La ca­ra ocul­ta del pa­raí­so sui­zo

La po­bre­za se en­sa­ña con las ex­pec­ta­ti­vas de los in­mi­gran­tes es­pa­ño­les en bus­ca de tra­ba­jo

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Ro­lan­do Bal­cells Gi­ne­bra

Su his­to­ria es úni­ca en ca­da ca­so aun­que a ve­ces pre­sen­ta si­mi­li­tu­des. Lle­ga­dos de Es­pa­ña, se ha­nins­ta­la­do en Sui­za. Por­que es­te pe­que­ño país, anida­do en el co­ra­zón de Eu­ro­pa y que no for­ma par­te de la Unió­nEu­ro­pea, se ase­me­jaau­nais­la pa­ra­di­sía­ca. El sa­la­rio de una ca­je­ra es de 4.000 fran­cos sui­zos (3.600 eu­ros). Allí rei­na la paz. El in­di­ce de pa­ro es muy ba­jo. Sus pai­sa­jes son mag­ní­fi­cos: mon­ta­ñas, la­gos, cha­lets ador­na­dos con es­cul­tu­ras de pe­que­ños gno­mos en­tre sus plan­tas. Hu­yen­do de la cri­sis in­mo­bi­lia­ria, mi­les de es­pa­ño­les han lle­ga­do a es­te nue­vo El­do­ra­do. Se­gún las ci­fras de­laO­fi­ci­na Fe­de­ral Sui­za de Es­ta­dís­ti­ca (OFS), 82.000 ciu­da­da­nos es­pa­ño­les re­si­dían en Sui­za en el 2015; es de­cir, 18.000 más que en el 2010. La co­mu­ni­dad ibé­ri­ca ocu­pa el sex­to lu­gar en or­den de im­por­tan­cia des­pués de la ita­lia­na, la ale­ma­na, la por­tu­gue­sa, la fran­ce­sa y la ko­so­var. Ca­si una cuar­ta par­te de la po­bla­ción sui­za (8.2 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes) se com­po­ne de ex­tran­je­ros (2 mi­llo­nes). Su nú­me­ro se ha du­pli­ca­do en 30 años.

Sin em­bar­go, se­gún la OFS, el 7% de los ha­bi­tan­tes de Sui­za –12% de los ex­tran­je­ros– ; es de­cir, 570.000 per­so­nas vi­ven en Sui­za por de­ba­jo del um­bral de la po­bre­za. Pa­raCa­ri­tas, que si­gue con aten­ción la cues­tión de la pre­ca­rie­dad en el país, los sa­la­rios no bas­tan pa­ra vi­vir de ma­ne­ra nor­mal. El or­ga­nis­mo ca­tó­li­co, a su vez, cal­cu­la que cer­ca de 1,2 mi­llo­nes de per­so­nas, de las cua­les una cuar­ta par­te son ni­ños o ado­les­cen­tes, son po­bres. Las ci­fras no coin­ci­den. ¿Cuál es la di­fe­ren­cia en­tre am­bos cálcu­los?

Ca­ri­tas en­glo­ba a to­das las per­so­nas sin es­ta­tu­to de re­si­den­cia y sin pa­pe­les. “To­dos es­tos nó­ma­das del tra­ba­jo pre­ca­rio se ven arras­tra­dos de un país a otro”, pre­ci­sa Ka­tia Hech­ma­ti, res­pon­sa­ble del te­ma de la or­ga­ni­za­ción de la ayu­da a es­tas per­so­nas en Gi­ne­bra.

