In­ter­net de las co­sas, des­de los sen­so­res

La em­pre­sa za­ra­go­za­na Li­be­lium, pio­ne­ra ha­ce diez años, ex­por­ta en la ac­tua­li­dad a 120 paí­ses

La Vanguardia - Dinero - - DIGITAL - Nor­ber­to Ga­lle­go

En el 2006, só­lo al­gu­nos ini­cia­dos ha­bla­ban de In­ter­net de las Co­sas, hoy bien co­no­ci­da por sus si­glas (en in­glés) IoT. Aquel año, en Za­ra­go­za, los vein­tea­ñe­ros Ali­cia Asín y Da­vid Gas­cón fun­da­ron Li­be­lium, em­pre­sa con la­queas pi­ra­ban a apli­car las ideas de su tra­ba­jo de fin de ca­rre­ra so­bre “re­des dis­tri­bui­das de sen­so­res”. On­ce años des­pués, sus pro­duc­tos se ven­den e ins­ta­lan en 120 paí­ses y Li­be­lium ha su­pe­ra­do los 5 mi­llo­nes de eu­ros de fac­tu­ra­ción anual.

Ali­cia Asín, con­se­je­ra de­le­ga­da, re­pa­sa unahis­to­ria em­pre­sa­rial que se pa­re­ce po­co a las de otras star­tups na­ci­das por en­ton­ces: nun­ca ha de­pen­di­do del ca­pi­tal ries­go. “Sa­bía­mos que lle­gá­ba­mos pron­to al mer­ca­do y tar­da­mos más de un año en con­se­guir el pri­mer cré­di­to y tres años en lan­zar nues­tro pri­mer pro­duc­to [...] Los men­to­res pro­fe­sio­na­les nos de­cían que el hard­wa­re no te­nía gla­mour, que me­jor nos de­di­cá­ra­mos a las apli­ca­cio­nes pa­ra mó­vi­les o a pre­pa­rar­nos pa­ra el gran sal­to que se­ría, se­gún ellos, in­ter­me­diar con da­tos ge­ne­ra­dos por ser­vi­cios pres­ta­dos por ter­ce­ros”. Ac­tual­men­te, gra­cias a la im­pre­sión 3D, al mo­vi­mien­to ma­ker y al In­ter­net de las Co­sas, vuel­ven a es­tar de mo­da “las co­sas que se pue­den to­car”. Pe­ro, du­ran­te 10 años, Asín y Gas­cón evi­ta­ron per­se­guir ron­das de fi­nan­cia­ción, aun­que re­ci­bie­ron pre­mios por un to­tal de 80.000 eu­ros en me­tá­li­co, más al­gún cré­di­to.

La jo­ven em­pre­sa­ria re­fle­xio­na so­bre las dos ver­tien­tes de IoT que –sin ser las úni­cas– impulsan el mo­de­lo de ne­go­cio de Li­be­lium. Por un la­do, pro­li­fe­ran los dis­po­si­ti­vos que apor­tan po­co va­lor, di­se­ña­dos pa­ra el se­gui­mien­to de ac­ti­vos, una fun­ción pri­ma­ria aso­cia­da a una tar­je­ta SIM pa­ra in­for­mar de su lo­ca­li­za­ción; se usan en apli­ca­cio­nes muy con­cre­tas, son de ba­jo pre­cio y se ba­na­li­zan rá­pi­da­men­te.

Por otro, es­tá la mo­ni­to­ri­za­ción en di­ver­sos “verticales”, co­mo las apli­ca­cio­nes ur­ba­nas, la agri­cul­tu­ra y el agua: re­quie­ren dis­po­si­ti­vos más ca­ros [más ren­ta­bles], con da­tos pre­ci­sos y sen­so­res de ma­yor­ca­li­dad. “Es­tán to­da­vía en el ini­cio de la cur­va, y los ana­lis­tas no han sa­bi­do ver que el mer­ca­do se cons­tru­ye so­bre las opor­tu­ni­da­des que apa­re­cen aquí o allá: mo­ni­to­ri­zar una pis­ci­fac­to­ría en Viet­nam o una plan­ta de ca­cao en In­do­ne­sia, me­dir el ni­vel de ruido del ae­ro­puer­to de San­tia­go de Chi­le [...] A es­tas apli­ca­cio­nes nos apun­ta­mos; cla­ro que nos gus­ta­ría re­pli­car­las por to­do el mun­do, pe­ro no es el mo­men­to”.

