La cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial

La Vanguardia - Dinero - - INPUT - Xa­vier Fe­rràs

Se­gún Klaus Sch­wab, di­rec­tor eje­cu­ti­vo del World Eco­no­mic Fo­rum, es­ta­mos in­mer­sos en la cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial. La pri­me­ra, en el si­glo XVIII, uti­li­zó va­por y ener­gía hí­dri­ca. La se­gun­da, a fi­na­les del si­glo XIX, fue im­pul­sa­da por la elec­tri­ci­dad y el fe­rro­ca­rril. La ter­ce­ra, a ca­ba­llo de la gue­rra fría, alum­bró el or­de­na­dor y la era del si­li­cio. Y aho­ra nos en­con­tra­mos en la tran­si­ción ha­cia un nue­vo pa­ra­dig­ma de co­nec­ti­vi­dad to­tal. La cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial lle­ga 10 ve­ces más rá­pi­do que la pri­me­ra, y afec­ta a una ba­se de po­bla­ción 300 ve­ces su­pe­rior. El im­pac­to es­ti­ma­do es, se­gún Mc­Kin­sey, 3.000 ve­ces mayor. La nue­va re­vo­lu­ción es­tá guia­da por la trans­for­ma­ción di­gi­tal. Si bien, has­ta el mo­men­to, la reali­dad fí­si­ca y la reali­dad di­gi­tal eran mun­dos asín­cro­nos, hoy am­bos es­tán con­ver­gien­do ha­cia una úni­ca reali­dad. Cin­cuen­ta bi­llo­nes de dis­po­si­ti­vos se co­nec­ta­rán a in­ter­net has­ta el 2020. Lo que ve­re­mos en la pan­ta­lla de nues­tro or­de­na­dor se­rá una ima­gen en tiem­po real de lo que es­tá ocu­rrien­do: sa­bre­mos có­mo es­tá y dón­de es­tá to­do. Des­de nues­tro mó­vil ten­dre­mos con­trol de lo que es­tá pa­san­do en nues­tra em­pre­sa, en nues­tra ca­de­na lo­gís­ti­ca, o en nues­tro ho­gar. Cuan­do nos com­pre­mos un pro­duc­to, sa­bre­mos dón­de y cuán­do ha si­do fa­bri­ca­do (¿en paí­ses con ex­plo­ta­ción in­fan­til?), con qué es­tán­da­res de ca­li­dad y me­dio ambiente, y en qué con­di­cio­nes de pe­so, tem­pe­ra­tu­ra e ilu­mi­na­ción ha si­do trans­por­ta­do. Los au­to­mó­vi­les se­rán po­ten­tí­si­mos cen­tros de da­tos: 250 mi­llo­nes de co­ches co­nec­ta­dos cir­cu­la­rán por las ca­rre­te­ras en el 2020, ca­da uno ge­ne­ra­rá 4.000 gi­gaby­tes por día. Pron­to, la in­for­ma­ción que pro­por­cio­na­rán nues­tros co­ches val­drá más que el pro­pio vehícu­lo (se cal­cu­la que el vo­lu­men de ne­go­cio al­can­za­rá los 750 bi­llo­nes de dó­la­res en el 2030). Cam­po abo­na­do pa­ra el em­pren­di­mien­to: apa­re­cen nue­vas opor­tu­ni­da­des en la di­gi­ta­li­za­ción y ma­peo del en­torno me­dian­te la in­te­gra­ción de la in­for­ma­ción re­ci­bi­da, en la de­tec­ción de par­kings, en el aná­li­sis de de­fec­tos en la in­fra­es­truc­tu­ra ur­ba­na, en el con­trol me­dioam­bien­tal, en la pre­dic­ción de atas­cos o en la pre­ven­ción de ave­rías. Pe­ro tam­bién co­no­ce­re­mos la per­cep­ción de nues­tros clien­tes so­bre nues­tras mar­cas me­dian­te el aná­li­sis de sus co­men­ta­rios en las re­des so­cia­les. In­clu­so po­dre­mos mo­ni­to­ri­zar su es­ta­do de áni­mo. O vi­sua­li­za­re­mos nues­tras va­ria­bles fí­si­cas pa­ra de­ter­mi­nar si su­fri­re­mos hi­per­ten­sión o es­trés. El mun­do que vie­ne es un mun­do di­ri­gi­do por da­tos, y con in­creí­ble po­ten­cia an­ti­ci­pa­ti­va. La ex­ten­sión de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial nos per­mi­ti­rá pre­de­cir el pe­di­do de un clien­te an­tes de que se pro­duz­ca, ad­ver­tir de una po­ten­cial de­pre­sión en un ado­les­cen­te (por me­dio de sus co­men­ta­rios en Fa­ce­book), o pre­ve­nir un po­si­ble in­far­to días an­tes de que ocu­rra. Hoy, la com­bi­na­ción de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y vi­sión por compu­tador pue­de in­clu­so an­ti­ci­par la fe­cha pro­ba­ble de muer­te en al­gu­nos ti­pos de en­fer­me­da­des.

