La re­va­lo­ri­za­ción de los ba­rrios de mo­da

Los pi­sos en los ba­rrios de mo­da pa­ra el in­ver­sor en Bar­ce­lo­na pue­den re­va­lo­ri­zar­se has­ta un 15% es­te año

La Vanguardia - Dinero - - CASAS - Na­tà­lia Bosch

Bar­ce­lo­na es­tá de mo­da. Pe­ro den­tro del te­ji­do ur­ba­nís­ti­co de la ciu­dad, hay zo­nas o ba­rrios que, en el te­rreno in­mo­bi­lia­rio, lo es­tán más que otros. A los in­com­bus­ti­bles Gò­tic, Grà­cia, Bar­ce­lo­ne­ta y El Born se les su­man aho­ra Sant An­to­ni y Po­ble­nou, es­pe­cial­men­te la zo­na de la Ram­bla. Y Sant An­dreu y Po­ble Sec apun­tan ma­ne­ras: "Pue­den ser dos zo­nas emer­gen­tes pa­ra te­ner en cuen­ta en un fu­tu­ro in­me­dia­to, por­que ya es­ta­mos no­tan­do un au­men­to de in­te­rés por par­te del com­pra­dor", apun­ta Clau­dio Gui­sa­do, di­rec­tor co­mer­cial de Gru­pas­sa.

El fac­tor tu­ris­mo, de­ter­mi­nan­te

Pe­ro, ¿por qué es­te cam­bio? En las gran­des ca­pi­ta­les siem­pre hay zo­nas que van con un po­co más de ace­le­ra­ción que otras, sos­tie­ne Emi­li­ano Ber­mú­dez, sub­di­rec­tor ge­ne­ral de don­pi­so. "Algunas por­que par­tían de pre­cios más ba­jos por me­tro cua­dra­do, co­mo es el ca­so de Sant An­to­ni res­pec­to al res­to de L'Ei­xam­ple. Otras por­que re­ci­ben una ac­tua­ción ur­ba­nís­ti­ca que les da im­pul­so: la zo­na de la Mo­de­lo o del Camp Nou po­drían ser un buen ejem­plo de ello. Ylue­go es­tán las mo­das, que vie­nen y van sin sa­ber mu­chas ve­ces el por­qué". Y po­ne co­mo ejem­plo la zo­na nor­te de Grà­cia: "Siem­pre ha es­ta­do ahí, y aho­ra, de gol­pe, es­ta­mos no­tan­do que es­tá ex­pe­ri­men­tan­do un vo­lu­men de ac­ti­vi­dad im­por­tan­te".

En es­tas mo­das, algunas pa­sa­je­ras y otras no, el fac­tor tu­ris­mo tie­ne una fun­ción muy im­por­tan­te. De he­cho, Ber­mú­dez sos­tie­ne que el sec­tor in­mo­bi­lia­rio de Bar­ce­lo­na en los úl­ti­mos diez años ha es­ta­do muy mar­ca­do por el tu­ris­mo, lle­gan­do in­clu­so a ser la ba­se de mu­chos des­ajus­tes del mer­ca­do. En es­te sen­ti­do, Gui­sa­do cree que a día de hoy po­dría­mos ha­blar de dos mer­ca­dos en Bar­ce­lo­na: el de re­po­si­ción y el de in­ver­sión. Y es­tos dos mer­ca­dos no van de la mano. Es más, se mue­ven con re­va­lo­ri­za­cio­nes dis­tin­tas: "En los ba­rrios con­so­li­da­dos, don­de la de­man­da es la del com­pra­dor fi­nal, los pre­cios de los pi­sos pue­den su­bir es­te año un 5-7%. En cam­bio, en las zo­nas don­de se mue­ve el in­ver­sor, que sue­len ser las que es­tán de mo­da, los in­mue­bles pue­den te­ner una re­va­lo­ri­za­ción de has­ta un 15%".

El pe­que­ño in­ver­sor es na­cio­nal

Ni gran­des gru­pos fi­nan­cie­ros ni ex­tran­je­ros. "El pe­que­ño-me­diano in­ver­sor es, ma­yo­ri­ta­ria­men­te, na­cio­nal. Una ca­rac­te­rís­ti­ca muy im­por­tan­te que hay que te­ner en cuen­ta", sos­tie­ne Ber­mú­dez. Se tra­ta de un aho­rra­dor que pre­fie­re in­ver­tir su di­ne­ro en un pi­so pa­ra po­ner­lo en al­qui­ler tu­rís­ti­co o de tem­po­ra- da que te­ner­lo en el ban­co. "Por­que se tra­ta de una in­ver­sión se­gu­ra, de al­ta ren­ta­bi­li­dad –pue­de lle­gar al 12%– y con re­va­lo­ri­za­ción del pro­duc­to", ex­pli­ca Emi­li­ano Ber­mú­dez.

