Un mo­de­lo más allá del tu­ris­mo

El mo­de­lo Barcelona, desa­rro­lla­do a par­tir de la trans­for­ma­ción pa­ra los Jue­gos Olím­pi­cos, de los que aho­ra se cum­plen 25 años, tie­ne su paz so­cial en en­tre­di­cho

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Ma­nel Pé­rez

Jor­di Na­dal: “Las gran­des trans­for­ma­cio­nes han pro­vo­ca­do que la paz so­cial es­té en en­tre­di­cho”

Fer­nan­do Se­rra­te: “No quie­re ser só­lo una ciu­dad de bue­na vi­da. Quie­re ser in­flu­yen­te”

Ate­na­za­da en­tre la pre­sión de su con­tro­ver­ti­do éxi­to tu­rís­ti­co y el an­he­lo ciu­da­dano de ejer­cer un pa­pel re­le­van­te en la red de ur­bes que de­fi­ni­rán la eco­no­mía del si­glo XXI, Barcelona ya­ce en el di­ván de la in­sa­tis­fac­ción pe­ren­ne. Am­plios sec­to­res eco­nó­mi­cos –ho­te­le­ros, co­mer­cian­tes, pro­pie­ta­rios in­mo­bi­lia­rios y fon­dos de in­ver­sión– re­ce­lan que el re­cha­zo al tu­ris­mo ave­ríe la ga­lli­na de los hue­vos de oro. En el otro la­do –cla­ses me­dias, em­plea­dos de ser­vi­cios, in­qui­li­nos...– te­men ver­se mar­gi­na­dos y ex­pul­sa­dos de una ur­be en la que les cues­ta en­con­trar co­bi­jo.

No es nue­vo. El gru­po de em­pre­sa­rios nu­clea­dos por el pro­fe­sor Pe­dro Nueno, que ca­da año re­fle­xio­na so­bre el fu­tu­ro de la eco­no­mía ca­ta­la­na, ana­li­za el fe­nó­meno des­de ha­ce quin­ce años. En su pri­me­ra reunión en Bos­ton ya de­tec­tó la ne­ce­si­dad de que Barcelona re­de­fi­nie­ra su mo­de­lo an­tes de que es­te aca­ba­se fue­ra de con­trol.

Barcelona es una reali­dad com­ple­ja, re­sul­ta­do de mu­chas con­fluen­cias, y re­cha­za ver­se de­fi­ni­da por un úni­co vector; le ate­rra la pers­pec­ti­va de que se de­can­te en ex­ce­so ha­cia el tu­ris­mo. Pe­ro no aca­ba de sa­ber qué quie­re.

Quin­ce años des­pués, el gru­po se reúne en el Club de la Fa­cul­tad de Har­vard, de nue­vo en Bos­ton, ciu­dad con la que a to­das las de­más les gus­ta com­pa­rar­se, pe­se a que for­ma par­te de una ex­clu­si­va li­ga.

Al mun­do em­pre­sa­rial le cues­ta, de en­tra­da, en­ten­der el ambiente de pe­si­mis­mo o re­cha­zo que en­vuel­ve el de­ba­te. Jai­me Gre­go, pre­si­den­te de los La­bo­ra- to­rios Le­ti, lo ex­pre­sa con fran­que­za: “Me pa­re­ce pa­ra­dó­ji­co lo que ocu­rre, se­ría co­mo si un empresario se que­ja­ra de que su em­pre­sa tie­ne de­ma­sia­dos pe­di­dos o clien­tes, es pe­li­gro­so asu­mir que el éxi­to con­sis­te en re­du­cir el nú­me­ro de tu­ris­tas”.

Abun­da en el asun­to el pu­bli­cis­ta y ase­sor em­pre­sa­rial Il­de­fon­so Gar­cía Se­re­na: “Es mu­cho me­jor te­ner que ges­tio­nar el éxi­to que el fra­ca­so, y creo que el ba­lan­ce es de éxi­to. Un ejem­plo in­dis­cu­ti­ble es el del ae­ro­puer­to bar­ce­lo­nés”.

Diag­nos­ti­car el es­ta­do real de la ciu­dad ha de ser el pri­mer pa­so. Tom­ma­so Luc­ca, res­pon­sa­ble en Es­pa­ña de la ase­gu­ra­do­ra ita­lia­na As­si­te­ca, re­si­den­te en la ciu­dad con vo­ca­ción de per­ma­nen­cia, con­clu­ye que la “ac­tual di­ná­mi­ca tu­rís­ti­ca es in­sos­te­ni­ble, tien­de a una sa­tu­ra­ción a la ve­ne­cia­na. No va­le com­pa­rar con Lon­dres, pues es­ta es mu­cho más gran­de. Bar- ce­lo­na tie­ne la mi­tad de la su­per­fi­cie de Mi­lán, pe­ro una can­ti­dad va­rias ve­ces su­pe­rior de vi­si­tan­tes”.