No lo es, en­tre otras ra­zo­nes, por­que el mer­ca­do es­tá frag­men­ta­do: por verticales, por geo­gra­fías, por tec­no­lo­gías. “El 90% de nues­tras ven­tas es ex­por­ta­ción, y nin­gún clien­te lle­ga al 3% de la fac­tu­ra­ción to­tal”. La frag­men­ta­ción ex­pli­ca por qué en IoT no hay to­da­vía es­tán­da­res cla­ros a los que aco­ger­se.

Es­ta cir­cuns­tan­cia ha fa­ci­li­ta­do la plu­ra­li­dad del plan de ne­go­cio. Li­be­lium tie­ne acuer­dos con gran­des em­pre­sas a las que­sur­te su hard­wa­re o con las que op­ti­mi­za su soft­wa­re. Tres años des­pués de na­cer, Li­be­lium­sa­cóal mer­ca­do­su­pri­mer pro­duc­to, la sui­te Waps­mo­te, que en una se­gun­da ge­ne­ra­ción pa­sa­ría de 30 a 120 sen­so­res con dis­tin­tos mo­dos de co­ne­xión; ven­dría lue­go una ver­sión en­cap­su­la­da, re que­ri­da por los in­te­gra­do­res. “Sus clien­tes pe­dían ver to­do el pro­ce­so en una pan­ta­lla, y ne­go­cia­mos alian­zas con em­pre­sas de ser­vi­cios cloud; en es­te mo­men­to, hay co­mo 50 o 60 nu­bes re­cí­pro­ca­men­te com­pa­ti­bles con nuestros pro­duc­tos.

Afir­ma Asín que el mer­ca­do cre­ce­rá de la mano de los in­te­gra­do­res. Se im­pon­drá la ne­ce­si­dad de con­tra­tis­tas de IoT: bus­ca­rán la me­jor so­lu­ción, se ocu­pa­rán de se­lec­cio­nar el hard­wa­re y el soft­wa­re, es­co­ge­rán una nu­be...” En sin­to­nía con es­ta ten­den­cia, Li­be­lium ha di­se­ña­do kits pa­ra dis­tin­tos “verticales”: ca ji­tas con­te­nien­do pla­cas con fi­gu­ra­bles, con la co­nec­ti­vi­dad re­co­men­da­da en ca­da ca­so[ vi­ñe­dos, por ejem­plo] y una ver­sión de prue­ba con la nu­be que es­co­jan el in­te­gra­dor o su clien­te.

A par­tir de es­te pel­da­ño, Li­be­lium es­tá dan­do otro pa­so: abrir un mer­ca­do on­li­ne de apli­ca­cio­nes, que de en­tra­da fun­cio­ne con su hard­wa­re y lue­go in­cor­po­re lo que es­tá “la iz­quier­da de la ca­de­na de va­lor: se­ría arro­gan­te por nues­tra par­te pen­sar que en un mer­ca­do tan frag­men­ta­do los sen­so­res que­va­na­pre­va­le­cer se­rán los nuestros [...] por eso he­mos desa­rro­lla­do un ga­te­way [in­ter­co­nec­tor] pa­ra to­do ti­po de dis­po­si­ti­vos, sean nuestros o no, con to­do ti­po de nu­bes que, ob­via­men­te, no son de Li­be­lium”

Un ´ver­ti­cal´ cla­ve es el de smart­ci­ties. To­das las ciu­da­des tie­nen los mis­mos pro­ble­mas: trá­fi­co, con­ta­mi­na­ción, apar­ca­mien­to, rie­go, re­si­duos, pe­ro ca­da pro­ble­ma re­quie­re di­fe­ren­te sen­so­ri­za­ción. Otra prio­ri­da­des el bi­no­mio agri­cul­tu­raa­gua, que no tie­ne los con­di­cio­nan­tes del pro­ce­so de de­ci­sión en una ciu­dad. La In­dus­tria 4.0 es­pe­ra el mo­men­to del des­pe­gue. “Me­ter sen­so­res en una fá­bri­ca no es en ab­so­lu­to nue­vo. Lo real­men­te nue­vo es con­ce­bir que se sen­so­ri­za no só­lo pa­ra aho­rrar di­ne­ro, sino pa­ra mo­ni­to­ri­zar las con­di­cio­nes de­tra­ba­jo, me­dir el im­pac­to am­bien­tal; en es­to que­da mu­cho por ha­cer”.

Los fun­da­do­res evi­tan el pro­ce­lo­so mun­do de las apli­ca­cio­nes mó­vi­les y no re­cu­rren al ca­pi­tal ries­go

AR­CHI­VO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.