Los eco­no­mis­tas y la fe­li­ci­dad

La Vanguardia - Dinero - - INPUT - Adrià Mo­rron

Es inevi­ta­ble aso­ciar la eco­no­mía con el di­ne­ro. Por es­ta ra­zón, el eco­no­mis­ta no sue­le per­ci­bir­se co­mo al­guien “es­pi­ri­tual”. En una oca­sión, en de­fen­sa de mi pro­fe­sión, le con­té a una ami­ga mé­di­co que en la uni­ver­si­dad re­sol­vía­mos mo­de­los ma­te­má­ti­cos con el fin de ma­xi­mi­zar la fe­li­ci­dad. Mi­ró mis apuntes y, al com­pro­bar que efec­ti­va­men­te ha­bía fun­cio­nes ma­te­má­ti­cas de “fe­li­ci­dad”, se rio un buen ra­to. Se tra­ta de una anéc­do­ta por­que, cier­ta­men­te, eco­no­mis­tas y psi­có­lo­gos han ana­li­za­do jun­tos aque­llo que nos ha­ce fe­li­ces.

Es­tas in­ves­ti­ga­cio­nes se han cen­tra­do en ob­ser­var la re­la­ción en­tre el ni­vel de ren­ta y la fe­li­ci­dad. Los re­sul­ta­dos, pa­ra­dó­ji­cos, ayu­dan a en­ten­der las su­ti­le­zas de la fe­li­ci­dad. Por un la­do, el di­ne­ro pa­re­ce no im­por­tar: en­tre 1973 y 2004, la ren­ta real per cá­pi­ta de EE.UU. ca­si se du­pli­có y, sin em­bar­go, la fe­li­ci­dad sub­je­ti­va del es­ta­dou­ni­den­se pro­me­dio no ex­pe­ri­men­tó cam­bios sig­ni­fi­ca­ti­vos. El mis­mo re­sul­ta­do se ob­tie­ne en Es­pa­ña y en la ma­yo­ría de los paí­ses eu­ro­peos: el in­cre­men­to del PIB per cá­pi­ta de es­tos paí­ses no va aso­cia­do a un au­men­to de la fe­li­ci­dad de sus ha­bi­tan­tes, co­mo co­men­ta­mos en el mo­no­grá­fi­co so­bre bie­nes­tar del úl­ti­mo in­for­me men­sual de Cai­xaBank Re­search. Pe­ro, al mis­mo tiem­po, el di­ne­ro sí pa­re­ce im­por­tar: si com­pa­ra­mos dis­tin­tos paí­ses o dis­tin­tos in­di­vi­duos de un mis­mo país en un mo­men­to da­do del tiem­po, en­con­tra­mos una re­la­ción po­si­ti­va y muy es­tre­cha en­tre el ni­vel de ren­ta y la fe­li­ci­dad. Me­nu­do lío he­mos or­ga­ni­za­do eco­no­mis­tas y psi­có­lo­gos, ¿ver­dad? En reali­dad, la res­pues­ta a es­ta pa­ra­do­ja es sen­ci­lla: la fe­li­ci­dad no de­pen­de del ni­vel ab­so­lu­to de in­gre­sos de una per­so­na, sino de có­mo se com­pa­ra con los que la ro­dean o con su pro­pio pa­sa­do. Es­ta idea re­sal­ta el rol de las per­cep­cio­nes. La fe­li­ci­dad, a ve­ces, es ca­pri­cho­sa. Por ejem­plo, se cree que los ca­li­for­nia­nos, gra­cias a su cli­ma tem­pla­do, son más fe­li­ces que los ha­bi­tan­tes del frío Mi­chi­gan. Así lo pien­san los mis­mos re­si­den­tes en Ca­li­for­nia y Mi­chi­gan. Pe­ro los da­tos mues­tran que, en am­bos es­ta­dos, la gen­te es igual de fe­liz. Y es que nos adap­ta­mos a las cir­cuns­tan­cias y, co­mo con la ren­ta, las eva­lua­mos se­gún nues­tro en­torno y ex­pe­rien­cia (el des­em­pleo, que tie­ne un im­pac­to ne­ga­ti­vo y per­sis­ten­te so­bre el bie­nes­tar per­ci­bi­do, es una ex­cep­ción sig­ni­fi­ca­ti­va). Por ello, la cul­tu­ra tam­bién im­por­ta, co­mo lo de­mues­tra el he­cho de que en Eu­ro­pa la de­sigual­dad eco­nó­mi­ca tie­ne un mayor efec­to ne­ga­ti­vo so­bre el bie­nes­tar que en EE.UU. Ade­más, en una so­cie­dad co­mo la oc­ci­den­tal, en pro­ce­so de en­ve­je­ci­mien­to, la es­pe­ran­za de vi­da es­tá aso­cia­da con un mayor bie­nes­tar.

¿Qué con­clu­sio­nes po­de­mos ex­traer de to­do ello? En las cla­si­fi­ca­cio­nes in­ter­na­cio­na­les de bie­nes­tar, en­con­tra­mos a los paí­ses nór­di­cos a la ca­be­za. Yno es ca­sua­li­dad. La educación, la sa­ni­dad y la lu­cha con­tra el des­em­pleo de­ben for­mar par­te de un Es­ta­do de bie­nes­tar que per­si­ga la fe­li­ci­dad de sus ciu­da­da­nos.

El con­tex­to La fe­li­ci­dad no de­pen­de del ni­vel ab­so­lu­to de in­gre­sos de una per­so­na, sino de có­mo se com­pa­ra con los que la ro­dean o con su pa­sa­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.