Des­de otro án­gu­lo, Jor­di Na­dal, di­rec­tor ge­ne­ral de Pla­ta­for­ma Editorial, re­ma­cha la idea: “Las gran­des trans­for­ma­cio­nes han pro­vo­ca­do que la paz so­cial de la ciu­dad es­té en en­tre­di­cho, su cohe­sión. Y sin ella se­rá prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble ha­cer na­da cons­truc­ti­vo en el fu­tu­ro. Hay que ver có­mo re­cu­pe­rar esa paz”.

Jai­me Ma­let, pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de EE.UU. en Es­pa­ña, que agru­pa a sus gran­des mul­ti­na­cio­na­les, se mues­tra más crí­ti­co con la vi­sión que los ca­ta­la­nes y bar­ce­lo­ne­ses tie­nen de su reali­dad: “Barcelona es muy ci­clo­tí­mi­ca, el Es­ta­do de bie­nes­tar fun­cio­na, es­pe­cial­men­te en la sa­ni­dad y la educación gra­tui­tas; dis­po­ne de in­fra­es­truc­tu­ras de al­tí­si­mo ni­vel, la úl­ti­ma, el ae­ro-

Jo­sep Ll. San­fe­liu: “Des­de ha­ce dos años Barcelona atrae capital en bio­tec co­mo no se ha­bía vis­to nun­ca”

Ma­nu Mo­nas­te­rio: “Es­te año la ciu­dad se­rá la se­de del Smart City Ex­po World Con­gress”

Li­dan Qi: “El in­te­rés de los in­ver­so­res chi­nos no se re­du­ce en ex­clu­si­va a las tien­das y los in­mue­bles”

puer­to; pe­ro le cues­ta sa­ber lo que quie­re, in­clu­so tie­ne im­pul­sos con­tra­dic­to­rios so­bre un mis­mo te­ma se­gún el mo­men­to”.

Fer­nan­do Se­rra­te, res­pon­sa­ble en Ca­ta­lun­ya de KPMG, cues­tio­na la de­bi­li­dad es­tra­té­gi­ca: “A la ciu­dad le fal­ta de­fi­nir un pro­yec­to de trans­for­ma­ción. En par­te es por au­sen­cia de am­bi­ción de las ad­mi­nis­tra­cio­nes, pe­ro la res­pon­sa­bi­li­dad es tam­bién de la so­cie­dad ca­ta­la­na, que pa­re­ce ha­ber aban­do­na­do esa am­bi­ción de ejer­cer un cier­to pa­pel de li­de­raz­go en el sur de Eu­ro­pa”.

Y es que, en pa­la­bras de Se­rra­te, Barcelona “no quie­re ser só­lo una ciu­dad de bue­na vi­da y tu­ris­mo, quie­re y de­be ser una ciu­dad de in­fluen­cia. Ha de in­te­grar mu­chas co­sas pre­ser­van­do a la vez su mo­de­lo ca­rac­te­rís­ti­co”. Y eso quie­re de­cir in­dus­tria, em­pre­sas, tecnología, in­no­va­ción. En pro­por­cio­nes que al li­de­raz­go po­lí­ti­co y so­cial le co­rres­pon­de de­fi­nir.

Tam­bién cul­tu­ra. Yo­lan­da Se­rra, di­rec­to­ra de pro­gra­mas in­ter­na­cio­na­les de Ie­se, ci­fra “en el 3% del PIB eu­ro­peo la apor­ta­ción de las in­dus­trias crea­ti­vas; pe­ro en los úl­ti­mos años en Barcelona ape­nas se ha avan­za­do en es­te ám­bi­to. Más en ge­ne­ral, la ciu­dad tie­ne no­ta­bles di­fi­cul­ta­des pa­ra re­te­ner a los alum­nos que vie­nen a ella a for­mar­se. Cuan­do aca­ban se van, pues no hay una ofer­ta su­fi­cien­te y de­bi­da­men­te re­mu­ne­ra­da que les per­mi­ta ha­cer fren­te a sus deu­das de estudios y man­te­ner un ni­vel de vi­da digno”.

Más op­ti­mis­tas son los em­pre­sa­rios vin­cu­la­dos a las nue­vas tec­no­lo­gías. Jo­sep Lluís San­fe­liu, res­pon­sa­ble de Ysios capital, fir­ma de re­fe­ren­cia en fi­nan­cia­ción de bio­tec, es un ejem­plo: “Des­de ha­ce dos años, Barcelona es­tá atra­yen­do una enor­me can­ti­dad de pro­yec­tos e in­ver­sio­nes. Es­te 2017 va muy bien, con un cre­ci­mien­to en Barcelona de la in­ver­sión tan­to lo­cal co­mo in­ter­na­cio­nal, con pro­yec­tos glo­ba­les, co­mo no se ha­bía vis­to nun­ca”.

