La cla­ve es­tá en el buen sa­la­rio

La Vanguardia - Dinero - - INPUT - Mi­quel Puig Eco­no­mis­ta

El co­men­ta­rio de Josep Oli­ver a la Encuesta de Po­bla­ción Ac­ti­va (EPA) del se­gun­do tri­mes­tre se ti­tu­la­ba Los cla­ros­cu­ros por­que con­si­de­ra­ba que pre­sen­ta as­pec­tos po­si­ti­vos y as­pec­tos ne­ga­ti­vos. Los pri­me­ros son, en sín­te­sis, que España es­tá crean­do pues­tos de tra­ba­jo “a rit­mos in­só­li­tos”. Los se­gun­dos son el bajo au­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad y la re­duc­ción de los ac­ti­vos. La re­duc­ción de los ac­ti­vos es un asun­to de­mo­grá­fi­co que nos lle­va­ría de­ma­sia­do le­jos. Ha­ble­mos de la pro­duc­ti­vi­dad.

Efec­ti­va­men­te, la pro­duc­ti­vi­dad no va bien. Me­di­da en tér­mi­nos de PIB por ocu­pa­do, en los úl­ti­mos tres años só­lo ha me­jo­ra­do un 1%. El PIB cre­ce muy rá­pi­da­men­te, el em­pleo tam­bién; son dos bue­nas no­ti­cias, pe­ro no lo es tan­to que el pri­me­ro no crez­ca mu­cho más rá­pi­do que el se­gun­do. ¿Por qué? Por­que, se­gún di­ce la teo­ría or­to­do­xa y se­gún de­fien­den los em­pre­sa­rios, los sa­la­rios só­lo po­drán au­men­tar cuan­do lo ha­ga la pro­duc­ti­vi­dad. Ade­más, el sis­te­ma de pen­sio­nes –que ha­ce aguas– exi­ge que los hi­jos sean más pro­duc­ti­vos que los pa­dres: las pen­sio­nes de­pen­den de los sa­la­rios de los pa­dres, mien­tras que las co­ti­za­cio­nes de­pen­den de los sa­la­rios de los hi­jos. Y en los úl­ti­mos trein­ta años nues­tra pro­duc­ti­vi­dad ha au­men­ta­do mu­cho me­nos que en los paí­ses de nues­tro en­torno.

Ten­de­mos a pen­sar que nues­tro pro­ble­ma con la pro­duc­ti­vi­dad se de­be al bajo ni­vel de for­ma­ción de los em­plea­dos. Aho­ra bien, la EPA nos di­ce que las co­sas han cam­bia­do. En los úl­ti­mos tres años, se han crea­do en Ca­ta­lun­ya 230.000 pues­tos de tra­ba­jo. Dos de ca­da tres han si­do ocu­pa­dos por per­so­nas con un tí­tu­lo su­pe­rior (uni­ver­si­ta­rio o de FP su­pe­rior) y, en cam­bio, el au­men­to del nú­me­ro de tra­ba­ja­do­res que, co­mo má­xi­mo, tie­nen los es­tu­dios obli­ga­to­rios es des­pre­cia­ble. En el con­jun­to es­pa­ñol, las pro­por­cio­nes son si­mi­la­res. Es cier­to que en Eu­ro­pa son mu­chos los paí­ses don­de se ha re­du­ci­do el nú­me­ro de tra­ba­ja­do­res con es­tu­dios obli­ga­to­rios y son bas­tan­tes aque­llos don­de los tra­ba­ja­do­res con es­tu­dios su­pe­rio­res han ocu­pa­do más de dos ter­cios de los nue­vos pues­tos de tra­ba­jo, pe­ro to­dos par­tían de una po­si­ción me­jor. Por tan­to, si la for­ma­ción de­ter­mi­na­ra la pro­duc­ti­vi­dad, la nues­tra de­be­ría es­tar cre­cien­do más rá­pi­da­men­te que al nor­te de los Pi­ri­neos. Y es­to si­gue sin pa­sar. ¿Por qué?

La EPA nos pro­por­cio­na una cla­si­fi­ca­ción de los pues­tos de tra­ba­jo en nue­ve ni­ve­les, que van des­de “di­rec­to­res y ge­ren­tes” (ni­vel 1) a “tra­ba­jos ele­men­ta­les” (9). En pro­me­dio, y por es­te or­den, los me­jor pa­ga­dos son los 1, 2 (téc­ni­cos, cien­tí­fi­cos e in­te­lec­tua­les) y 3 (téc­ni­cos de apo­yo), y los peor pa­ga­dos son los 6 (cua­li­fi­ca­dos agra­rios), 5 (res­tau­ra­ción, per­so­nal, pro­tec­ción y ven­de­do­res) y 9. Pues bien, la crea­ción de pues­tos de tra­ba­jo se di­vi­de, en Ca­ta­lun­ya y en el con­jun­to es­pa­ñol, más o me­nos a par­tes igua­les en­tre los ni­ve­les me­jo­res, me­dios y peor pa­ga­dos. En cam­bio, es­te no es el pa­trón que ob­ser­va­mos en Eu­ro­pa oc­ci­den­tal, don­de los tres ni­ve­les su­pe­rio­res aca­pa­ran en­tre el 64% (Paí­ses Ba­jos) y el 111% (Sui­za). En de­fi­ni­ti­va, allí exis­te una con­cor­dan­cia en­tre los es­tu­dios de los que se in­cor­po­ran al mer­ca­do de tra­ba­jo y el ni­vel de los em­pleos. En cam­bio, aquí, dos ter­ce­ras par­tes tie­nen es­tu­dios su­pe­rio­res, pe­ro só­lo una ter­ce­ra par­te ocu­pa pues­tos de tra­ba­jo de ni­vel ge­ren­cial o téc­ni­co. Nues­tros jó­ve­nes es­tán pre­pa­rán­do­se pa­ra ocu­par unos pues­tos de tra­ba­jo que no son los que los em­pre­sa­rios es­tán crean­do.

