El po­der de la eco­no­mía Mars­hall qui­tó la ‘po­lí­ti­ca’ a la Eco­no­mía pa­ra acer­car­la a las cien­cias ‘du­ras’

Tu­go­res ana­li­za el uso de mo­de­los en una ciencia eco­nó­mi­ca que de­be vol­ver a equi­li­brar­se con la po­lí­ti­ca

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - Jus­to Ba­rran­co

De ser la más vieja de las ar­tes, la eco­no­mía ha pa­sa­do a ser la más jo­ven de las cien­cias. Y en el tra­yec­to ha ex­pe­ri­men­ta­do no­ta­bles mo­vi­mien­tos pen­du­la­res. La eco­no­mía, re­cuer­da en su nue­vo libro el ca­te­drá­ti­co y ex­rec­tor de la Uni­ver­si­tat de Barcelona Juan Tu­go­res, na­ció re­sal­tan­do su per­so­na­li­dad res­pec­to a otras dis­ci­pli­nas hu­ma­nas y so­cia­les, se con­sa­gró a las te­má­ti­cas más es­pe­cí­fi­cas de su nú­cleo du­ro –con­su­mo, pro­duc­ción– y, fi­nal­men­te, pa­só a ex­pan­dir sus vi­sio­nes y he­rra­mien­tas a otras dis­ci­pli­nas, el im­pe­ria­lis­mo de­la eco­no­mía. En­con­tró en la cons­truc­ción de mo­de­los la for­ma de do­tar de ri­gor sus ar­gu­men­tos y acer­tó a ve­ces al apli­car­los y otras que­dó en­cor­se­ta­da en sus­pro­pio­sar­gu­men­tos­for­ma­les. A ve­ces ha apren­di­do las lec­cio­nes y otras se ha obs­ti­na­do en desoír­las am­pa­ra­da por la or­to­do­xia. Unas idas y ve­ni­das que han re­fle­ja­do bien el de­ve­nir de las so­cie­da­des.

Son al­gu­nas de las re­fle­xio­nes de ¿Se pue­de pre­ver el rum­bo de la eco­no­mía?, un libro di­vul­ga­ti­vo que Tu­go­res (Pal­ma, 1953) ha es­cri­to pa­ra una co­lec­ción de ven­ta en quios­cos, Los re­tos de la eco­no­mía, de RBA. El libro re­vi­sa las ca­pa­ci­da­des pre­dic­ti­vas reales de la dis­ci­pli­na exa­mi­nan­do sus mo­de­los y co­mien­za re­cor­dan­do que en el si­glo XVIII con tó­tems co­mo Adam Smith eclo­sio­nó la lla­ma­da eco­no­mía po­lí­ti­ca, con una es­tre­cha re­la­ción con­las di­men­sio­ne­sé­ti­cas, psi­co­ló­gi­cas y so­cia­les del ser hu­mano. Se­ría Al­fred Mars­hall, con mu­chas ma­te­má­ti­cas, el que la de­jó en Eco­no­mía a se­cas pa­ra dar­le un es­ta­tus cien­tí­fi­co más­re­co­no­ci­do, acer­cán­do­la a cien­cias du­ras co­mo la fí­si­ca.

Hoy los mo­de­los eco­nó­mi­cos, que ayu­dan a sim­pli­fi­car reali­da­des com­ple­jas y ha­cer­las ma­ne­ja­bles, tie­nen tan­tos par­ti­da­rios co­mo de­trac­to­res. Pa­ra Tu­go­res, es un buen ac­ti­vo y qui­zá ha­ya que huir del mo­de­lo en sin­gu­lar: el mo­de­lo key­ne­siano fue una apro­xi­ma­ción ade­cua­da a los pro­ble­mas de la Gran De­pre­sión –y en par­te en el 2008–, mien­tras que el mo­de­lo IS-LM fue bien has­ta 1970 cuan­do las po­lí­ti­cas mo­ne­ta­rias tu­vie­ron un pa­pel más ac­ti­vo. Des­de 1970, cuan­do la in­fla­ción fue la mayor preo­cu­pa­ción, co­bró fuer­za el mo­de­lo de de­man­da y ofer­ta agre­ga­da. Se tra­ta de ele­gir los mo­de­los re­le­van­tes.

Uno de los chis­tes más co­no­ci­dos so­bre eco­no­mis­tas, re­cuer­da, es que pa­san la mi­tad del tiem­po ha­cien­do predicciones y la otra mi­tad ex­pli­can­do por qué no se han cum­pli­do. Lo­cier­to, se­ña­la, es que­se en­fren­tan a sis­te­mas com­ple­jos, a mo­de­los con­des­a­jus­tes­con­la reali­dad, a la pre­sión de sus con­ciu­da­da­nos, que pi­den predicciones a cor­to pla­zo... y a múl­ti­ples in­tere­ses, co­mo los que lo­gra­ron anu­lar las nor­mas de Roo­se­velt y em­pu­ja­ron a la úl­ti­ma­cri­sis fi­nan­cie­ra. Pe­ro la his­to­ria es to­zu­da, por mu­cho que siem­pre se afir­me que “es­ta vez es di­fe­ren­te”. Los avan­ces en eco­no­mía, con­clu­ye, pue­den ofre­cer so­lu­cio­nes cons­truc­ti­vas pa­ra el me­dioam­bien­te y la ges­tión del cam­bio tec­no­ló­gi­co, pe­ro es ne­ce­sa­rio que la eco­no­mía re­cu­pe­re am­pli­tud de mi­ras, sus co­ne­xio­nes con el res­to de cien­cias so­cia­les y el equi­li­brio con la po­lí­ti­ca, el ar­te de or­ga­ni­zar la ges­tión de lo co­mún en so­cie­dad.

AR­CHI­VO

¿SE PUE­DE PRE­VER EL RUM­BO DE LA ECO­NO­MÍA? Juan Tu­go­res

RBA. Barcelona, 2017 140 p. | Pa­pel 9,95 €

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.