La cruz, se­gún San­fe­liu, quien tam­bién for­ma par­te de la eje­cu­ti­va de Barcelona Glo­bal, es que, “co­mo vi­vi­mos des­co­nec­ta­dos y des­agre­ga­dos, jun­to a esos éxi­tos hay tam­bién im­por­tan­tes bol­sas de des­arrai­go so­cial, que ne­ce­si- tan un es­fuer­zo en el te­rreno de los ser­vi­cios so­cia­les... Y en ese con­tex­to, el tu­ris­mo se de­fi­ne co­mo el gran enemi­go, en par­te fi­gu­ra­do, pro­duc­to del des­co­no­ci­mien­to de sus efec­tos reales”.

¿Es la co­mu­ni­ca­ción una he­rra­mien­ta su­fi­cien­te o ap­ta pa­ra su­pe­rar esa se­gre­ga­ción y vi­sio­nes con­tra­pues­tas? Pe­re Bo­tet, pre­si­den­te de Ad­van­ced Me­di­cal, de­fien­de que “se ex­pli­que a los ciu­da­da­nos que el tu­ris­mo ha si­do en gran me­di­da la ba­se del cre­ci­mien­to de los úl­ti­mos ma­ños y que la tu­ris­mo­fo­bia no con­du­ce a nin­gu­na par­te”.

Com­ple­men­tan­do esa idea, San­tia­go Ta­rín, de Mas­ter Con­sul­ting, cree que “el pro­ble­ma con la co­mu­ni­ca­ción es que los lí­de­res eco­nó­mi­cos y par­te de la éli­tes no son creí­bles pa­ra los afec­ta­dos ne­ga­ti­va­men­te por es­tos cam­bios, trans­for­ma­cio­nes y pre­sio­nes..., hay que con­se­guir que los po­lí­ti­cos cam­bien sus men­sa­jes”.

En esa lí­nea, Se­rra­te re­cuer­da que la se­de de la Agen­cia Eu­ro­pea del Me­di­ca­men­to, que a cau­sa del Bre­xit bus­ca nue­va ubi­ca- ción en el con­ti­nen­te, “no con­ta­ba ini­cial­men­te con el apo­yo de los nue­vos ad­mi­nis­tra­cio­nes mu­ni­ci­pa­les. Sin em­bar­go, cuan­do co­no­cie­ron la reali­dad del pro­yec­to, sus im­pli­ca­cio­nes en tér­mi­nos de em­pleo y eco­nó­mi­co, lo asu­mie­ron ple­na­men­te”. Otro tan­to se po­dría de­cir de ám­bi­tos co­mo, por ejem­plo, la Fi­ra.

Ade­la Su­bi­ra­na, con­se­je­ra de Sacyr, su­ma el ejem­plo del “Con­sor­ci de la Zo­na Fran­ca, que ha acor­da­do con el Ayun­ta­mien­to y la Ge­ne­ra­li­tat di­ver­sas per­mu­tas de te­rre­nos en be­ne­fi­cio del mu­ni­ci­pio. Y se pac­ta­do con un pre­si­den­te del Con­sor­ci, Jor­di Cor­net, nom­bra­do por el PP. Es una prue­ba de que si se in­for­ma y hay vo­lun­tad de en­ten­di­mien­to se si­gue po­dien­do ha­cer mu­chas co­sas. Pro­pues­tas con­cre­tas y ma­nos a la obra”.

Y de pro­pues­tas quie­re ha­blar Ma­nu Mo­nas­te­rio, del Club de Mar­ke­ting de Barcelona y pro­fe­sor de Esa­de en esa mis­ma ma­te­ria. Con­cre­ta­men­te, de la in­ver­sión en la trans­for­ma­ción de la ciu­dad en una smart city. “El pró­xi­mo no­viem­bre,la ciu­dad se­rá la

se­de del Smart City Ex­po World Con­gress, una re­fe­ren­cia en su ám­bi­to. Y Barcelona de­be­ría en­ca­be­zar la ten­den­cia en fa­vor de com­bi­nar la ciu­dad in­te­li­gen­te con la idea de ciu­dad so­cial­men­te sos­te­ni­ble”.

Y pio­ne­ra en apues­ta eco­ló­gi­ca, re­ma­cha Luc­ca, “pues en es­to la di­men­sión me­dia sí es una ven­ta­ja. Es muy di­fí­cil desa­rro­llar la sos­te­ni­bi­li­dad en ciu­da­des muy gran­des, co­mo Lon­dres o Nue­va York, don­de cual­quier des­pla­za­mien­to es lar­go y muy com­pli­ca­do. En Barcelona es más sen­ci­llo y asu­mi­ble. Hay que apro­ve­char ese plus.

