El gran com­pro­mi­so

La Vanguardia - Dinero - - INPUT - Joan-Ra­mon de Clas­cà In­ge­nie­ro de Ca­mi­nos, Ca­na­les y Puer­tos

Los 29.º pre­mios Cer­dà se han otor­ga­do de una ma­ne­ra ex­tra­or­di­na­ria a to­dos los in­ge­nie­ros que hi­cie­ron po­si­ble los Jue­gos Olím­pi­cos de Bar­ce­lo­na’92. Cuan­do se ana­li­za el de­sa­rro­llo y el resultado de aque­lla ope­ra­ción, inevi­ta­ble­men­te se com­pa­ra con los re­tra­sos, las ca­ren­cias y las des­via­cio­nes pre­su­pues­ta­rias de las obras en la ciu­dad pos­te­rio­res en el tiem­po, y uno se pue­de pre­gun­tar si aque­llo fue un mi­la­gro o una ex­cep­cio­na­li­dad.

Las claves de aquel éxi­to, se­gún mi cri­te­rio, fue­ron fun­da­men­ta­les en cua­tro fac­to­res: el pla­nea­mien­to ya exis­ten­te, la co­la­bo­ra­ción de to­das las ad­mi­nis­tra­cio­nes, el ri­gor téc­ni­co de los pro­yec­tos y es­tu­dios y la ac­tua­ción y ac­ti­tud al­ta­men­te pro­fe­sio­nal de in­ge­nie­rías y cons­truc­to­ras.

El pla­nea­mien­to –el PGM, el Plan Ge­ne­ral Me­tro­po­li­tano- del com­pa­ñe­ro Al­bert Se­rra­to­sa– ha­bía pre­vis­to con mu­chos años de an­ti­ci­pa­ción la im­plan­ta­ción de las in­fra­es­truc­tu­ras y las re­ser­vas de sue­lo. Lo mis­mo se po­dría de­cir del Plan de Sa­nea­mien­to de Bar­ce­lo­na del com­pa­ñe­ro Al­bert Vi­lal­ta, que re­co­gía la he­ren­cia de Pere Gar­cia-Fà­ria, y que nos dio las claves pa­ra re­sol­ver –pa­ra siem­pre– la inun­da­bi­li­dad del Po­ble­nou.

La mis­ma concepción ur­ba­nís­ti­ca de la Vi­la Olím­pi­ca se ba­só, des­de mi punto de vis­ta, en el acier­to de Oriol Bohi­gas en res­pe­tar el plan Cer­dà ha­cién­do­lo lle­gar al mar, y con­se­guir así una in­te­gra­ción per­fec­ta de la nue­va ciu­dad con la exis­ten­te.

Así pues, la gran trans­for­ma­ción ur­ba­na e in­fra­es­truc­tu­ral se ba­só mu­cho en el tra­ba­jo de pla­nea­mien­to que com­pa­ñe­ros in­ge­nie­ros co­mo Il­de­fons Cer­dà, Pere Gar­cia-Fà­ria, Al­bert Se­rra­to­sa o Al­bert Vi­lal­ta ha­bían desa­rro­lla­do muy an­te­rior­men­te con sol­ven­cia téc­ni­ca y gran vi­sión de fu­tu­ro.

El ni­vel de com­pro­mi­so de to­das las Ad­mi­nis­tra­cio­nes com­pe­ten­tes en la trans­for­ma­ción in­fra­es­truc­tu­ral de Bar­ce­lo­na –el Es­ta­do, la Ge­ne­ra­li­tat, el Ayun­ta­mien­to, los Mi­nis­te­rios, Ren­fe, agencias y con­ce­sio­na­rios– fue de­ci­si­vo pa­ra la rea­li­za­ción de las obras, mu­chas li­ga­das, in­ter­re­la­cio­na­das y so­bre­pues­tas, que im­pli­ca­ban un al­to gra­do de com­ple­ji­dad de eje­cu­ción.

La ope­ra­ción cla­ve pa­ra la aper­tu­ra de Bar­ce­lo­na al mar era el le­van­ta­mien­to de la lí­nea de Ren­fe de la cos­ta del Po­ble­nou, que com­por­ta­ba no só­lo la su­pre­sión de la lí­nea, sino tam­bién, ade­más del túnel fe­rro­via­rio de sa­li­da de la es­ta­ción de Fra­nça has­ta Glò­ries, la cons­truc­ción de las ins­ta­la­cio­nes su­plen­tes de las que se des­man­te­la­ban. Es­te con­ve­nio se reali­zó in­te­gral­men­te –el pri­mer con­ve­nio con el Es­ta­do que se cum­ple al 100% que yo re­cuer­de– y en el año 1989, cien­to cin­cuen­ta años des­pués de su inau­gu­ra­ción, la pri­me­ra lí­nea de fe­rro­ca­rril de Es­pa­ña de­ja­ba de pa­sar por de­lan­te del Po­ble­nou.

