HP En­ter­pri­se, la mi­tad de la mi­tad

Una se­gre­ga­ción, dos des­in­ver­sio­nes y va­rias ad­qui­si­cio­nes han mo­di­fi­ca­do el pe­rí­me­tro de la com­pa­ñía

La Vanguardia - Dinero - - DIGITAL - Nor­ber­to Ga­lle­go

La his­tó­ri­ca Hew­lett-Pac­kard, fun­da­da en 1939 y pio­ne­ra del hoy cé­le­bre Si­li­con Va­lley, se es­cin­dió en dos em­pre­sas en no­viem­bre de 2015. Des­de en­ton­ces, en me­nos de dos años, la re­bau­ti­za­da Hew­lett Pac­kard En­ter­pri­se (HPE) ha da­do va­rias vuel­tas so­bre sí mis­ma. Cuan­do cie­rre su se­gun­do año fis­cal a fi­na­les de oc­tu­bre, ha­brá cam­bia­do sus­tan­cial­men­te su pe­rí­me­tro. Por un la­do, se ha des­pren­di­do de seg­men­tos de ac­ti­vi­dad en ser­vi­cios y soft­wa­re me­dian­te fór­mu­las fi­nan­cie­ras con las que ha trans­fe­ri­do ac­ti­vos –ade­más de plantilla y otros cos­tes– a sen­dos socios pre­dis­pues­tos a ha­cer­se car­go: CSC y Mi­croFo­cus.

Una vez más en ca­si seis años co­mo pre­si­den­ta eje­cu­ti­va, Meg Whit­man ha he­cho ga­la de un ta­len­to inusual pa­ra con­ven­cer a sus ac­cio­nis­tas de que “es­ta ha si­do la más pro­fun­da trans­for­ma­ción que ha­ya vivido una em­pre­sa del sector de las TI”. Son pa­la­bras opi­na­bles, pe­ro es un he­cho que en 2011 re­ci­bió una em­pre­sa gi­gan­tes­ca pe­ro mal­he­ri­da y la de­ja­rá a su pre­sun­to su­ce­sor, An­to­nio Ne­ri, con­traí­da has­ta un va­lor bur­sá­til de 27.000 mi­llo­nes de dó­la­res pe­ro sa­nea­da, dos atri­bu­tos que la ha­rían desea­ble pa­ra una even­tual ofer­ta de com­pra.

No se­ría jus­to des­ta­car só­lo las des­in­ver­sio­nes en la tra­yec­to­ria re­cien­te de HPE. Whit­man ha he­cho ad­qui­si­cio­nes muy re­le­van­tes y na­da alo­ca­das en pre­cio. Des­ta­can tres: Si­li­con Grap­hics, con arrai­go en el ne­go­cio de la su­per­compu­tación; Sim­pli­vity, es­pe­cia­lis­ta en el as­cen­den­te mer­ca­do del ahi­per­con­ver­gen­cia, yNim­bleSt ora ge, cu­ya tecnología flash con­tri­bu­ye a la car­te­ra de al­ma­ce­na­mien­to de da­tos.

Jo­sé Ma­ría de la To­rre, pre­si­den­te de HPE en la pe­nín­su­la Ibé­ri­ca, ex­pli­ca a Di­ne­ro que­des in­ver­sio­nes y ad­qui­si­cio­nes for­man par­te de la mis­ma ecua­ción :“Es­tán de­ter­mi­na­da sporl oque lla­ma­mos nues­tras tres creen­cias cor­po­ra­ti­vas”. La pri­me­ra es la con­vic­ción de que el mun­do de las TI se­rá for­zo­sa­men­te hí­bri­do: “Las em­pre­sas pi­den que les fa­ci­li­te­mos la de­ci­sión acer­ca de la me­jor com­bi­na­ción de sus in­fra­es­truc­tu­ras, que in­clu­ye mo­der­ni­zar cen­tros de da­tos –en los que mu­chos sis­te­mas, por ra­zo­nes aten­di­bles, no se ha que­ri­do o no se ha po­di­do trans­for­mar –, pe­ro tam­bién im­pli­ca con­si­de­rar el mo­de­lo cloud, en sus va­rian­tes pri­va­da o pú­bli­ca”.

