Ser­vi­cios pú­bli­cos en aler­ta la­bo­ral

La con­flic­ti­vi­dad va a más en un sec­tor que cre­ce a gol­pe de ex­ter­na­li­za­cio­nes, sub­con­tra­ta­cio­nes y des­re­gu­la­ción

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Ós­car Mu­ñoz Bar­ce­lo­na

Los sin­di­ca­tos cen­su­ran la cre­cien­te con­tra­ta­ción con pre­cios a la ba­ja des­de las ad­mi­nis­tra­cio­nes Las pa­tro­na­les avi­san de que, con el ac­tual mo­de­lo, las em­pre­sas no tie­nen mar­gen pa­ra cam­biar La pre­ca­ri­za­ción de las con­di­cio­nes de tra­ba­jo afec­ta a sec­to­res con gran im­pac­to en la so­cie­dad

El con­flic­to de los tra­ba­ja­do­res de Eu­len en­car­ga­dos de los con­tro­les de se­gu­ri­dad del ae­ro­puer­to de El Prat ha pues­to a las cla­ras el es­ce­na­rio de con­flic­ti­vi­dad la­bo­ral que es­tá to­man­do for­ma en ser­vi­cios pú­bli­cos pres­ta­dos por em­pre­sas pri­va­das. El fuer­te im­pac­to de es­ta pro­tes­ta, que ha lle­va­do al Go­bierno a ini­ciar un pro­ce­so ex­cep­cio­nal de ar­bi­tra­je que cul­mi­na­rá con un lau­do de obli­ga­do cum­pli­mien­to, le ha da­do pro­ta­go­nis­mo me­diá­ti­co. Pe­ro hay otros ejem­plos no tan co­no­ci­dos, co­mo el de los em­plea­dos de Ciut’ art,qu ese ocu­pan de­la in­for­ma­ción y aten­ción a los vi­si­tan­tes de al­gu­nos mu­seos y equi­pa­mien­tos cul­tu­ra­les deBar­ce­lo­na, tam­bié­nen huel­ga es­tos días. En am­bos ca­sos los sin­di­ca­tos de­nun­cian con­di­cio­nes de tra­ba­jo pre­ca­rias fru­to de unas con­tra­ta­cio­nes a la ba­ja por par­te de los ti­tu­la­res. En es­tos dos con­ten­cio­sos, Ae­na y el ayun­ta­mien­to de la ca­pi­tal ca­ta­la­na es­tán en el pun­to de mi­ra. Co­mo tam­bién lo es­tán el res­to de ad­mi­nis­tra­cio­nes, que, en ma­yor o me­nor me­di­da, acu­den a fór­mu­las dees­te ti­po. Des­car­gan la­bo­res que an­tes ha­cían a ter­ce­ros que las ha­cen con un me­nor cos­te.

Que la con­flic­ti­vi­dad va a más lo mues­tran los úl­ti­mos da­tos de huel­gas. En los seis pri­me­ros me­ses del año ha ha­bi­do 485 con­vo­ca­to­rias en el con­jun­to de Es­pa­ña, se­gún las ci­fras fa­ci­li­ta­das por la pa­tro­nal CEOE. Son un 3,85% más que en el mis­mo pe­rio­do del 2016. Es­tos pa­ros fue­ron se­cun­da­dos por 179.349 tra­ba­ja­do­res, más del do­ble que un año an­tes, un 109,05% exac­ta­men­te. Y su­pu­sie­ron la pér­di­da de 5.339.178 ho­ras de tra­ba­jo, lo que su­po­ne un in­cre­men­to del 52,97% res­pec­to al pri­mer se­mes­tre del 2016. Dees­tos to­ta­les, una­par­te sig­ni­fi­ca­ti­va afec­tó a em­pre­sas o ser­vi­cios de ca­rác­ter pú­bli­co y con al­zas in­ter­anua­les muy des­ta­ca­das. En con­cre­to, 120 huel­gas (+21,21%), 142.447 tra­ba­ja­do­res (+118,54%) y 2.976.232 ho­ras (+42,49%). Así, más de la mi­tad del tiem­po no tra­ba­ja­do por los pa­ros( el 55,7%) co­rres­pon día a es­te ám­bi­to de ac­ti­vi­dad.

“La ex­ter­na­li­za­ción de los ser­vi­cios pú­bli­cos, don­de las em­pre­sas que ofre­cen los me­jo­res pre­cios ga­nan los con­cur­sos, es­tá pro­pi­cian­do más con­flic­ti­vi­dad”, ex­po­ne Nuria Gil­ga­do, se­cre­ta­ria de po­lí­ti­ca sin­di­cal de UGT de Ca­ta­lun­ya. “Es­tas prác­ti­cas es­tán cre­cien­do y afec­tan asec­to­res muy­sen­si­bles, co­moel­de la se­gu­ri­dad, en los que el pre­cio no de­be­ría de ser de­ter­mi­nan­te”, aña­de Ri­card Be­lle­ra, se­cre­ta­rio de tra­ba­jo ye­co­no­mía­deCC.OO. deCa­ta­lun­ya, quien la­men­ta que, en es­te ám­bi­to, el de las ex­ter­na­li­za­cio­nes, “se bus­que, por en­ci­ma de to­do ma­xi­mi­zar los be­ne­fi­cios, aun­que sea por en­ci­ma el fac­tor hu­mano”.

Des­de la pa­tro­nal CEOE se cul­pa a los po­de­res pú­bli­cos dees­ta po­lí­ti­ca de pre­cios a la ba­ja. “Las con­di­cio­nes de los plie­gos y las ad­ju­di­ca­cio­nes las de­ci­den las ad­mi­nis­tra­cio­nes, las em­pre­sas ga­na­do­ras de los con­cur­sos se ci­ñen a ellas y, una vez ad­ju­di­ca­dos, ca­re­cen de mar­gen pa­ra cam­biar las ”, re­cuer­da Jordi Gar­cía Vi­ña, di­rec­tor del de­par­ta­men­to de re­la­cio­nes la­bo­ral es de la ci­ta­da or­ga­ni­za­ción. “Es­tas em­pre­sas –pro­si­gue– re­ci­ben la pre­sión por las dos par­tes: de los tra­ba­ja­do­res que quie­ren me­jo­ras sa­la­ria­les y de la ins­ti­tu­ción ti­tu­lar que só­lo pa­ga lo que cons­ta en el con­tra­to”. Ade­más, aña­de, “de­be te­ner­se en cuen­ta que ca­da vez que se renuevan los con­cur­sos, las em­pre­sas que los ga­nan sue­len que­dar­se con los em­plea­dos de las an­te­rio­res ad­ju­di­ca­ta­rias, lo que es un nue­vo con­di­cio­nan­te pa­ra ellas”.

Otro ele­men­to de­nun­cia­do in­sis­ten­te­men­te por los sin­di­ca­tos,

ÀLEX GARCIA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.