Lar­ga vi­da a los apa­ra­tos

La UE es­tu­dia for­mas de aca­bar con la ob­so­les­cen­cia pro­gra­ma­da e im­pul­sar la re­pa­ra­ción de pro­duc­tos

La Vanguardia - Dinero - - DIGITAL - Blan­ca Gis­pert

Sin sa­ber muy bien por qué, un día, de re­pen­te, la im­pre­so­ra de ca­sa de­ja de fun­cio­nar. La la­va­do­ra se en­ca­lla y la cá­ma­ra de fotos –si no es­tá ol­vi­da­da en un ca­jón– tam­po­co fun­cio­na con la flui­dez de an­tes. La ob­so­les­cen­cia pro­gra­ma­da es un fe­nó­meno del que ha­ce tiem­po que oí­mos ha­blar, so­bre to­do en re­fe­ren­cia a los apa­ra­tos tec­no­ló­gi­cos y los elec­tro­do­més­ti­cos. No se tra­ta de otra co­sa que de la muer­te pro­gra­ma­da de los apa­ra­tos elec­tró­ni­cos, un mon­ta­je de los pro­duc­to­res pa­ra que el con­su­mi­dor com­pre de nue­vo el mis­mo pro­duc­to una vez se es­tro­pea de for­ma sor­pren­den­te.

La Unión Eu­ro­pea se ha pro­pues­to es­te me­sen­con­trar la fór­mu­la pa­ra aca­bar con es­te fe­nó­meno, o al me­nos pa­ra in­ten­tar re­du­cir su im­pac­to. A gran­des ras­gos, los dipu­tados del Par­la­men­to Eu­ro­peo creen que se pue­de ac­tuar en tres ám­bi­tos. El pri­me­ro, la trans­pa­ren­cia con el con­su­mi­dor. Por eso pro­po­nen que se obli­gue a los fa­bri­can­tes a in­di­car la du­ra­ción de los apa­ra­tos elec­tró­ni­cos en el mo­men­to en que el con­su­mi­dor los ad­quie­re. La se­ña­li­za­ción no ne­ce­sa­ria­men­te se ha de con­tar en años, sino en unu­so con­cre­to del apa­ra­to, co­mo las vuel­tas que pue­de dar el tam­bor de una la­va­do­ra an­tes de es­tro­pear­se.

El se­gun­do ám­bi­to de ac­tua­ción es la in­tro­duc­ción de una eti­que­ta de re­pa­ra­bi­li­dad del pro­duc­to, que per­mi­ta al con­su­mi­dor sa­ber si el ar­tícu­lo que com­pra pue­de re­pa­rar­se o no, pa­ra evi­tar así caer en la tram­pa fá­cil de com­prar de nue­vo el pro­duc­to por sim­ple des co­no­ci­mien­to. En es­te as­pec­to, el in­for­me pone el acen­to en los fa­bri- can­tes de te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes, que nor­mal­men­te pe­gan la ba­te­ría a la car­ca­sa de for­ma que no se pue­de se­pa­rar pa­ra re­pa­rar­la. El ter­ce­ro es la crea­ción de in­cen­ti­vos fis­ca­les pa­ra los fa­bri­can­tes que op­ten por re­pa­rar el pro­duc­to, una prác­ti­ca que ya ha im­plan­ta­do Suecia re­du­cien­do el IVA del 25% al 12% a los pro­duc­to­res que re­pa­ran. Pe­ro el país de re­fe­ren­cia es Fran­cia, que des­de el 2015 mul­ta y pe­na­li­za con dos años de pri­sión a los fa­bri­can­tes que pro­gra­men la muer­te de sus pro­duc­tos. Por otra par­te, la ini­cia­ti­va –que pa­sa­rá a ser eva­lua­da por la Co­mi­sión– tam­bién in­ci­de en la ob­so­les­cen­cia en el sector del soft­wa­re. Se­gún el eu­ro par­la­men­ta­rio que di­ri­ge el pro­yec­to, Pas­cal Du­rand, los te­lé­fo­nos fun­cio­nan más len­ta­men­te des­pués de pa­sar al­gu­nas ac­tua­li­za­cio­nes de soft­wa­re, y por eso re­cla­ma que el con­su­mi­dor pue­da vol­ver a uti­li­zar un soft­wa­re an­ti­guo o que al me­nos sea ad­ver­ti­do de es­te mal fun­cio­na­mien­to.

La ini­cia­ti­va no só­lo quie­re pro­te­ger al con­su­mi­dor de es­tos abu­sos, sino tam­bién el me­dio ambiente, per­ju­di­ca­do por el ele­va­do rit­mo de pro­duc­ción de los apa­ra­tos y su fal­ta de re­ci­cla­je. Con to­do, ¿quie­re el con­su­mi­dor que su te­lé­fono du­re años o ya no pue­de es­pe­rar a ha­cer­se con la úl­ti­ma no­ve­dad?

MI­KE KANE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.