La se­gun­da creen­cia la re­su­me De la To­rre con mayor cla­ri­dad si ca­be: “Lo más in­tere­san­te del mo­men­to no es­tá ocu­rrien­do en el co­ra­zón de los sis­te­mas in­for­má­ti­cos, sino en su ex­tre­mo ( ed­ge), el bor­de don­de co­nec­tan con el en­torno a tra­vés de las re­des”. Un pro­ble­ma emer­gen­te pa­ra las em­pre­sas es ges­tio­nar lo que pa­sa en el ed­ge, en­tre otras cues­tio­nes, los ries­gos de se­gu­ri­dad.

Se de­tie­ne en ex­pli­car las vir­tu­des de la fa­mi­lia de ser­vi­do­res com­po­ni­bles Sy­nergy, fru­to de la ac­ti­vi­dad de I+D, ra­ma de la com­pa­ñía cu­yos lo­gros des­ta­ca. “El ob­je­ti­vo de Sy­nergy se re­su­me en que la pro­duc­ción de un centro de da­tos (in­terno) sea tan elás­ti­ca co­mo pue­da ser­lo una nu­be pú­bli­ca (externa)”. Y sub­ra­ya que la di­fe­ren­cia en­tre una nu­be pri­va­da y una pú­bli­ca no es­tá en los cos­tes, co­mo a ve­ces se di­ce, sino en dón­de re­si­den las car­gas de tra­ba­jo fun­da­men­ta­les pa­ra la em­pre­sa.

El mo­de­lo hí­bri­do, tal co­mo lo pos­tu­la HPE, im­pli­ca que la em­pre­sa pue­de de­ci­dir se­gún sus cri­te­rios si una de­ter­mi­na­da apli­ca­ción ha de se­guir en ca­sa o pue­de con­fiar­se a un pro­vee­dor de ser­vi­cios cloud. “Hay mi­les de ra­zo­nes por las que una em­pre­sa pue­da que­rer que su in­fra­es­truc­tu­ra sea fle­xi­ble, adap­ta­ble y mo­di­fi­ca­ble y no si­ga los dic­ta­dos de un pro­vee­dor”.

La es­tra­te­gia de in­fra­es­truc­tu­ras cloud de HPE ha te­ni­do vai­ve­nes. Co­mo otros, ha tro­pe­za­do con el do­mi­nio abru­ma­dor de Ama­zon Web Ser­vi­ces y Mi­cro­soft Azu­re (per­se­gui­dos a dis­tan­cia por Goo­gle e IBM). La con­sig­na del día es ad­he­rir­se al con­cep­to mul­ti­cloud, que De la To­rre ex­po­ne pro do­mo sua: “No creo que ha­ya nin­gu­na otra com­pa­ñía con tan­ta pro­pie­dad in­te­lec­tual pa­ra ha­cer que las dis­tin­tas nu­bes pú­bli­cas y las pri­va­das, así co­mo los sis­te­mas con­ven­cio­na­les he­re­da­dos (le­gacy), fun­cio­nen de una ma­ne­ra au­to­má­ti­ca e in­te­gra­da”.

En la prác­ti­ca, HPE se apo­ya hoy en lo que fue su En­ter­pri­se Group, que apor­ta un 80% de la fac­tu­ra- ción. No to­dos los ser­vi­cios de HPE han pa­sa­do a DCX, na­ci­da del acuer­do con CSC, ni to­do el soft­wa­re se ha ce­di­do a Mi­croFo­cus. Con tal fin se ha crea­do Poin­tNext, mar­ca que aglu­ti­na la ca­pa­ci­dad de ser­vi­cios pro­fe­sio­na­les que HPE se ha que­da­do pa­ra sí.

Por úl­ti­mo, De­la To­rre da sus im­pre­sio­nes del mer­ca­do es­pa­ñol de TI. “Se es­tá in­vir­tien­do más, aun­que la par­te de in­fra­es­truc­tu­ra es la que me­nos cre­ce; es­ta­mos vien­do que mu­chas car­gas de tra­ba­jo se es­tán lle­van­do a nu­bes que no es­tán en el país. De ahí la im­por­tan­cia de quee­nEs­pa­ñaha­ya­pro­vee­do­res­de ser­vi­cios que pue­dan sol­ven­tar las so­lu­cio­nes deTI, que­se­pre­sen­ta­na las em­pre­sas es­pa­ño­las”.

La di­fe­ren­cia en­tre una nu­be pri­va­da y una pú­bli­ca es­tá en dón­de re­si­den las car­gas de tra­ba­jo fun­da­men­ta­les

AR­CHI­VO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.