¿En es­ta­do de alar­ma?

Los eje­cu­ti­vos en­cues­ta­dos afir­man que el se­ce­sio­nis­mo ca­ta­lán es per­ju­di­cial pa­ra la eco­no­mía es­pa­ño­la pe­ro no pa­ra sus em­pre­sas

La Vanguardia - Dinero - - LAS CLAVES DEL PODER - Ma­riano Guin­dal Madrid

Los eje­cu­ti­vos de las gran­des em­pre­sas es­pa­ño­las han en­lo­que­ci­do. Es­ta pa­re­ce­ría ser una de las prin­ci­pa­les con­clu­sio­nes, ex­traí­das de las di­ver­sas en­cues­tas rea­li­za­das pa­ra co­no­cer el im­pac­to del pro­ce­so en la eco­no­mía es­pa­ño­la. Se­gún se di­ce, exis­te un “es­ta­do de alar­ma en las em­pre­sas por el desafío se­ce­sio­nis­ta ca­ta­lán”. Los da­tos son con­clu­yen­tes. Una gran ma­yo­ría de los eje­cu­ti­vos con­sul­ta­dos afir­ma que el pro­ce­so so­be­ra­nis­ta es per­ju­di­cial pa­ra la eco­no­mía es­pa­ño­la.

Pe­ro cuan­doae­sos­mis­mos­di­rec­ti­vos, per­te­ne­cien­tes a ca­si tres­cien­tas com­pa­ñías, que su­man más de un bi­llón de eu­ros de fac­tu­ra­ción y dan tra­ba­jo a ca­si un mi­llón de per­so­nas, se les pre­gun­ta có­mo el lla­ma­do pro­ble­ma ca­ta­lán afec­ta a sus em­pre­sas, seis de ca­da cua­tro responde que de nin­gu­na ma­ne­ra, que­noa­fec­taa­su­ne­go­cio. Pe­ro ¿có­mo es po­si­ble que la eco­no­mía va­ya mal cuan­do a las em­pre­sas les va bien? Es­ta in­cohe­ren­cia es muy co­mún en los es­tu­dios so­cio­ló­gi­cos cuan­do se tra­ta de ave­ri­guar los es­ta­dos aními­cos de un co­lec­ti­vo an­te he­chos con­cre­tos. Por ejem­plo, cuan­do se ini­ció el pro­ce­so de re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca, los en­cues­ta­dos afir­ma­ban ma­yo­ri­ta­ria­men­te que la eco­no­mía iba mal e iría peor, pe­ro que a ellos les iba bien y ca­da vez les iría me­jor. Es­to se de­be a los es­ta­dos de opi­nión crea­dos por unos me­dios de co­mu­ni­ca­ción que tien­den a exa­ge­rar los pro­ble­mas con el ob­je­ti­vo de ob­te­ner ma­yo­res au­dien­cias.

Así pa­só con la cri­sis eco­nó­mi­ca y aho­ra es­tá pa­san­do con el anun­cio de re­fe­rén­dum ile­gal anun­cia­do pa­ra el 1 deoc­tu­bre. Lain­men­sa­ma­yo­ría de los eje­cu­ti­vos con­sul­ta­dos cree que la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca va bien y que va a ir me­jor el pró­xi­mo­se­mes­tre, pe­ro al mis­mo­tiem­po con­si­de­ran que des­pués del 1 de oc­tu­bre es­to va a ser el aca­bo­se. ¿En qué que­da­mos?

Es­ta in­cohe­ren­cia no es ex­clu­si­va de es­tas en­cues­tas, es un lu­gar co­mún en las con­ver­sa­cio­nes de los hom­bres de ne­go­cios cuan­do se sus­ci­ta la cues­tión ca­ta­la­na. Es­to es tan así que ya em­pie­za a ser un tó­pi­co sin nin­gu­na ba­se real: la pri­ma de ries­go del país se si­túa por de­ba­jo de los cien pun­tos bá­si­cos, se­sen­ta punto me­nos­de­lo­que­tie­ne que pa­gar Ita­lia, que no tie­ne nin­gún pro­ce­so se­ce­sio­nis­ta, que se se­pa.

Si se ana­li­zan otros pa­rá­me­tros que pu­die­ran cons­ti­tuir mues­tras de con­fian­za co­mo la lle­ga­da de tu­ris­tas, in­ver­sio­nes ex­te­rio­res, con­su­mo in­terno, et­cé­te­ra no hay ni un so­lo da­to que in­di­que que el pro­ce­so so­be­ra­nis­ta ca­ta­lán es­té da­ñan­do ni a la eco­no­mía es­pa­ño­la ni a la ca­ta­la­na. Es­ta es la ra­zón por lo que­las com­pa­ñías de ca­li­fi­ca­ción de la deu­da no so­lo no han ba­ja­do la ca­li­fi­ca­ción de la deu­da es­pa­ño­la sino que la han me­jo­ra­do. Es­to sin du­da responde a los bue­nos da­tos de pa­ro, que es un in­di­ca­dor sín­te­sis de la si­tua­ción eco­nó­mi­ca, en los que se po­ne de ma­ni­fies­to que en los úl­ti­mos do­ce me­ses se han crea­do más de 512.000 em­pleos, en su in­men­sa ma­yo­ría en el sec­tor pri­va­do y que cer­ca de la mi­tad son fi­jos.

Otro fe­nó­meno me­diá­ti­co que es­tá dis­tor­sio­nan­do la reali­dad es la co­rrup­ción. Asi­mis­mo, ca­si el 90% de los hom­bres de ne­go­cio con­sul­ta­dos por es­tas en­cues­tas ase­gu­ran que la co­rrup­ción afec­ta ne­ga­ti­va­men­tea­la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca. Pe­ro cuan­do se les pre­gun­tan quié­nes son los má­xi­mos cul­pa­bles la res­pues­ta es con­tun­den­te: el Go­bierno y los par­ti­dos po­lí­ti­cos. ¿Y las em­pre­sas? Nooo, las em­pre­sas no tie­nen­na­da­que­ver, esoes­co­sas­de­po­lí­ti­cos. ¿Pe­ro có­mo pue­den exis­tir los so­bor­nos si na­die los pa­ga?

POOL / GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.