Pe­ro al in­ver­sor no le va­le cual­quier vi­vien­da. La ti­po­lo­gía de vi­vien­da sue­le ser de unos 70-80 m2, que no su­pere los 300.000 € y que es­té en lo que Gui­sa­do de­no­mi­na el ar­co­del­puer­to: "Si co­ge­mos el Puer­to de Bar­ce­lo­na co­mo eje ver­te­bra­dor, es la cur­va que di­bu­ja el fren­te ma­rí­ti­mo con los ba­rrios co­lin­dan­tes des­de Po­ble­nou has­ta Po­ble Sec". No es ca­sual que sean pre­ci­sa­men­te esas zo­nas las que es­tén de mo­da o se es­tén re­va­lo­ri­zan­do con pre­cios de vo­rá­gi­ne.

Gui­sa­do, en es­te sen­ti­do, com­par­te una re­fle­xión: "Si la vi­vien­da que bus­cas coin­ci­de con la zo­na y el ti­po de pro­pie­dad que le in­tere­sa al in­ver­sor, es me­jor que cam­bies de zo­na, por­que no es­ta­rás dis­pues­to a pa­gar sus pre­cios. Fue­ra de su área de in­fluen­cia, los pre­cios de las vi­vien­das son los de ofer­ta-de­man­da pro­pias de un mer­ca­do in­fla­cio­nis­ta". Y aña­de que las zo­nas de la ciu­dad que reúnen una al­ta de­man­da in­ver­so­ra se con­vier­ten en ba­rrios don­de la de­man­da pa­ra vi­vir ha ca­si des­apa­re­ci­do. Un buen ejem­plo es El Born: "Prác­ti­ca­men­te ya na­die com­pra pa­ra vi­vir, por­que no se lo pue­den per­mi­tir. Cuan­do nos en­tra un pi­so en El Born, en una ma­ña­na lo te­ne­mos ven­di­do, por­que hay po­quí­si­ma ofer­ta y eso ha­ce que es­tén muy bus­ca­dos. ¡Te­ne­mos in­clu­so lis­ta de es­pe­ra!".

Bar­ce­lo­na y el efec­to pe­lo­ta de rugby

Clau­dio Gui­sa­do opi­na que el mo­de­lo de Bar­ce­lo­na co­mo ciu­dad pa­ra los re­si­den­tes se es­tá ago­tan­do, por­que la ofer­ta es ca­da vez más li­mi­ta­da. Un po­co en la lí­nea de mu­chas ca­pi­ta­les eu­ro­peas, don­de el cen­tro aca­ba ab­sor­bi­do por el tu­ris­ta. "El Gò­tic y El Born es­tán sa­tu­ra­dos. Por eso el área de in­fluen­cia del in­ver­sor se ex­tien­de en círcu­los con­cén­tri­cos a su al­re­de­dor. Es el efec­to­pe­lo­ta­de

rugby, se es­ti­ra por los ex­tre­mos, lle­gan­do a ba­rrios co­mo Po­ble Sec o Sant An­to­ni". Ber­mú­dez es más de la opi­nión que el pro­duc­to des­ti­na­do al tu­ris­mo pue­de es­tar en cual­quier zo­na de Bar­ce­lo­na. Sin ex­cep­ción. "El in­te­rés del tu­ris­mo por la ciu­dad pa­re­ce in­fi­ni­to".

01 01 Bar­ce­lo­ne­ta Por su pro­xi­mi­dad a la pla­ya y el mar, es uno de los ba­rrios de Bar­ce­lo­na más de­man­da­dos por el pe­que­ño in­ver­sor, que bus­ca un pi­so des­ti­na­do al al­qui­ler tu­rís­ti­co o de tem­po­ra­da.

02 02 Mi­ni y ca­ro Pro­por­cio­nal­men­te, los pi­sos que ten­drán un au­men­to de pre­cio más acu­sa­do se­rán los más pe­que­ños, por­que son los que el in­ver­sor de­man­da más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.