To­da me­da­lla pre­sen­ta, pues, una se­gun­da ca­ra. La pros­pe­ri­dad be­ne­fi­cia en pri­mer lu­gar a los más ri­cos. Y el sue­ño de los in­mi­gran­tes pue­de trans­for­mar­se en pe­sa­di­lla. El se­cre­ta­rio sin­di­cal del Sin­di­ca­to In­ter­pro­fe­sio­nal de Tra­ba­ja­do­res (SIT), Thierry Hor­ner, ve des­fi­lar en sus lo­ca­les a mu­chos in­mi­gran­tes de­silu­sio­na­dos. “En el 2010, un ar­qui­tec­to ca­ta­lán co­rrió el ries­go de acep­tar un em­pleo pre­ca­rio aquí en Gi­ne­bra”, ex­pli­ca. Su es­tu­dio se ha­lla­ba en Bar­ce­lo­na y los en­car­gos ha­bían des­cen­di­do rá­pi­da­men­te. En Es­pa­ña se ha­bía que­da­do ya sin la pres­ta­ción por des­em­pleo, por lo que de­ci­dió ins­ta­lar­se en Sui­za con su es­po­sa y sus tres hi­jos. Pe­ro fue con­tra­ta­do a tra­vés de una agen­cia de tra­ba­jo tem­po­ral que le ha­bía atraí­do ba­jo el se­ñue­lo de una pro­me­sa de con­tra­to in­de­fi­ni­do”.

Co­mo tan­tos otros tra­ba­ja­do­res ex­tran­je­ros cua­li­fi­ca­dos, es­te ar­qui­tec­to fue víc­ti­ma del ci­ta­do se­ñue­lo. Pe­se a ser un pro­fe­sio­nal cur­ti­do, ¡fue con­tra­ta­do con un sa­la­rio de 1.750 eu­ros al mes co­mo per­so­na en prác­ti­cas! “Re­cuer­do –di­ce ThierryHor­ner– su­reac­ción. Pa­ra él, la su­ma en cues­tión era acep­ta­ble pe­ro su con­tra­to no fue re­no­va­do. No po­día, por tan­to, pre­ten­der si­quie­ra ac­ce­der a una in­dem­ni­za­ción por des­em­pleo. Pro­fun­da­men­te des­ani­ma­do, le acon­se­ja­mos lle­var a su em­pre­sa­rio sui­zo a los tri­bu­na­les, pe­ro no qui­so ha­cer­lo por mie­do a que­dar atra­pa­do en una es­pi­ral pro­pia de pi­ca­plei­tos. No vol­vi­mos a ver­le nun­ca más”.

Ha­blan­do de de­sen­ga­ños, Ka­tia Hech­ma­ti, deCa­ri­tas, men­cio­na las di­fi­cul­ta­des exis­ten­tes a la ho­ra de ob­te­ner un per­mi­so de tra­ba­jo. “Mu­chos la­ti­noa­me­ri­ca­nos –di­ce– pien­san que una tar­je­ta de re­si­den­cia es­pa­ño­la les bas­ta pa­ra ob­te­ner un per­mi­so de tra­ba­jo vá­li­do en

Es­tu­dios es­ti­man que has­ta 1,2 mi­llo­nes de per­so­nas, el 14% de la po­bla­ción de Sui­za, son po­bres

De­trás de la ofer­ta de suel­dos al­tos, se es­con­den la pre­ca­rie­dad y las es­ta­fas El ele­va­do cos­te del alo­ja­mien­to y de la sa­ni­dad afec­ta al mo­do de vi­da de los in­mi­gran­tes

Sui­za. Pe­ro las co­sas no son así”. En Sui­za no se aco­ge así co­mo así a gen­te que bus­ca pro­tec­ción; los in­mi­gran­tes han de de­mos­trar que pue­den arre­glár­se­las ellos so­los. “La se­gun­da de­cep­ción –aña­de– guar­da re­la­ción con el cos­te del alo­ja­mien­to. Los ‘mer­ca­de­res del sue­ño’ les pro­po­nen es­tu­dios por 1.750 eu­ros al mes pa­ga­dos al con­ta­do. Es­tas per­so­nas no dis­po­nen de nin­gún­con­tra­to de arren­da­mien­to y se ex­po­nen a ver­se ex­pul­sa­dos rá­pi­da­men­te de su alo­ja­mien­to”.

