Unes­tu­dio pro­po­ne más coor­di­na­ción en­tre em­pre­sa e in­ves­ti­ga­ción uni­ver­si­ta­ria

La ex­ce­len­cia de las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas y los cen­tros de in­ves­ti­ga­ción no lle­ga su­fi­cien­te­men­te al mer­ca­do

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - Blan­ca Gis­pert

Ca­ta­lun­ya es una de las pri­me­ras re­gio­nes eu­ro­peas en ex­ce­len­cia cien­tí­fi­ca. Prue­ba de ello es que el 0,8% de la pro­duc­ción cien­tí­fi­ca mun­dial sur­ge de las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas ca­ta­la­nas. Do­ble mé­ri­to, por­que, pe­se a la cri­sis (que re­du­jo un 11% la in­ver­sión en I+D en­tre el 2008 y el 2014), Ca­ta­lun­ya su­po man­te­ner­se co­mo una de las co­mu­ni­da­des que más in­vier­ten en in­no­va­ción. Se­gún los úl­ti­mos da­tos dis­po­ni­bles, del 2014, la in­ver­sión en I+D en Ca­ta­lun­ya equi­va­lió a un 1,5% de su PIB, só­lo por de­ba­jo de Ma­drid, Navarra y el País Vas­co. De he­cho, Es­pa­ña tam­bién es re­fe­ren­te en pro­duc­ción cien­tí­fi­ca mun­dial. Es el dé­ci­mo país en el mun­do en pu­bli­ca­cio­nes cien­tí­fi­cas: 748.590 en la úl­ti­ma dé­ca­da.

Sin em­bar­go, el co­no­ci­mien­to, la in­no­va­ción que ge­ne­ran las uni­ver­si­da­des, no lle­ga de for­ma equi­va­len­te al mer­ca­do. Aun­que el nú­me­ro de li­cen­cias ha ido en li­ge­ro au­men­to con los años (de 182 en el 2009 a 233 en el 2014), el re­torno que ob­tie­nen las uni­ver­si­da­des só­lo lle­ga a los 2,5 mi­llo­nes al año, una ci­fra ín­fi­ma com­pa­ra­da con los 2.500 mi­llo­nes que ob­tie­nen en Es­ta­dos Uni­dos y los 250 mi­llo­nes en Is­rael (un te­rri­to­rio más pe­que­ño que Es­pa­ña ). Son da­tos que apa­re­cen en el libro Trans­fe­ren­cia tec­no­ló­gi­ca: de la ciencia ala com­pe­ti­ti­vi­dad in­dus­trial, que Eric Su­ñoly Ele­na Can et ti han es­cri­to pa­ra in­ten­tar ex­pli­car por qué fa­lla el víncu­lo en­tre la in­ves­ti­ga­ción y el mer­ca­do en Ca­ta­lun­ya y pre­sen­tar al­gu­nas so­lu­cio­nes.

Son va­rios los mo­ti­vos que ex­pli- can la ca­ren­cia, pe­ro se­gún es­tos ex­per­tos el prin­ci­pal es la fal­ta de cul­tu­ra co­mu­ni­ca­ti­va en­tre las dos par­tes. Tra­di­cio­nal­men­te, re­fie­ren, se en­ten­día que la in­no­va­ción se ha­bía de ha­cer puer­tas aden­tro de la em­pre­sa, que era su­fi­cien­te pro­du­cir siem­pre el mis­mo pro­duc­to y só­lo me­jo­rar el pro­ce­so de pro­duc­ción de for­ma tan­gen­cial. Con la lle­ga­da de la glo­ba­li­za­ción, sin em­bar­go, el mer­ca­do pi­de ex­por­tar pa­ra so­bre­vi­vir y, pa­ra con­se­guir­lo, la em­pre­sa no tie­ne más op­cio­nes que ba­jar pre­cios o in­no­var. El mer­ca­do fun­cio­na de­pri­sa y co­mo la em­pre­sa no pue­de con ese rit­mo de cam­bios, ne­ce­si­ta bus­car fue­ra la in­no­va­ción. Así que aho­ra hay que lla­mar a la puer­ta de otras em­pre­sas, de otros ac­to­res, y uno de ellos es la uni­ver­si­dad.

En Ca­ta­lun­ya, la cul­pa de que fa­lle es­te pro­ce­so no es só­lo de la em- pre­sa, sino tam­bién de la uni­ver­si­dad, que du­ran­te mu­cho tiem­po no ha sa­bi­do ha­blar el len­gua­je del mer­ca­do y ha pri­ma­do las pu­bli­ca­cio­nes cien­tí­fi­cas so­bre los hi­tos em­pre­sa­ria­les.

Los au­to­res ma­ni­fies­tan que es­te pro­ce­so de vin­cu­lar la in­ves­ti­ga­ción al mer­ca­do –co­no­ci­do co­mo trans­fe­ren­cia tec­no­ló­gi­ca– ha si­do du­ran­te años de­ma­sia­do in­for­mal, de­ma­sia­do frag­men­ta­do, de ma­ne­ra que cuan­do un empresario se di­ri­gía a un centro de in­ves­ti­ga­ción o vi­ce­ver­sa la co­mu­ni­ca­ción fa­lla­ba por­que no sa­bía adón­de ni có­mo ac­ce­der. Eso im­pli­ca­ba que bue­nas ini­cia­ti­vas cien­tí­fi­cas y tec­no­ló­gi­cas que­da­ran en­te­rra­das en el lla­ma­do va­lle de la muer­te, a ca­mino en­tre la in­ves­ti­ga­ción y el mer­ca­do.

Que­da cla­ro, pues, que la uni­ver­si­dad y la em­pre­sa han de ha­blar más, que el prin­ci­pal re­to es me­jo­rar la co­mu­ni­ca­ción en­tre am­bos ac­to­res. Su­ñol y Ca­net­ti apun­tan que con­se­guir­lo es tan sim­ple co­mo crear una es­truc­tu­ra (ins­ti­tu­cio­nal o no) que ca­na­li­ce la co­mu­ni­ca­ción por una úni­ca vía. Pe­ro, cla­ro es­tá, la in­no­va­ción re­quie­re so­bre to­do in­ver­sión; des­de que na­ce la idea has­ta que se im­plan­ta en el mer­ca­do. ¿Quién ha de asu­mir­la? ¿El sector pú­bli­co o el pri­va­do? Y, es­pe­cial­men­te, ¿quién tie­ne que asu­mir el ries­go de que fa­lle el pro­ce­so de in­no­va­ción? Los au­to­res in­di­can que tan­to el ries­go co­mo la in­ver­sión se han de com­par­tir se­gún la fa­se de crea­ción del pro­duc­to.

Así, los au­to­res ex­pli­can que la in­ver­sión pú­bli­ca es más ne­ce­sa­ria en la fa­se ini­cial, cuan­do la idea es em­brio­na­ria, y es­pe­cial­men­te en el va­lle de­la­muer­te, cuan­do­na­die­del sector pri­va­do es­tá aún dis­pues­to a asu­mir el ries­go de quie­bra del pro­yec­to. Y se­ña­lan que la in­ver­sión pri­va­da tie­ne que en­trar en jue­go a me­di­da que el pro­duc­to es­té ca­da vez más cer­ca del mer­ca­do. Es, pues, una cues­tión de equi­li­brio.

CÉ­SAR RAN­GEL

Ha­ce fal­ta crear un sis­te­ma que una la tan frag­men­ta­da in­ves­ti­ga­ción que se da en Ca­ta­lun­ya

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.