El ‘usar y ti­rar’ pier­de in­te­rés em­pre­sa­rial

La eco­no­mía circular pue­de lle­gar a ge­ne­rar el do­ble de be­ne­fi­cios que el mo­de­lo li­neal ac­tual

La Vanguardia - Dinero - - SECTORES - Lorena Fa­rràs Pé­rez

Apro­ve­char al má­xi­mo los re­cur­sos y re­du­cir la ge­ne­ra­ción de re­si­duos al mí­ni­mo. Es­tos son los prin­ci­pa­les ob­je­ti­vos de lo que se co­no­ce como eco­no­mía circular, que quie­re aca­bar con el ac­tual mo­de­lo li­neal del ex­traer, fa­bri­car, con­su­mir y ti­rar. Para con­se­guir­lo, la eco­no­mía circular bus­ca dar un nue­vo va­lor a los re­cur­sos in­cor­po­ra­dos en los pro­duc­tos (ma­te­ria­les, agua y ener­gía) cuan­do lle­gan al fi­nal de su vi­da útil. Como muestra un bo­tón: la em­pre­sa bar­ce­lo­ne­sa Zi­cla con­vier­te re­si­duos en nue­vos ma­te­ria­les para la in­dus­tria y en nue­vos pro­duc­tos de equi­pa­mien­to urbano y trá­fi­co para las ciu­da­des.

Ade­más de ne­ce­sa­rio para el fu­tu­ro del planeta, es­te nue­vo mo­de­lo es una opor­tu­ni­dad para las em­pre­sas. “La eco­no­mía circular pue­de re­du­cir los cos­tes de los pro­ce­sos in­dus­tria­les has­ta un 50%”, ex­pli­ca Joan Romero, con­se­je­ro delegado de Ac­ció, la agen­cia para la com­pe­ti­ti­vi­dad para la em­pre­sa. Ade­más del aho­rro de cos­tes, Romero des­ta­ca que las em­pre­sas que se ad­hie­ren a la eco­no­mía circular ofre­cen “pro­duc­tos o ser­vi­cios de ma­yor va­lor aña­di­do”, lo que les brin­da un “ma­yor re­co­no­ci­mien­to de marca y les diferencia de la com­pe­ten- cia”. La eco­no­mía circular tam­bién ayu­da a las em­pre­sas a abrir­se a nue­vos mer­ca­dos, con­cre­ta­men­te a paí­ses más sen­si­bles con los te­mas me­dioam­bien­ta­les. Su­po­ne tam­bién una opor­tu­ni­dad a la ho­ra de cap­tar in­ver­sión ex­tran­je­ra y es un mo­tor para la in­no­va­ción.

Y ya se sa­be que si a las em­pre­sas les va bien, al con­jun­to de la eco­no­mía, tam­bién. Se­gún da­tos de Ellen Ma­cart­hur Foun­da­tion, la eco­no­mía circular en Eu­ro­pa pue­de lle­gar a ge­ne­rar el do­ble de be­ne­fi­cios que el mo­de­lo ac­tual y pue­de tra­du­cir­se en un au­men­to del PIB de 7 pun­tos por­cen­tua­les y en la crea­ción de “un vo­lu­men im­por­tan­te de nue­vos pues­tos de tra­ba­jo”, aña­de Romero. Por otro lado, per­mi­ti­ría re­du­cir un 32% el con­su­mo de ma­te­rias pri­mas y un 50% las emi­sio­nes de CO .

“En Ca­ta­lun­ya ya hay 391 em­pre­sas que ofre­cen so­lu­cio­nes de eco­no­mía circular y cu­ya fac­tu­ra­ción re­la­cio­na­da con es­te ám­bi­to

Em­pre­sas

Ofre­cen so­lu­cio­nes de eco­no­mía circular en Ca­ta­lun­ya. Más de 4.000 mi­llo­nes de eu­ros de la fac­tu­ra­ción de es­tas em­pre­sas es­tá ex­clu­si­va­men­te li­ga­da a es­te nue­vo mo­de­lo eco­nó­mi­co su­pera los 4.000 mi­llo­nes de eu­ros”, se­ña­la el con­se­je­ro delegado de Ac­ció. “Aho­ra lo que de­be­mos con­se­guir es que ha­ya más em­pre­sas que vean la eco­no­mía circular como un me­ca­nis­mo para me­jo­rar su com­pe­ti­ti­vi­dad”, afir­ma Romero.

Los sec­to­res con ma­yor po­ten­cial en Ca­ta­lun­ya son tam­bién los de ma­yor pe­so en la eco­no­mía: agroa­li­men­ta­rio, in­dus­tria quí­mi­ca, y trans­por­te y lo­gís­ti­ca. Pe­ro cual­quier em­pre­sa de cual­quier sec­tor pue­de em­pe­zar la me­ta­mor­fo­sis ha­cia la eco­no­mía circular y sa­car pro­ve­cho de las múl­ti­ples ven­ta­jas de es­te nue­vo mo­de­lo.

¿Qué de­ben ha­cer las em­pre­sas que quie­ran dar el pa­so? Romero ex­pli­ca que exis­ten seis áreas de ac­ción. 1. Re­ge­ne­rar: res­tau­rar ca­pi­tal na­tu­ral ha­cia ener­gía y ma­te­ria­les re­no­va­bles. 2. Com­par­tir: ma­xi­mi­zar el uso com­par­tien­do pro­duc­tos, re­uti­li­zán­do­los o alar­gan­do su vi­da útil (man­te­ni­mien­to, di­se­ño y ac­tua­li­za­ción). 3. Op­ti­mi­zar: au­men­tar la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca y de los pro­ce­sos. 4. Ce­rrar el ci­clo: re­pa­rar y re­ma­nu­fac­tu­rar pro­duc­tos, usar sub­pro­duc­tos como ma­te­rias pri­mas de otras in­dus­trias y fa­vo­re­cer el re­ci­cla­je de ma­te­ria­les para ob­te­ner ma­te­rias pri­mas se­cun­da­rias. 5. Vir­tua­li­zar: des­ma­te­ria­li­zar y re­du­cir el con­su­mo de re­cur­sos prio­ri­zan­do el uso digital. 6. In­ter­cam­biar: sus­ti­tuir ma­te­ria­les, ener­gía, pro­ce­sos o tec­no­lo­gías por al­ter­na­ti­vas que re­duz­can la in­ten­si­dad de uso de los re­cur­sos.

Las op­cio­nes son mu­chas. Ca­da em­pre­sa de­be bus­car las que mejor se adap­ten a sus ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias. Pe­ro todas tie­nen un de­no­mi­na­dor co­mún: una ma­yor efi­cien­cia de­ri­va­da de un uso más ra­cio­nal de los re­cur­sos.

LLIBERT TEIXIDÓ / AR­CHI­VO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.