Pe­dro Nueno re­cuer­da que lo de ciu­dad in­te­li­gen­te “ya dio sus pri­me­ros pa­sos en Barcelona en los mis­mos co­mien­zos de la re­vo- lu­ción in­for­má­ti­ca, con los an­ti­guos or­de­na­do­res per­so­na­les (PCs). Hay tra­di­ción. In­clu­so una em­pre­sa desa­rro­lló un sis­te­ma de ges­tión de cir­cu­la­ción con con­tro­les de los semáforos, que aca­bó ins­ta­la­da en Bos­ton. Fue un pri­mer ejem­plo. Lue­go vi­nie­ron más”. Y apor­ta un da­to ex­traí­do de la reali­dad in­me­dia­ta: “Aho­ra las co­sas es­tán más pues­tas pa­ra que las em­pre­sas se ven­dan que pa­ra com­prar. Ha­brá que ver qué efec­to tie­ne eso so­bre la di­ná­mi­ca eco­nó­mi­ca y so­cial de la ciu­dad”.

Otras ini­cia­ti­vas que com­bi­nan el atrac­ti­vo tu­rís­ti­co de la ciu­dad con su po­ten­cial em­pre­sa­rial de al­to va­lor aña­di­do han co­rri­do di­fe­ren­te suer­te. Es el ca­so de los clús­ters de la sa­ni­dad y la me­di­ci­na, siem­pre en po­si­cio­nes pun­te­ras pe­ro con di­fi­cul­ta­des pa­ra fra­guar ope­ra­ti­va­men­te.

Gre­go, en otra es­ca­la, re­cuer­da que pa­ra el ám­bi­to de las en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias “la ciu­dad ha crea­do la Barcelona Res­pi­ra

to­ring net­work, que apo­ya po­lí­ti­cas de in­ves­ti­ga­ción en sa­lud res­pi­ra­to­ria y pro­pi­cia el tra­ba­jo con­jun­to en­tre los sec­to­res pú­bli­co y pri­va­do”.

Mien­tras, el flu­jo de di­ne­ro si­gue flu­yen­do ha­cia la ciu­dad, es­pe­cial­men­te ha­cia los ac­ti­vos in­mo­bi­lia­rios. Las her­ma­nas Li­dan y Li­lin Qi des­ta­can que “el atrac­ti­vo de la ciu­dad pa­ra los in­ver­so­res chi­nos no se re­du­ce a ese sector. La in­ver­sión ac­túa co­mo una man­cha de acei­te y se es­tá ex­pan­dien­do ha­cia otros ám­bi­tos. Por otra par­te, los vi­si­tan­tes chi­nos son uno de los pun­ta­les que sos­tie­nen los prin­ci­pa­les ejes co­mer­cia­les de la ciu­dad, es­pe­cial­men­te el pa­seo de Grà­cia.

Gar­cía Se­re­na con­clu­ye lan­zan­do un men­sa­je que in­ten­ta cap­tar lo po­si­ti­vo de la si­tua­ción: “Es­tá bien que Barcelona se que­je, eso es un mo­tor de cam­bio y de me­jo­ra. In­clu­so la pro­tes­ta por los efec­tos del tu­ris­mo pue­de con­ver­tir­se en ener­gía po­si­ti­va”.

SIU

Un gru­po de em­pre­sa­rios ca­ta­la­nes se reunió el pa­sa­do fin de se­ma­na en el Fa­culty Club de la Uni­ver­si­dad de Har­vard, en la ciu­dad de Bos­ton

FOTOS DE JO­SÉ CERRONE

02 Los par­ti­ci­pan­tes, al pie de un pa­be­llón de la Uni­ver­si­dad de Har­vard

03 Tom­ma­so Luc­ca, Jo­sep Lluís San­fe­liu e Il­de­fon­so Gar­cía Se­re­na

01 Jai­me Ma­let, de la Cá­ma­ra de EE.UU. en Es­pa­ña, y Ade­la Su­bi­ra­na, de Sacyr

01

07 Pe­re Bo­tet, Jor­di Na­dal y Ma­nu Mo­nas­te­rio

08 San­tia­go Ta­rín, Ma­ri­sa del Po­zo, Yo­lan­da Se­rra y Tom­ma­so Luc­ca

04 Fer­nan­do Se­rra­te, res­pon­sa­ble de KPMG en Ca­ta­lun­ya

04

05 Pe­dro Nueno, pro­fe­sor del Ie­se y pre­si­den­te del Ceibs de Shang­hai

05

06 El pro­fe­sor Krish­na Pa­le­pu, Nueno y Li­dan y Li­lin Qi

03

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.