La ma­dre de la ciencia

La Vanguardia - Dinero - - MOTOS - Pe­re Prat Ju­ra­do del Co­che del Año en Eu­ro­pa

Di­cen que la pa­cien­cia es la ma­dre de la ciencia. Y aun­que tal ma­ter­ni­dad pue­da ser pues­ta en du­da por cual­quier cien­tí­fi­co que se de­je la piel en sus in­tere­san­tes pro­yec­tos con vo­ca­ción de fu­tu­ro, no hay du­da de que es un ele­men­to bá­si­co pa­ra so­bre­vi­vir co­mo es de­bi­do an­te cier­tos azo­tes im­pues­tos por el ve­rano. En es­ta oca­sión, nos re­fe­ri­mos a la se­re­ni­dad que hay que te­ner pa­ra so­por­tar co­mo es de­bi­do los in­con­ve­nien­tes de mo­vi­li­dad de­ter­mi­na­dos por los gi­gan­tes­cos atas­cos que sue­len pro­du­cir­se ca­da año en al­gu­nas fe­chas cla­ve. Ha­bla­mos de los ca­pri­cho­sos de­sig­nios de las de­no­mi­na­das ope­ra­cio­nes “sa­li­da” y “vuel­ta a ca­sa” de va­ca­cio­nes, que se pro­du­cen ca­da quin­ce­na du­ran­te julio y agos­to, pe­se a que a prin­ci­pios y fi­na­les de mes se acu­san en gra­do su­mo.

Aque­llas personas que se po­nen es­pe­cial­men­te ner­vio­sas cuan­do se ven atra­pa­das por una ca­rre­te­ra co­lap­sa­da, de­be­rían es­cu­char de una vez por to­das el úni­co con­se­jo que re­sul­ta real­men­te vá­li­do. Se tra­ta de evi­tar a to­da cos­ta las ho­ras con­flic­ti­vas, o sea, po­ner­se a con­du­cir an­tes de que sal­ga el sol o a úl­ti­ma ho­ra, cuan­do el res­to de los su­fri­dos au­to­mo­vi­lis­tas ya han al­can­za­do su des­tino tras una jor­na­da que pue­de re­sul­tar real­men­te ago­ta­do­ra. Ele­gir vías se­cun­da­rias, de tra­za­do más len­to y me­nos se­gu­ro, pe­ro con mayor flui­dez de tráfico, pue­de ser tam­bién una bue­na es­tra­te­gia pa­ra los con­duc­to­res que dis­fru­tan cuan­do se en­cuen­tran al vo­lan­te.

Pe­ro, más allá de las tác­ti­cas ho­ra­rias o los plan­tea­mien­tos de ru­ta ele­gi­dos por ca­da uno de no­so­tros pa­ra eje­cu­tar unas me­re­ci­das va­ca­cio­nes a tra­vés del trá­mi­te im­pues­to por el as­fal­to, lo que de­be­ría pri­mar en cual­quier ca­so es la pre­dis­po­si­ción per­so­nal. De es­ta for­ma, si nos ca­za un más que pre­vi­si­ble atas­co mo­nu­men­tal, la me­jor so­lu­ción es afron­tar­lo con al­tas do­sis de buen hu­mor. Con el co­che in­mó­vil, po­dre­mos con­ver­sar con nues­tros alle­ga­dos, siem­pre que no pre­fie­ran co­mu­ni­car­se a tra­vés de su smartp­ho­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.