El “siem­pre se ha he­cho así”

La Vanguardia - Dinero - - INPUT - Fer­nan­do Trías de Bes

Siem­pre meha re­sul­ta­do lla­ma­ti­vo, cuan­do so­bre­vue­lo Es­ta­dos Uni­dos y re­gre­so a Es­pa­ña, ob­ser­var des­de el avión que los pue­blos nor­te­ame­ri­ca­nos se­pa­ran las vi­vien­das apro­ve­chan­do el es­pa­cio y do­tan­do a las ca­sas de jar­di­nes, mien­tras que los mu­ni­ci­pios es­pa­ño­les api­ñan to­das las vi­vien­das de­jan­do al­re­de­dor hec­tá­reas y hec­tá­reas de te­rreno. El mo­ti­vo es que mu­chos años atrás, cuan­do se edi­fi­ca­ba en Es­pa­ña, se bus­ca­ba es­tar cer­ca de la ca­te­dral o la igle­sia, el al­cá­zar o una for­ti­fi­ca­ción, un acue­duc­to o un río. Es­ta­dos Uni­dos, con me­nos his­to­ria, par­te de ce­ro. Sin em­bar­go, des­apa­re­ci­dos los mo­ti­vos ori­gi­na­les que po­dían jus­ti­fi­car ca­sas y cons­truc­cio­nes api­ña­das, se­gui­mos por lo ge­ne­ral co­lo­can­do una ca­sa al la­do de la otra. La con­clu­sión es que el ser hu­mano man­tie­ne cier­tos há­bi­tos y com­por­ta­mien­tos aun cuan­do las cau­sas que los mo­ti­va­ron han des­apa­re­ci­do.

En las em­pre­sas su­ce­de al­go pa­re­ci­do. ¿Por qué en mu­chas em­pre­sas se ha­cen cier­tas co­sas de de­ter­mi­na­do mo­do? La res­pues­ta sue­le ser: “Por­que siem­pre se ha he­cho así”. Es de­cir, ni si­quie­ra a ve­ces las personas re­cuer­dan o co­no­cen esas mo­ti­va­cio­nes ori­gi­na­les. Uno de los prin­ci­pa­les in­hi­bi­do­res del cam­bio y de la in­no­va­ción no es tan­to ese “siem­pre lo he­mos he­cho así” co­mo la au­sen­cia de pre­gun­tar­se: “¿Por qué ha­ce­mos las co­sas de es­te mo­do?”

Aho­ra que vie­nen las va­ca­cio­nes de agos­to nos en­con­tra­mos, so­cial­men­te, an­te un siem­pre se ha he­cho así co­lo­sal. ¿Por qué co­ge­mos va­ca­cio­nes en agos­to? Pues por­que era lo más ló­gi­co de acuer­do con los ci­clos de re­co­gi­da de co­se­chas y de la agri­cul­tu­ra: es pre­ci­sa­men­te cuan­do mu­chos de los mu­ni­ci­pios tie­nen su fiesta mayor. Hoy só­lo una mi­no­ría de los es­pa­ño­les tra­ba­ja en la agri­cul­tu­ra, pe­ro se­gui­mos co­gien­do va­ca­cio­nes en un mes que re­vis­te po­co sen­ti­do. Ha­ce mu­cho me­jor tiem­po en julio (en agos­to, se­gún el año, ya hay al­gu­nas tor­men­tas y bo­rras­cas); de ca­ra a los hi­jos se­ría mu­cho más có­mo­do; y, des­de un pun­to de vis­ta pro­fe­sio­nal y em­pre­sa­rial, con un año fis­cal de do­ce me­ses, lo ló­gi­co se­ría pa­rar a mi­tad de año. Tan­to por can­san­cio (lle­va­mos seis me­ses em­pu­jan­do) co­mo por tiem­po pa­ra co­rre­gir des­via­cio­nes. Si uno ha­ce el pa­rón en agos­to, al re­gre­sar en sep­tiem­bre, má­xi­me con la Dia­da y la Mer­cè en el ca­so de em­pre­sas si­tas en Barcelona, se en­cuen­tra con que que­dan ape­nas tres me­ses pa­ra ce­rrar bien el año. Ten­dría mu­cho más sen­ti­do des­can­sar en julio y re­to­mar a ini­cios de agos­to, cuan­do aún que­dan cin­co me­ses pa­ra ce­rrar el ejer­ci­cio. La ver­dad es que en sep­tiem­bre ca­si to­do el “ba­ca­lao es­tá ven­di­do”.

Me­gus­ta ha­blar de los di­rec­ti­vos y em­pre­sa­rios co­mo ges­to­res de ob­so­les­cen­cias. Ges­tio­na­mos pro­duc­tos, sis­te­mas de tra­ba­jo, pro­to­co­los y pro­ce­sos que des­de el mi­nu­to uno tien­den a la ob­so­les­cen­cia. Es nues­tra ben­di­ción y mal­di­ción. Pe­ro es lo que da sen­ti­do a la fun­ción di­rec­ti­va. Les de­jo con es­te sano ejer­ci­cio. Una vez al día, pre­gún­ten­se so­bre cual­quier asun­to de ne­go­cio: “¿Por qué lo ha­ce­mos así?”.

El por­qué Los di­rec­ti­vos y em­pre­sa­rios ges­tio­na­mos pro­ce­sos que des­de el mi­nu­to uno tien­den a ca­du­car. Es nues­tra ben­di­ción y mal­di­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.