Los in­mi­gra­dos in­fra­va­lo­ran asi­mis­mo los cos­tes re­la­ti­vo sa­la sa­ni­dad. En ca­so de pro­ble­mas y di­fi­cul­ta­des no­ta­bles se­rán asis­ti­dos, pe­ro los hos­pi­ta­les pú­bli­cos en­via­rán ac­to se­gui­do su fac­tu­ra a la se­gu­ri­dad so­cial es­pa­ño­la que só­lo re­em­bol­sa par­cial­men­te los gas­tos, es­pe­cial­men­te one­ro­sos en Sui­za.

Ro­bin­son Ha­ro lle­gó de Es­pa­ña pa­ra en­con­trar su ni­do enel pa­raí­so hel­vé­ti­co en el 2008. Po­see­dor de pa­sa­por­te es­pa­ñol, es­te pe­ruano de 44 años en reali­dad no tu­vo elec­ción. Tras la quie­bra de la em­pre­sa pe­rua­na que le em­plea­ba, se fue de Li­ma. “En el 2002 –cuen­ta– me ins­ta­lé en Bar­ce­lo­na en el sec­tor de la lim­pie­za pe­ro mi sa­la­rio, 600 eu­ros, era si­mi­lar al que te­nía en Pe­rú, por lo que bus­qué tra­ba­jo en la cons­truc­ción. Es­ta­ba bien pa­ga­do, 1.500 eu­ros al mes”. Ro­bin­son Ha­ro na­ve­góen­la­cres­ta de­la ola in­mo­bi­lia­ria. “En el 2005, de­ci­dí crear mi pro­pia em­pre­sa de cons­truc­ción. El ne­go­cio iba muy bien y re­cuer­do que ga­na­ba de 10.000 a 12.000 eu­ros men­sua­les, nun­ca me­nos de 7.000 eu­ros. ¡Tu­ve has­ta 43 em­plea­dos!”. Cons­tru­yó un in­mue­ble enuna­ca­lle pa­ra­le­la a la Me­ri­dia­na, otro en Ru­bí, dos en Sa­ba­dell…

El cuen­to de ha­das se aca­bó de for­ma brus­ca, de mo­do bru­tal, en el 2007. Los en car­gos es­ta­ban en el di­que se­co, el sec­tor aca­bó en caí­da li­bre .“Ha­bía te­ni­do has­ta 18.000 eu­ros en mi cuen­ta ban­ca­ria. Un día vi­si­té a la per­so­na que ges­tio­na­ba mis fon­dos y me­di­jo que me­que­da­ban 22 eu­ros”, re­cuer­da. Per­dió su co­che y su vi­vien­da. “Mi pa­dre –suel­ta su hi­ja ma­yor, Ale­jan­dra– su­fría cri­sis de an­sie­dad. Pen­só en ir­se a Lon­dres. Un co­no­ci­do le ha­bló en­ton­ces de Sui­za y de sus sa­la­rios de 5.000 eu­ros en la cons­truc­ción. Con su pe­ta­te, el pe­ruano em­ba­rran­có en Gi­ne­bra, sin di­ne­ro, ni vi­vien­da, ni ami­gos. Por to­do equi­pa­je, su ener­gía per­so­nal. Tra­ba­jó co­mo car­pin­te­ro in­de­pen­dien­te. Ins­ta­la­ba puer­tas, co­ci­nas y sue­los.

Ro­bin­son Ha­ro echa fre­cuen­te­men­te de me­nos Es­pa­ña .“Aquí–di­ce–to­do es más frío: el tiem­po, la ca­lle, la gen­te. En Bar­ce­lo­na la gen­te ha­bla en­tre sí, se in­tere­sa, va a to­mar una co­pa ”.¿ Tie­ne ga­nas de­vol­ver? Nues­tro car­pin­te­ro, que­sees­fuer­za par aquel as co­sas le cua­dren mí­ni­ma­men­te, con­sul­ta a sus dos hi­jas. “Yo –responde la ma­yor– a pe­sar de las di­fe­ren­cias de cul­tu­ra y men­ta­li­dad, me que­da­ré en Sui­za”. Es Ale­jan­dra, de 24 años. “Nues­tro pa­dre –ma­ni­fies­ta– ha lu­cha­do pa­ra que ac­ce­dié­ra­mos a bue­nas con­di­cio­nes de vi­da. Soy uni­ver­si­ta­ria. Mis ami­gos es­tán aquí”. La me­nor, Su­sa­na, de 12 años, asien­te con una am­plia son­ri­sa. Y ad­mi­te que ”la vi­da es una lu­cha co­ti­dia­na “.

