Pién­se­lo bien an­tes de en­deu­dar­se

La Vanguardia - Dinero - - INPUT - Ro­bert Tor­na­bell

El con­se­jo Los ban­cos cen­tra­les de­be­rían se­guir com­pran­do más deu­da so­be­ra­na pa­ra evi­tar una cri­sis del mer­ca­do de deu­da

Cuan­do se pro­du­jo la quie­bra del ban­co Leh­man (2008), fa­mi­lias y em­pre­sas no fi­nan­cie­ras es­ta­ban en­deu­da­das al lí­mi­te. En aque­llos me­ses, el que te­nía deu­da bus­ca­ba có­mo des­pren­der­se de ella rá­pi­da­men­te. Al­gu­nos ban­cos pi­die­ron a los pres­ta­ta­rios ga­ran­tías adi­cio­na­les, ta­les co­mo de­po­si­tar una par­te de las ac­cio­nes co­mo co­ber­tu­ra de lo peor.

Años an­tes, el cré­di­to ban­ca­rio era tan ac­ce­si­ble que se con­ce­día sin ape­nas ga­ran­tías y en­ton­ces se ex­ten­die­ron los prés­ta­mos “li­ge­ros” (del in­glés co­ve­nant-li­te). Pe­ro el ci­clo ha cam­bia­do y la agen­cia Moody’s ha pu­bli­ca­do que la pro­por­ción de prés­ta­mos de ba­ja ga­ran­tía au­men­tó des­de el 27% en el 2015 a dos ter­cios en el pri­mer tri­mes­tre del 2017, da­tos re­fe­ri­dos al mer­ca­do ame­ri­cano, pe­ro con re­per­cu­sio­nes si­mi­la­res en Es­pa­ña, por con­ta­gio. Se­gún The Eco­no­mist, el ci­clo ha da­do un gi­ro. Aho­ra se pi­den ga­ran­tías no a los que toman pres­ta­do sino a los que con­ce­den los cré­di­tos.

Las com­pa­ñías de ca­pi­tal ries­go exi­gen in­clu­so un ve­to a los que pue­dan com­prar en el mer­ca­do los prés­ta­mos vi­vos. Lo que pre­ten­den es evi­tar que en sus jun­tas de ac­cio­nis­tas apa­rez­can los “in­ver­so­res ac­ti­vis­tas” y pre­ten­dan arre­ba­tar en un ac­to te­me­ra­rio la pre­si­den­cia de la com­pa­ñía.

Si es­tá ocu­rrien­do es­to, ¿por qué los ban­cos pres­tan di­ne­ro y bus­can con afán nue­vos clien­tes dis­pues­tos a en­deu­dar­se? No lo ha­cían cuan­do la deu­da so­be­ra­na era muy ren­ta­ble, pe­ro des­de el 2015 el BCE ha lle­va­do los ren­di­mien­tos a ti­pos ne­ga­ti­vos y aho­ra es ne­ce­sa­rio pres­tar con me­nos ga­ran­tías y con­di­cio­nes muy fa­vo­ra­bles pa­ra los pres­ta­ta­rios. Al­gu­nos apun­tan que eso po­dría con­du­cir­nos a una nue­va bur­bu­ja de cré­di­to. Por lo pron­to, en Nue­va York es­tán na­cien­do al­gu­nos pro­duc­tos de mal re­cuer­do. Han in­ven­ta­do los “CLO” o prés­ta­mos em­pa­que­ta­dos en vehícu­los glo­ba­les (del in­glés co­lla­te­ra­li­sed loan obli­ga­tions). Las hi­po­te­cas basura fue­ron al­go pa­re­ci­do. Los paí­ses emer­gen­tes em­pie­zan a emi­tir deu­da so­be­ra­na de du­do­so co­bro, pe­ro muy ren­ta­ble por­que a ma­yor ries­go ma­yor ren­ta­bi­li­dad es­pe­ra­da, si lue­go no se pier­de el ca­pi­tal y los in­tere­ses. En un ar­tícu­lo an­te­rior se­ña­lá­ba­mos que Ar­gen­ti­na emi­tió deu­da a cien años al 7,9% de in­te­rés anual.

En un mo­men­to en que los ban­cos cen­tra­les tie­nen las ar­cas re­ple­tas de bo­nos, pa­ra evi­tar una cri­sis del mer­ca­do de deu­da se­ría ne­ce­sa­rio que si­guie­ran com­pran­do deu­da so­be­ra­na y por un im­por­te no in­fe­rior a 1,2 bi­llo­nes de dó­la­res al año (Matt King). Un vo­lu­men de es­ta ca­te­go­ría po­dría im­pe­dir que se pro­du­je­ra una ven­ta ma­si­va de bo­nos so­be­ra­nos que las com­pa­ñías de se­gu­ros, los fon­dos de pen­sio­nes y mu­chos ban­cos tie­nen to­da­vía en car­te­ra. Quien ne­ce­si­te en­deu­dar­se, me­jor que lo ha­ga a ti­po fi­jo y con to­das las ga­ran­tías po­si­bles a su fa­vor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.