El cho­que de Volks­wa­gen

Jack Ewing na­rra las claves del es­cán­da­lo de las emi­sio­nes no­ci­vas tru­ca­das por la mar­ca ale­ma­na

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - Jus­to Ba­rran­co

En EE.UU. Volks­wa­gen pa­gó 14.700 mi­llo­nes, en Eu­ro­pa bas­ta­ron unas re­pa­ra­cio­nes

To­do co­mien­za con unos es­tu­dian­tes de la Uni­ver­si­dad de Vir­gi­nia Oc­ci­den­tal pro­ban­do un Volks­wa­gen Jet­ta en las au­to­pis­tas ca­li­for­nia­nas en la pri­ma­ve­ra del 2013. Los es­tu­dian­tes in­ten­ta­ban com­pro­bar las emi­sio­nes de óxi­dos de ni­tró­geno del mo­tor die­sel del co­che. Los óxi­dos de ni­tró­geno, enu­me­ra Jack Ewing, co­rres­pon­sal de Eco­no­mía de The New York Ti­mes en Ale­ma­nia, tie­nen efec­tos muy no­ci­vos: as­ma in­fan­til, bron­qui­tis, cáncer, pro­ble­mas car­dio­vas­cu­la­res, llu­via áci­da, ca­len­ta­mien­to glo­bal... Los mo­to­res dié­sel pro­du­cen me­nos dió­xi­do de car­bono pe­ro mu­chos más óxi­dos de ni­tró­geno. Sin em­bar­go Volks­wa­gen ase­gu­ra­ba que pa­ra el Jet­ta y el Pas­sat ha­bía crea­do mo­to­res dié­sel más lim­pios y ha­bía in­ver­ti­do mi­llo­nes de dó­la­res en con­ven­cer a los es­ta­dou­ni­den­ses de que eran una al­ter­na­ti­va res­pe­tuo­sa fren­te a la tec­no­lo­gía hí­bri­da de los To­yo­ta. Cuan­do los es­tu­dian­tes pro­ba­ron el Jet­ta en un la­bo­ra­to­rio es­pe­cia­li­za­do, las emi­sio­nes eran co­rrec­tas, pe­ro en ca­rre­te­ra las can­ti­da­des de óxi­dos de ni­tró­geno se sa­lían del grá­fi­co. El dié­sel lim­pio de Volks­wa­gen re­sul­tó ser una gran men­ti­ra, afir­ma Ewing, au­tor de un li­bro en­te­ro so­bre El es­cán­da­lo de Volks­wa­gen.

Un li­bro que co­mien­za en los años vein­te en Ale­ma­nia cuan­do en círcu­los po­lí­ti­cos se lan­za la idea de cons­truir un co­che ase­qui­ble pa­ra la po­bla­ción, un co­che del pue­blo, que es lo que sig­ni­fi­ca Volks­wa­gen, al­go que en EE.UU. Henry Ford ya ha lo­gra­do. Al lle­gar al po­der Hitler im­pul­sóel pro­yec­to yel pro­to­ti­po lo di­se­ña­ría un in­ge­nie­ro pro­te­gi­do por él, Fer­di­nand Pors­che.

Pors­che fue el abue­lo de Fer­di­nand Piëch, pre­si­den­te del con­se­jo su­per­vi­sor de Volks­wa­gen en­tre el 2002 y el 2015 y que de­jó el car­go an­tes del es­cán­da­lo. Un es­cán­da­lo que Ewing si­gue pa­so a pa­so: an­tes de su des­ti­tu­ción a fi­na­les del 2006 co­mo pre­si­den­te del con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción del Gru­po Volks­wa­gen, Bernd Pis­chets­rie­der ha­bía pla­nea­do equi­par los mo­to­res dié- sel de la ca­sa con tec­no­lo­gía de emi­sio­nes de Daim­ler, que era efi­caz pe­ro te­nía in­con­ve­nien­tes. Un Pis­chets­rie­der que in­ten­tó, apun­ta, re­la­jar el es­tric­to es­ti­lo de di­rec­ción de la em­pre­sa: Piëch y su pro­pio su­ce­sor, Martin Win­ter­korn, go­ber­na­ban im­po­nien­do mie­do.

Tras Pis­chets­rie­der, se des­car­tó la tec­no­lo­gía de Daim­ler y se apos­tó por una pro­pia que a la pos­tre se de­mos­tró im­po­si­ble. Eso sí, al adap­tar a Volks­wa­gen el soft­wa­re que Au­di, otra mar­ca del gru­po, usa­ba en sus mo­to­res dié­sel, los in­ge­nie­ros de Wolfs­burg des­cu­brie­ron que te­nía una­vir­tud ines­pe­ra­da: la noi­se fun­ction, que per­mi­tía que el co­che re­co­no­cie­ra si se en­con­tra­ba en una prue­ba de la­bo­ra­to­rio so­bre ro­di­llos... El or­de­na­dor po­día ajus­tar las e mi­sio­nes y ofre­cer re­sul­ta­dos óp­ti­mos. Y se de­ci­dió uti­li­zar la pa­ra ma­ni­pu­lar­las prue­bas. El dié­sel lim­pio lo­gró gran acep­ta­ción has­ta que se des­cu­brió la tram­pa, se in­ten­ta­ron des­truir mi­les de do­cu­men­tos y di­mi­tió Win­ter­korn, tan “sor­pren­di­do” co­mo los de­más. In­creí­ble­men­te, en Eu­ro­pa el asun­to se sal­dó con unas cu­rio­sa­men­te sen­ci­llas re­pa­ra­cio­nes. En EE.UU., pa­gan­do 14.700 mi­llo­nes de dó­la­res.

PAUL J. RI­CHARDS / AFP

EL ES­CÁN­DA­LO DE VOLKS­WA­GEN

Jack Ewing

Deus­to. Bar­ce­lo­na, 2017 366 p. | 20,95 € | e-book, 11,99 €

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.