En el éxi­to de es­ta obra fue per­so­na cla­ve el pre­si­den­te de Vi­la Olím­pi­ca, Ra­mon Boi­xa­dós, el cual si­guió im­pul­san­do de­ci­si­va­men­te to­das las ope­ra­cio­nes del fren­te ma­rí­ti­mo y, más tar­de, co­mo coor­di­na­dor, to­das las in­fra­es­truc­tu­ras olím­pi­cas, y es, pa­ra mí y pa­ra mu­chos com­pa­ñe­ros, uno de los per­so­na­jes cla­ve en la ope­ra­ción Bar­ce­lo­na 92, y a él la ciu­dad le de­be to­da­vía uno más que me­re­ci­do re­co­no­ci­mien­to.

La Ron­da Li­to­ral era com­pe­ten­cia del mi­nis­te­rio, y su cons­truc­ción se en­ca­bal­ga­ba con la ope­ra­ción fe­rro­via­ria, la de los gran­des co­lec­to­res y la de la cos­ta. El en­ton­ces di­rec­tor ge­ne­ral de Ca­rre­te­res, el com­pa­ñe­ro En­ri­que Ba­la­guer, vio cla­ra­men­te la di­fi­cul­tad y asu­mió nues­tra pro­pues­ta de ce­der la cons­truc­ción de la Ron­da Li­to­ral en Vi­la Olím­pi­ca.

Así lo hi­zo el Mi­nis­te­rio, in­clu­yen­do la co­rres­pon­dien­te asis­ten­cia pre­su­pues­ta­ria.

Un ejem­plo más de la ge­ne­ro­sa co­la­bo­ra­ción ins­ti­tu­cio­nal es el Port Olím­pic, que no es­ta­ba in­clui­do en el pla­nea­mien­to ini­cial y sur­gió co­mo pro­pues­ta del COI, que veía la oca­sión, úni­ca has­ta en­ton­ces en la his­to­ria de los Jue­gos, que los atle­tas de la vela con­vi­vie­ran con el res­to en la Vi­la Olím­pi­ca. Es­ta pro­pues­ta te­nía el in­con­ve­nien­te de los pla­zos ad­mi­nis­tra­ti­vos de las con­ce­sio­nes que se te­nían que tra­mi­tar por el Puer­to y eso ha­cía du­dar al COI. La de­ci­di­da im­pli­ca­ción del mi­nis­te­rio y la Ge­ne­ra­li­tat des­va­ne­ció las du­das del COI e hi­zo po­si­ble que Bar­ce­lo­na ten­ga hoy el Port Olím­pic.

Un buen pro­yec­to, com­ple­to y sol­ven­te, que su­pon­ga la to­tal de­fi­ni­ción y di­men­sio­na­do de las obras, es la me­jor ga­ran­tía de su rea­li­za­ción sin sor­pre­sas ni re­for­mu­la­cio­nes “in si­tu”. Con es­ta pre­mi­sa la eje­cu­ción de las obras se pu­do lle­var a ca­bo por las partes: di­rec­ción y con­tra­tis­ta sin mas preo­cu­pa­ción que la rea­li­za­ción de las mis­mas en ca­li­dad y pla­zos.

Las in­ge­nie­rías y cons­truc­to­ras se en­tre­ga­ron con en­tu­sias­mo. Ha­bía mu­cha ju­ven­tud: jó­ve­nes in­ge­nie­ros, con una ex­ce­len­te for­ma­ción y lle­nos de ener­gía e ilu­sión en su de­but pro­fe­sio­nal, que hoy es­tán en la cum­bre en los pues­tos de di­rec­ción de las pri­me­ras cons­truc­to­ras del país y del mun­do.

La “prue­ba del al­go­dón” que va­li­dó es­te sis­te­ma de tra­ba­jo fue el resultado de las li­qui­da­cio­nes de las obras: Vi­la Olím­pi­ca aca­bó a tiem­po to­das las obras y li­qui­dó más de 100.000.000.000 pe­se­tas (a pre­cios de hoy 1.000 mi­llo­nes de eu­ros) con una des­via­ción pre­su­pues­ta­ria de me­nos del 3%.

Y así fue: una con­jun­ción exi­to­sa de ri­gor téc­ni­co, pro­fe­sio­na­li­dad y en­tu­sias­mo que per­mi­tió, en el to­tal de la ac­tua­ción de cons­truc­ción pa­ra los Jue­gos, rea­li­zar en pla­zos y ca­li­dad obras por más de 3.000 mi­llo­nes de eu­ros.

Las claves: pla­nea­mien­to, co­la­bo­ra­ción de las ins­ti­tu­cio­nes, ca­li­dad de los pro­yec­tos e im­pli­ca­ción en­tu­sias­ta de in­ge­nie­rías y cons­truc­to­ras.

El resultado: una ciu­dad nue­va y un éxi­to que to­da­vía lo em­pu­ja a se­du­cir a los vi­si­tan­tes de to­do el mun­do.

Las claves Hu­bo una con­jun­ción exi­to­sa de ri­gor

téc­ni­co, pro­fe­sio­na­li­dad y en­tu­sias­mo que creó una ciu­dad nue­va que aún se­du­ce

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.