En es­te en­torno, pa­re­ce que son las pla­ta­for­mas di­gi­ta­les las que es­tán sa­lien­do vic­to­rio­sas. Se con­so­li­da el im­pe­rio GAFA (Goo­gle, Ama­zon, Fa­ce­book, Ap­ple) en la Cham­pions Lea­gue de las su­per­po­ten­cias tec­no­ló­gi­cas. La cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial se­rá el es­ce­na­rio de un cho­que en­tre em­pre­sas na­ti­vas di­gi­ta­les, que avan­zan agre­si­va­men­te ha­cia el mun­do fí­si­co (la com­pra de los su­per­mer­ca­dos Who­le Foods por Ama­zon, o las ini­cia­ti­vas de Goo­gle, Ap­ple o Uber por desa­rro­llar sus pro­pios vehí­cu- los son ejem­plos de ello); y em­pre­sas pro­ve­nien­tes del mun­do fí­si­co que in­ten­ta­rán ad­qui­rir ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas del mun­do di­gi­tal, me­dian­te pro­ce­sos de trans­for­ma­ción (o rein­ven­ción). En la de­fi­ni­ción de es­te nue­vo pa­ra­dig­ma, pa­re­ce más rá­pi­do que una gran pla­ta­for­ma di­gi­tal ocu­pe más y más es­pa­cios de ne­go­cio fí­si­cos que a la in­ver­sa.

La lla­ma­da trans­for­ma­ción di­gi­tal, pro­ce­so en el que es­tán in­mer­sas mi­les de em­pre­sas, no es tan sen­ci­lla: sig­ni­fi­ca in­te­grar una do­ce­na de tec­no­lo­gías dis­rup­ti­vas de ba­se di­gi­tal al con­jun­to de pro­ce­sos fí­si­cos de ne­go­cio. ¿Por dón­de em­pe­za­mos? Los ex­per­tos coin­ci­den en si­tuar los da­tos en el centro de la es­tra­te­gia, crear un “la­go de da­tos”, pa­ra des­pués ana­li­zar có­mo ex­traer va­lor de ellos. Las em­pre­sas que han triun­fa­do en su con­ver­sión en em­pre­sas di­gi­ta­li­za­das y di­ri­gi­das por da­tos se han su­ma­do al co­lec­ti­vo lla­ma­do in­dus­tria 4.0, pa­ra­dig­ma re­sul­tan­te de la con­ver­gen­cia e in­te­gra­ción de un con­jun­to de tec­no­lo­gías de ba­se di­gi­tal (im­pre­sión 3D, in­ter­net de las co­sas, vehícu­los au­to­con­du­ci­dos, reali­dad au­men­ta­da, ro­bó­ti­ca avan­za­da, e in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, en­tre otras). Un mo­de­lo de in­dus­tria que es ca­paz, sor­pren­den­te­men­te, de com­pe­tir a la vez en ra­pi­dez, fle­xi­bi­li­dad y cos­te (has­ta el mo­men­to, lo que era rá­pi­do o per­so­na­li­za­do no era com­pe­ti­ti­vo en cos­te), con cre­cien­te in­de­pen­den­cia de las eco­no­mías de es­ca­la (es efi­cien­te pro­du­cir en se­ries cortas) y de la pro­duc­ción en paí­ses emer­gen­tes (la pro­duc­ción di­gi­ta­li­za­da tie­ne el mis­mo cos­te aquí que en China). Una in­creí­ble opor­tu­ni­dad pa­ra Eu­ro­pa, que asis­te a un nue­vo e in­ci­pien­te re­na­ci­mien­to in­dus­trial.

Y, en me­dio de es­ta re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca, la in­no­va­ción es­pa­ño­la si­gue dan­do in­quie­tan­tes mues­tras de de­bi­li­dad. Se­gún el re­cien­te In­for­me Co­tec, el con­jun­to de la UE se tec­ni­fi­ca e in­vier­te un 25% más en I+D que an­tes de la cri­sis. Mien­tras, la eco­no­mía es­pa­ño­la in­vier­te un 10% me­nos. El re­tro­ce­so nos de­vuel­ve a ni­ve­les del 2004, con re­cor­tes acu­mu­la­dos del 50% en el gas­to pú­bli­co en ciencia y tecnología. El nú­me­ro de em­pre­sas que de­cla­ran rea­li­zar ac­ti­vi­da­des de I+D es un 35% in­fe­rior a ha­ce una dé­ca­da. Sor­pren­de el des­ta­ca­ble es­fuer­zo de las py­mes, que se re­ve­lan co­mo las más efi­cien­tes de la UE en atrac­ción de re­cur­sos eu­ro­peos de I+D. Qui­zá por­que en el en­torno cer­cano no en­cuen­tran to­da la fi­nan­cia­ción que se­ría ne­ce­sa­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.