¿Y el cas­ca­bel del ga­to?

Los po­lí­ti­cos se han ol­vi­da­do del fuer­te en­deu­da­mien­to que aún pa­de­ce la eco­no­mía es­pa­ño­la

La Vanguardia - Dinero - - LAS CLAVES DEL PODER - Ma­riano Guin­dal

Na­die, ab­so­lu­ta­men­te­na­die, fue ca­paz de va­ti­ci­nar en plena re­ce­sión eco­nó­mi­ca que Es­pa­ña vi­vi­ría tras ella uno de los ma­yo­res ci­clos de cre­ci­mien­to de su his­to­ria. Du­ran­te cua­tro años con­ti­nua­dos el pro­duc­to in­te­rior bru­to (PIB) au­men­ta a un rit­mo su­pe­rior al 3%. Las pro­yec­cio­nes que ha­cen los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les in­di­can que es­ta ten­den­cia se po­drá­man­te­ne­ral me­nos has­ta el año 2020.

Es­ta si­tua­ción ha per­mi­ti­do de­cir al mi­nis­tro de Ha­cien­da, Cris­tó­bal Mon­to­ro, que “Es­pa­ña tie­ne an­te sí la “me­jor opor­tu­ni­dad de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de su his­to­ria”. Es cier­to que se han da­do una con­jun­ción de as­tros que per­mi­ten que la ve­lo­ci­dad de cru­ce­ro es­té sien­do muy fuer­te. En bue­na me­di­da se lo de­be­mos a la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria de ti­pos ce­ro im­pul­sa­da por el pre­si­den­te del BCE, Ma­rio Drag­hi. Tam­bién ayu­da un pre­cio ex­cep­cio­nal­men­te ba­jo del pe­tró­leo y del res­to de ma­te­rias pri­mas; y có­mo no, las tres gran­des re­for­mas du­ran­te los años de la re­ce­sión: los cam­bios en la le­gis­la­ción la­bo­ral, de las pen­sio­nes y del sector fi­nan­cie­ro.

Pe­ro el gran pe­li­gro es que se ha per­di­do la ten­sión re­for­mis­ta crea­da du­ran­te los años de la gran re­ce­sión. La so­cie­dad es­pa­ño­la ha rea­li­za­do un enor­me es­fuer­zo pa­ra sa­near sus cuen­tas pú­bli­cas y ha que­da­do ex­haus­ta, jus­to cuan­do el ajus­te no ha ter­mi­na­do por­que es­tá a me­dio ha­cer. Así lo ha pues­to de re­lie­ve el pro­fe­sor Jo­sep Oli­ver du­ran­te la reunión del Eu­ro­peG so­bre el pa­pel del BCEen­la cri­sis, a la que asis­tie­ron los eco­no­mis­tas más repu­tados. El con­sen­so es to­tal cuan­do se se­ña­la que el fuer­te en­deu­da­mien­to que aún arras­tra Es­pa­ña es una es­pe­cie de es­pa­da de Da­mo­cles que nos cor­ta­rá la ca­be­za en cuan­to las con­di­cio­nes ac­tua­les cam­bien.

Los da­tos can­tan. Es­pa­ña es el país con mayor dé­fi­cit de Eu­ro­pa; el con­jun­to de las Ad­mi­nis­tra­cio­nes Pú­bli­cas gas­ta 40.000 mi­llo­nes de eu­ros más que lo que re­cau­da. La deu­da pú­bli­ca su­pera el 1,1 bi­llón de eu­ros, lo que su­po­ne que la deu­da por ha­bi­tan­te es una de las más ele­va­das del mun­do. El en­deu­da­mien­to ex­te­rior si­gue sien­do ex­ce­si­va­men­te al­to, lo que pro­du­ce unos pa­si­vos su­pe­rio­res a los 237.000 mi­llo­nes de eu­ros. La de­pen­den­cia de­la eco­no­míaes­pa­ño­la­pa­ra­fi­nan­ciar­se del ex­te­rior su­pon­drá una enor­me­de­bi­li­da­des­truc­tu­ra­len­ca­so­deun­cam­bio­del­ci­clo­ex­pan­si­vo.

