios ti­pos de co­nec­ti­vi­dad, y es­to fa­vo­re­ce la no­ción de pla­ta­for­ma úni­ca. ¿Cuál es el mo­de­lo de ne- go­cio de es­ta em­pre­sa que se pre­sen­ta co­mo una so­lu­ción M2M­glo­bal? “Su­mi­nis­tra­mos a nues­tros clien­tes un pa­que­te in­te­gra­do por un pre­cio fi­jo [...] cuan­do una em­pre­sa con­tra­ta una SIM de Ma­too­ma, la ta­ri­fa por dis­po­si­ti­vo es in­de­pen­dien­te de la co­nec­ti­vi­dad y del vo­lu­men de trá­fi­co de datos. Pa­ra que una em­pre­sa adop­te M2M, es im­por­tan­te que vi­sua­li­ce un mo­de­lo eco­nó­mi­co es­ta­ble y fá­cil de ges­tio­nar ”. Fi­nal­men­te ,¿ por­qué asal­tar el mer­ca­do eu­ro­peo em­pe­zan­do por Es­pa­ña? Por­que es lo na­tu­ral pa­ra una em­pre­sa cu­ya sede es­tá cer­ca de Mont­pe­llier; por­que el mer­ca­do es si­mi­lar al fran­cés y por­que, ca­si sin pro­po­nér­se­lo, ya tie­ne una de­ce­na de clien­tes en el país.

La fir­ma ha crea­do una SIM que co­nec­ta re­des de va­rios ope­ra­do­res de cual­quier país con un mis­mo es­tán­dar

CE­DI­DA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.