La re­cu­pe­ra­ción de­sigual

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

que afec­ta al sec­tor de los ser­vi­cios pú­bli­cos, es la pro­li­fe­ra­ción de con­ve­nios de em­pre­sa con con­di­cio­nes me­nos fa­vo­ra­bles pa­ra los tra­ba­ja­do­res que los de ám­bi­to sec­to­rial. “Es ha­bi­tual des­pués de la re­for­ma la­bo­ral en mu­chas em­pre­sas en las que se es­tán de­gra­dan­do cla­ra­men­te las con­di­cio­nes de tra­ba­jo”, la­men­ta Gil­ga­do. Gar­cía Vi­ña dis­cre­pa: “Ha­ce mu­chos años que exis­ten los con­ve­nios de em­pre­sa y an­tes de la cri­sis lo ha­bi­tual era que me­jo­ra­ran los sec­to­ria­les; aho­ra no hay gran­des no­ve­da­des le­ga­les al res­pec­to, la prin­ci­pal cau­sa de lo que ha ocu­rri­do es la si­tua­ción eco­nó­mi­ca, que ha re­ba­ja­do es­tos con­ve­nios de em­pre­sa”. Por otra par­te, es­te res­pon­sa­ble de la CEOE re­cuer­da ade­más que los des­cuel­gues sa­la­ria­les de con­ve­nio han afec­ta­do só­lo a 350.000 con­tra­tos y que del to­tal de 6.000 con­ve­nios que hay en Es­pa­ña, úni­ca­men­te unos 40 se han im­pug­na­do an­te los tri­bu­na­les por cues­tio­nes re­la­cio­na­das con es­ta prác­ti­ca, que sí se de­be a la re­for­ma la­bo­ral de 2012.

Tam­bién des­de el em­pre­sa­ria­do, Da­vid Ga­rro­fé, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la pa­tro­nal Ce­cot, con­si­de­ra que “el mo­de­lo que se ha ido con­fi­gu­ran­do en los úl­ti­mos años, con plie­gos ca­da vez más a la ba­ja y em­pre­sas mul­ti­ser­vi­cio ga­nan­do te­rreno, pue­de pro­vo­car ten­sio­nes y dis­fun­cio­nes en el mer­ca­do”. La­si­tua­ción, aña­de, “se com­pli­ca en los sec­to­res re­gu­la­dos” en los que, la en­tra­da de es­tos ac­to­res, “ge­ne­ra una fuer­te com­pe­ten­cia in­ter­na, con­fu­sión y con­flic­tos”. En su opi­nión, “ha­brá que ver có­mo evo­lu­cio­na es­te mo­de­lo y qui­zás re­vi­sar­lo”.

En el fon­do, ex­pli­ca Eduar­do Ro­jo, ca­te­drá­ti­co de De­re­cho del Tra­ba­jo y de la Se­gu­ri­dad So­cial de la Uni­ver­si­tat Au­tò­no­ma de Bar­ce­lo­na, “el pro­ble­ma es que una par­te im­por­tan­te de los tra­ba­ja­do­res no al­can­zan a ver có­mo les afec­ta la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca tan loa­da por el Go­bierno es­pa­ñol y la Co­mi­sión Eu­ro­pea”. Ro­jo cons­ta­ta que en se­gún qué em­pleos, las con­di­cio­nes se es­tán pre­ca­ri­zan­do in­ten­sa­men­te y se pre­gun­ta: “¿Es es­te el mo­de­lo de tra­ba­jo digno y de­cen­te del si­glo XXI, el que pro­pug­na la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal del Tra­ba­jo (OIT) o es­tá más cer­ca del mé­to­do tay­lo­ris­ta de prin­ci­pios del si­glo XX?” En la mis­ma lí­nea, Ri­card Be­lle­ra, po­ne el acen­to en que “hay una sen­sa­ción de in­jus­ti­cia cre­cien­te” por­que se es­tá ven­dien­do que la si­tua­ción me­jo­ra pe­ro no lle­ga a una gran par­te de los tra­ba­ja­do­res”. Es­te di­ri­gen­te de CC.OO. de­nun­cia que “de­va­lua­cio­nes que se asu­mie­ron co­mo co­yun­tu­ra­les en tiem­pos de cri­sis aho­ra se pre­ten­dan con­ver­tir en es­truc­tu­ra­les”. Tam­bién Nuria Gil­ga­do, de UGT, in­ci­de en es­te ele­men­to: “Se hi­cie­ron mu­chos es­fuer­zos pa­ra man­te­ner el em­pleo pe­ro aho­ra la si­tua­ción ha cam­bia­do”.

Des­de Ce­cot se ad­vier­te, sin em­bar­go, que la bue­na mar­cha de la eco­no­mía no lo es pa­ra to­das las em­pre­sas .“Es cier­to que, en ge­ne­ral, hay re­cu­pe­ra­ción –cons­ta­ta Da­vid Ga­rro­fé–, pe­ro aún hay mu­chas em­pre­sas que su­fren y pa­ra man­te­ner la com­pe­ti­ti­vi­dad mi­ran los sa­la­rios, aun­que aho­ra qui­zás no pe­san tan­to co­moan­tes, ha­yo­tros­fac­to­res co­mo el cos­te de la ener­gía”. El se­cre­ta­rio ge­ne­ral de es­ta pa­tro­nal apun­ta que la ten­den­cia fu­tu­ra es que tra­ba­jos muy es­pe­cia­li­za­dos y de­man­da­dos ten­gan sa­la­rios al al­za y los de los em­pleos me­nos cua­li­fi­ca­dos di­fí­cil­men­te suban.

La con­flic­ti­vi­dad tam­bién cre­ce en las em­pre­sas pú­bli­cas, las que de­pen­den di­rec­ta­men­te de la ad­mi­nis­tra­ción y que sue­len te­ner unas con­di­cio­nes de tra­ba­jo sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te me­jo­res que las pri­va­das que dan ser­vi­cio a los ciu­da­da­nos. Ha ha­bi­do huel­gas, re­cien­te­men­te, en­los me­tros deBar­ce­lo­na y deMa­drid, en la sa­ni­dad, en la en­se­ñan­za... La úl­ti­ma ame­na­za vie­ne, de nue­vo, de los ae­ro­puer­tos. Los sin­di­ca­tos aca­ban de anun­ciar 25 días de huel­ga en Ae­na y Enai­re en­tre sep­tiem­bre y di­ciem­bre. En es­te ca­so, apun­ta Jordi Gar­cía Vi­ña, son mo­vi­li­za­cio­nes que sir­ven de “me­ca­nis­mo de pre­sión an­te la ne­go­cia­ción de con­ve­nios” y “apro­ve­chan el im­pac­to que­tie­nen en­la so­cie­dad pa­ra­ob­te­ne­ru­na­res­pues­ta­de­laad­mi­nis­tra­ción”. Los sin­di­ca­tos dis­cre­pan de es­te aná­li­sis de la CEOE. “Las pro­tes­tas de­pen­den fun­da­men­tal­men­te del gra­do de or­ga­ni­za­ción de los tra­ba­ja­do­res”, de­fien­de Ri­card Be­lle­ra, de CC.OO. Su co­le­ga de UGT Nuria Gil­ga­do coin­ci­de y re­cuer­da que “en es­tas em­pre­sas hay con­ge­la­cio­nes sa­la­ria­les des­de ha­ce mu­chos años y aho­ra que el PIB es­tá a ni­ve­les an­te­rio­res a los de la cri­sis pi­den me­jo­ras; es nor­mal que sea así”.

ROSER VILALLONGA / AR­CHI­VO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.