Pe­ro lo peor de to­do ha si­do la re­la­ja­ción de la so­cie­dad tras el es­fuer­zo rea­li­za­do. Na­die quie­re ni oír ha­blar dea­jus­te; el dis­cur­so de la aus­te­ri­dad es­tá mal­vis­to ylo mis­mo su­ce­de con el del in­cre­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad. Por el con­tra­rio, los po­lí­ti­cos han abra­za­do los plan­tea­mien­tos pro­pios de la bur­bu­ja fi­nan­cie­ra. Cuan­do el ajus­te fis­cal es­tá a mi­tad de ca­mino el men­sa­je do­mi­nan­te des­de el cen­tro­de­re­cha es ¡ba­jar los im­pues­tos! y el del centro iz­quier­da ¡in­cre­men­tar los gas­tos!

Por si fue­ra po­co, cuan­do las em­pre­sas es­tán com­pi­tien­do con cier- ta hol­gu­ra en los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les la mi­nis­tra de Tra­ba­jo, Fá­ti­ma Bá­ñez, man­da el men­sa­je de que los sa­la­rios tie­nen que su­bir. Una afir­ma­ción que ha de­ja­do per­ple­jos a pro­pios y ex­tra­ños. Pa­ra una bue­na par­te de los eco­no­mis­tas no se pue­den su­bir los sa­la­rios por en­ci­ma de la in­fla­ción si se quie­re man­te­ner el es­fuer­zo de com­pe­ti­ti­vi­dad que es­tá per­mi­tien­do crear me­dio mi­llón de em­pleos ne­tos. Se­gún di­cen, la prio­ri­dad no es tan­to in­cre­men­tar el po­der ad­qui­si­ti­vo de los que tie­nen tra­ba­jo co­mo que en­cuen­tren tra­ba­jo los pa­ra­dos.

Pa­ra An­to­ni Cas­tells, re­du­cir la de­sigual­dad es una ne­ce­si­dad eco­nó­mi­ca, pe­ro eso no se con­si­gue ba­jan­do im­pues­tos ni au­men­tan­do los sa­la­rios. En su opinión, se­ría ne­ce­sa­rio afron­tar un gran pac­to so­cial pa­ra ase­gu­rar el desapa­lan­ca­mien­to de la eco­no­mía es­pa­ño­la, re­du­cir la de­sigual­dad agu­di­za­da du­ran­te la cri­sis, y sa­near el sis­te­ma pú­bli­co de pen­sio­nes. Eso se ten­dría que con­se­guir a tra­vés de po­lí­ti­cas pú­bli­cas re­dis­tri­bu­ti­vas y afron­tan­do una re­for­ma tri­bu­ta­ria in­te­gral.

Los di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos pro­ba­ble­men­te son cons­cien­tes de que el fuer­te en­deu­da­mien­to que aún so­por­ta­mos es una bom­ba­de­re­lo­je­ría a me­dio pla­zo. Tam­bién sa­ben que en los mo­men­tos de fuer­te cre­ci­mien­to lo sen­sa­to es aho­rrar pa­ra cuan­do se ne­ce­si­te; pe­ro na­die se atre­ve a plan­tear po­lí­ti­ca an­ti­cí­cli­cas co­mo man­da la or­to­do­xia.

Es de­cir, que na­die se atre­ve a po­ner­le el cas­ca­bel al ga­to. Pe­ro, ¡ay!, las po­si­bi­li­da­des de re­cu­pe­rar la sen­sa­tez se­rán aún me­no­res cuan­do lle­gue el pe­rio­do elec­to­ral.

Que la mi­nis­tra Bá­ñez di­je­ra que los sa­la­rios tie­nen que su­bir ha de­ja­do per­ple­jos a pro­pios y ex­tra­ños

KI­KO HUES­CA / EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.