Ex­po­si­ción de verano

La Vanguardia - Dinero - - ALTERNATIVAS - Mer­ca­do del ar­te Llu­cià Homs

Las sa­las de la Ro­yal Aca­demy que­dan fo­rra­das de obras a la ven­ta

In­gla­te­rra es un país de tra­di­cio­nes y cuan­do se acer­ca el verano hay al­gu­nas que son in­elu­di­bles, co­mo el tor­neo de te­nis de Wim­ble­don, las ca­rre­ras de ca­ba­llos de As­cot, el fes­ti­val de ópe­ra al ai­re li­bre de Glyn­de­bour­ne o la ex­po­si­ción de verano de la Ro­yal Aca­demy (RA) de Londres, ci­ta inin­te­rrum­pi­da des­de 1769.

Las sa­las del edi­fi­cio de Bur­ling­ton Hou­se en Pic­ca­dilly que­dan li­te­ral­men­te fo­rra­das por más de 1.100 obras fru­to de una con­vo­ca­to­ria abier­ta. Co­mo­nos de­cía su di­rec­tor ar­tís­ti­co, Tim Mar­low, la RA, “es muy de­mo­crá­ti­ca, por­que es la úni­ca ex­po­si­ción en que, fru­to de una cui­da­da se­lec­ción, gran­des ar­tis­tas ex­po­nen al la­do de ama­teurs; y muy po­pu­lar, el año pa­sa­do tu­vi­mos 230.000 vi­si­tan­tes que, por tér­mino me­dio, per­ma­ne­cie­ron ¡dos ho­ras y me­dia!”. El ni­vel es fran­ca­men­te al­to y aun­que pre­do­mi­na la pin­tu­ra, es­tá abier­ta a to­das las prác­ti­cas ar­tís­ti­cas, in­clui­do el vi­deoar­te, la ar­qui­tec­tu­ra o las per­for­man­ces.

Pe­ro lo que me­lle­va a ha­blar de la Sum­mer Ex­hi­bi­tion no es tan­to su ca­rác­ter ar­tís­ti­co o la ma­si­va afluen­cia, sino el he­cho de que las obras es­tén a la ven­ta. Pro­ba­ble­men­te, aquí cho­ca­ría por tra­tar­se de un es­pa­cio pú­bli­co, pe­ro en la en­tra­da de la RA fa­ci­li­tan con to­da na­tu­ra­li­dad un li­bri­to con los ar­tis­tas y los pre­cios, y los vi­si­tan­tes re­co­rren las sa­las pa­ra dis­fru­tar y com­prar. Ajuz­gar por los pun­tos ro­jos que ha­bía unos días des­pués de la inau­gu­ra­ción, las ven­tas no son na­da des­pre­cia­bles, en el bien en­ten­di­do de que se ven­den des­de di­bu­jos, obra grá­fi­ca o ma­que­tas de ar­qui­tec­tos, has­ta gran­des obras de re­fe­ren­tes in­ter­na­cio­na­les co­mo Sean Scully, Mi­chael Craig-Mar­tin, Gilbert & Geor­ge, Ma­ri­na Abra­mo­vic o An­selm Kie­fer.

Con ello, lo que ha­ce la Aca­de­mia es ho­mo­lo­gar la obra de ar­te y acer­car su mer­ca­do al gran pú­bli­co. Ylos ar­tis­tas par­ti­ci­pan­tes en­tien­den muy bien que ex­po­ner en la Aca­de­mia, por muy ro­yal que sea, no es­tá re­ñi­do con ven­der las obras ex­pues­tas.

Con­vo­ca­to­ria abier­ta Pre­do­mi­na la pin­tu­ra pe­ro la con­vo­ca­to­ria es­tá abier­ta a to­do: in­clui­do el vi­deoar­te, la ar­qui­tec­tu­ra o las per­for­man­ces

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.