Tam­bién li­bra su lu­cha Thierry Hor­ner. Co­mo sin­di­ca­lis­ta, de­nun­cia los abu­sos de los pa­tro­nes po­co es­cru­pu­lo­sos. Y ci­ta dos ca­sos. Pri­me­ro, el de una pe­que­ña em­pre­sa de ins­ta­la­ción de an­da­mios pa­ra la cons­truc­ción cu­yo pa­trón es­tá es­pe­cia­li­za­do en fal­sos con­tra­tos de tra­ba­jo. So­bre el pa­pel, los es­pa­ño­les opor­tu­gue­ses son em­plea­dos en un 30% por un sa­la­rio de 1.750 a 2.200 eu­ros al mes y han de tra­ba­jar de 10 a 12 ho­ras se­ma­na­les. En la prác­ti­ca, tra­ba­jan mu­cho más, por una sen­ci­lla ra­zón: el pro­pie­ta­rio del in­mue­ble pre­sio­na a la em­pre­sa de an­da­mios por­que ha de pa­gar por in­va­dir el te­rreno del es­pa­cio pú­bli­co. Y, en ca­so de si­tua­cio­nes a la in­tem­pe­rie o de fuer­tes llu­vias, el ca­pa­taz no lla­ma a los obre­ros, que han de que­dar­se en­ca­sa sin ga­nar el pri­mer cén­ti­mo.

Es­tas pe­que­ñas em­pre­sas, di­ri­gi­das por ver­da­de­ros gra­nu­jas, exis­ten tam­bién en el sec­tor eléc­tri­co, en el de la pin­tu­ra o en el de la lim­pie­za. Otro ca­so que es­cu­pe de su bo­ca el sin­di­ca­lis­ta sui­zo: las con­di­cio­nes de tra­ba­jo re­la­cio­na­das con la cons­truc­ción de una fá­bri­ca re­lo­je­ra. “He­mos de­nun­cia­do –se­ña­la– un ca­so de con­tra­tos que so­bre el pa­pel eran ten­ta­do­res. A los obre­ros se les pa­ga­ban 5.300 eu­ros al mes, pe­ro te­nían que tra­ba­jar do­ce ho­ras al día. Es­tos tra­ba­ja­do­res, asi­mis­mo, de­bían pa­gar a la em­pre­sa de cons­truc­ción, con­tro­la­da por un re­lo­je­ro, 440 eu­ros al mes pa­ra te­ner una ca­ma en un dor­mi­to­rio. Aún peor, aña­de Thierry Hor­ner, al­gu­nos ha­bían de pa­gar la mis­ma ci­fra al mes, en negro, al en­car­ga­do de la obra pa­ra po­der tra­ba­jar en ella. “Una au­tén­ti­ca es­cla­vi­tud!”, ex­cla­ma en­fu­re­ci­do el gi­ne­brino.

“An­tes de lle­gar a Sui­za, hay que pre­pa­rar­se –acon­se­ja por su par­te Ro­bin­son Ha­ro-– ad­qui­rir cier­ta ba­se lin­güís­ti­ca e in­for­mar­se bien”. Pa­ra evi­tar, es­pe­ran­do el pa­raí­so, ha­llar­se en el in­fierno.

Tra­duc­ción : Jo­sé Ma­ría Puig de la Be­lla­ca­sa

MI­CHAEL BUHOLZER / AFP

MARKA / GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.