SUBAS­TA UNA JO­YA DE PA­SEO Y DE COM­PE­TI­CIÓN

La Vanguardia - Dinero - - ALTERNATIVAS - Da­niel Bal­cells

La fe­cha: el 18 y 19 de agos­to. El lu­gar: la subas­ta de RM Sot­heby’s en Mon­te­rey (Ca­li­for­nia) con oca­sión del Con­cur­so de Ele­gan­cia de Peb­ble Beach. Son los días y el en­cla­ve don­de, pre­su­mi­ble­men­te, se ba­tan al­gu­nos ré­cords mun­dia­les de co­ti­za­ción au­to­mo­vi­lís­ti­ca. En­tre los más de 100 ex­clu­si­vos y re­fi­na­dos vehícu­los que cam­bia­rán de ma­nos en es­ta pres­ti­gio­sa li­ci­ta­ción pú­bli­ca anual de clá­si­cos fi­gu­ra el As­ton Martin más im­por­tan­te ja­más pro­du­ci­do: el DBR1 de 1956 con cha­sis nº1 (DBR1/1). Pri­me­ra de las cin­co úni­cas uni­da­des fa­bri­ca­das has­ta 1958, fue pro­du­ci­do por ex­pre­so de­seo de Da­vid Brown pa­ra me­jo­rar las pres­ta­cio­nes en com­pe­ti­ción de su pre­de­ce­sor, el DB3S, y el se­cre­to ob­je­ti­vo de cum­plir su sue­ño: ga­nar las 24 Ho­ras de Le Mans.

Equi­va­len­te bri­tá­ni­co de los le­gen­da­rios 250 GTO de Fe­rra­ri o 300 SLR de Mer­ce­de­sBenz, el As­ton Martin DBR1 equi­pa­ba un mo­tor de 6 ci­lin­dros y 3.0 li­tros, cam­bio de cin­co ve­lo­ci­da­des, cha­sis mul­ti­tu­bu­lar y fre­nos de dis­co con pin­zas de alea­ción li­ge­ra. De­bu­tó en las 24 Ho­ras de Le Mans del 56 con Tony Brooks y Reg Par­nell a los man­dos, re­ti­rán­do­se tras 22 ho­ras de ca­rre­ra por pro­ble­mas me­cá­ni­cos. Aun­que fue el co­che “ge­me­lo” DBR1/2 el que fi­nal­men­te ob­tu­vo la vic­to­ria en el cir­cui­to de La Sart­he en 1959, en el im­pre­sio­nan­te cu­rrí­cu­lum de­por­ti­vo de es­ta jo­ya de la fir­ma de Gay­don fi­gu­ran dos par­ti­ci­pa­cio­nes más en Le Mans (en el 57 y el 58), en las 12 Ho­ras de Se­bring de 1958 y 1959, así co­mo en tres edi­cio­nes de los 1.000 Km de Nürburgring (’57, ‘58 y ‘59). Al vo­lan­te se sen­ta­ron nom­bres ilus­tres de las ca­rre­ras de re­sis­ten­cia co­mo Ca­rroll Shelby, Roy Sal­va­do­ri, Stir­ling Moss o Jack Brab­ham, en­tre otros.

Tras su eta­pa ofi­cial en los cir­cui­tos co­mo vehícu­lo de fá­bri­ca, par­ti­ci­pó en di­ver­sas com­pe­ti­cio­nes de la mano de la es­cu­de­ría pri­va­da Es­sex Ra­cing, ce­rran­do su ci­clo de ca­rre­ras en 1962. En­ton­ces, pa­só a ma­nos de John Daw­nay, fu­tu­ro Viz­con­de de Dow­ne y pre­si­den­te del As­ton Martin Ow­ner’s Club.

Con se­me­jan­te pe­di­grí, los ex­per­tos va­ti­ci­nan que es­ta co­di­cia­da pie­za, que se en­cuen­tra en un es­ta­do in­ma­cu­la­do y 100% pe­riod co­rrect, se ad­ju­di­ca­rá por más de 20.000.000 de dó­la­res (17 mi­llo­nes de eu­ros) cuan­do el mar­ti­llo re­sue­ne a la de tres en la sa­la de pu­jas.

En el más que pro­ba­ble ca­so de su­pe­rar los 21.780.000 dó­la­res pa­ga­dos en la subas­ta de Mon­te­rey del año pa­sa­do por el Ja­guar D-Ty­pe de 1955, cha­sis XKD 501, se con­ver­ti­ría en el au­to­mó­vil bri­tá­ni­co más ca­ro de to­dos los tiem­pos y en el As­ton Martin más va­lio­so de la his­to­ria.

Fue pi­lo­ta­do por nom­bres ilus­tres: Ca­rroll Shelby, Stir­ling Moss o Jack Brab­ham

En 2001 fue de­sig­na­do co­mo el de­por­ti­vo más ele­gan­te en Peb­ble Beach

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.