Oli­ver afir­ma­ba que el pro­ble­ma es el “ex­ce­si­vo ses­go ter­cia­rio del nue­vo em­pleo y, en par­ti­cu­lar, (ha­cia) sec­to­res con ba­ja pro­duc­ti­vi­dad”. Pa­re­ce la tí­pi­ca crí­ti­ca a la ex­ce­si­va de­pen­den­cia del tu­ris­mo. Sin em­bar­go, las ci­fras só­lo confirman en par­te es­te ses­go. Los sec­to­res don­de España es­tá crean­do más pues­tos de tra­ba­jo son, por es­te or­den, ma­nu­fac­tu­ra, hos­te­le­ría y res­tau­ra­ción, co­mer­cio, pro­fe­sio­na­les, cien­tí­fi­cos y téc­ni­cos, cons­truc­ción, sa­lud y edu­ca­ción. En Fran­cia, la re­la­ción es ma­nu­fac­tu­ra, hos­te­le­ría y res­tau­ra­ción, ad­mi­nis­tra­ción y pro­fe­sio­na­les, cien­tí­fi­cos y téc­ni­cos; en los Paí­ses Ba­jos es ma­nu­fac­tu­ra, hos­te­le­ría y res­tau­ra­ción, ad­mi­nis­tra­ción y co­mer­cio; en Sui­za es sa­lud, pro­fe­sio­na­les, cien­tí­fi­cos y téc­ni­cos, edu­ca­ción y ad­mi­nis­tra­ción. La úni­ca dis­cor­dan­cia im­por­tan­te es que es­ta­mos crean­do mu­chos pues­tos de tra­ba­jo en el sec­tor de la cons­truc­ción, pe­ro es­te he­cho no de­be­ría preo­cu­par­nos: en Eu­ro­pa, el sec­tor ocu­pa en­tre el 6% y el 8% de los tra­ba­ja­do­res, y no­so­tros ape­nas he­mos re­cu­pe­ra­do el 6%. En de­fi­ni­ti­va, no pa­re­ce que nues­tro pro­ble­ma sea un pro­ble­ma de sec­to­res.

En mi opi­nión, una de las claves del len­to cre­ci­mien­to de la pro­duc­ti­vi­dad es la de­va­lua­ción sa­la­rial.

En los ser­vi­cios, se compu­ta el va­lor de un ser­vi­cio por su cos­te la­bo­ral. Si re­du­ci­mos el sa­la­rio de una ca­ma­re­ra de pi­so, su con­tri­bu­ción al PIB, y por tan­to, su pro­duc­ti­vi­dad, caen au­to­má­ti­ca­men­te. Co­mo en los ser­vi­cios el cos­te la­bo­ral se ha hun­di­do un 12% (en tér­mi­nos reales) en­tre 2008 y 2016, no nos de­be­ría ex­tra­ñar que la pro­duc­ti­vi­dad apa­ren­te ha­ya caí­do. Los sa­la­rios no han caí­do por­que lo ha­ya he­cho la pro­duc­ti­vi­dad, sino vi­ce­ver­sa.

A me­nu­do oí­mos de­cir que es gra­cias a la de­va­lua­ción sa­la­rial que he­mos re­cu­pe­ra­do la com­pe­ti­ti­vi­dad. Las ci­fras no so­por­tan es­ta afir­ma­ción. En­tre 2008 y 2016, el cos­te sa­la­rial en la in­dus­tria ha subido li­ge­ra­men­te, y ello no ha im­pe­di­do que nues­tras ex­por­ta­cio­nes de bie­nes y ser­vi­cios (ge­ne­ra­das fun­da­men­tal­men­te por la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra) ha­yan pa­sa­do del 26 al 33% del PIB: un au­men­to co­lo­sal. En cam­bio, la apor­ta­ción del tu­ris­mo, que sí que ha ex­pe­ri­men­ta­do la de­va­lua­ción sa­la­rial, ha pa­sa­do del 4 al 5% .

Un país que con­fía de­ma­sia­do en la de­va­lua­ción sa­la­rial es­tá con­de­na­do a ser un país po­co pro­duc­ti­vo, y eso es lo que me te­mo que nos es­tá pa­san­do.

Sa­la­rios ba­jos Un país que

con­fía de­ma­sia­do en la de­va­lua­ción

sa­la­rial es­tá con­de­na­do a ser po­co pro­duc­ti­vo, y eso es lo que es­tá pa­san­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.